Política

Aníbal afirma que la muerte de Nisman fue "un vuelto de Stiuso" a Cristina

El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, afirmó que el ex espía "no es ajeno a lo que está sucediendo" porque fue echado de la ex Side por la presidenta.

Martes 24 de Febrero de 2015

La Casa Rosada volvió a apuntar ayer contra el ex espía Jaime Stiuso por la muerte del fiscal Alberto Nisman al considerar que se trató de un "vuelto" a la presidenta Cristina Fernández porque lo despidió en diciembre pasado del organismo de inteligencia.

"No tengo dudas de que no está ajeno a lo que está sucediendo. Creo que todo esto de la denuncia y demás yerbas fue un manotazo de ahogado" de Stiuso, enfatizó el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, quien además sostuvo que Diego Lagomarsino, el asistente que le entregó el arma cuya bala provocó el deceso de Nisman, "debería estar preso".

Por su parte, desde el peronismo opositor, el senador Carlos Reutemann consideró que la muerte de Nisman es un "homicidio inexplicable" y advirtió que "hay un gran temor de que quede impune", por lo que reclamó que "se sepa" la verdad del caso.

Además, Reutemann cuestionó al gobierno porque —dijo— "no tomó todas las precauciones que tenía que tomar" para proteger la seguridad del fiscal que había denunciado penalmente a la presidenta por presunto encubrimiento en el caso Amia. "Lo tenían que haber tenido en una campana de cristal, hay una gran falla del Estado que lo tenía que proteger", afirmó.

En cambio, desde el gobierno volvieron a cargar contra Stiuso.

"Absolutamente", respondió Aníbal Fernández al ser consultado por una radio porteña sobre si lo de Nisman fue un "vuelto" del ex integrante de la Secretaría de Inteligencia que fue relevado el 16 de diciembre pasado después de décadas de cumplir esa función con distintos gobiernos.

Fernández recordó que Stiuso "fue relevado por la presidenta a fines del año pasado, y se jubiló el 6 de enero de este año", y agregó: "No tengo dudas de que no está ajeno a lo que está sucediendo. Creo que todo esto de la denuncia (de Nisman contra la presidenta) y demás yerbas fue un manotazo de ahogado" de Stiuso.

El funcionario insistió con que el fallecido fiscal era "empleado" del ex espía de la Side, que "le daba órdenes, lisa y llanamente".

"Lo he comprobado yo; uno se da cuenta cuando participa en cosas como ellos. Se notaba", advirtió Fernández, quien también involucró a Lagomarsino, el asistente que le entregó el arma: "debería estar preso", arremetió, tras advertir que "en cualquier otro país estaría detenido". Además, dijo que Lagomarsino "debe dar largas explicaciones que todavía no ha dado" y puso en duda la estrategia de su abogado:"El libreto lo escribe el (Maximiliano) Rusconi, un abogado caro que sabe Dios quién lo pagó", aseveró el funcionario.

Berni pospuso su declaración testimonial

El secretario de Seguridad, Sergio Berni, no brindará hoy su declaración testimonial en la causa Nisman y recién lo hará el próximo jueves, luego de solicitar una postergación a causa de un dolor de muelas, por lo que deberá ser tratado.

Berni, quien debía declarar hoy ante la fiscal Viviana Fein luego de la polémica que generó su presencia en el edificio Le Parc la noche en que Nisman fue hallado sin vida, lo hará el próximo jueves. La fiscal quiere que el funcionario le explique por qué estuvo en el lugar del hecho apenas se conoció que algo grave había sucedido con el fiscal, incluso antes de la llegada de las autoridades judiciales.

Semanas atrás, Berni había asegurado que “no hubo nada reprochable” en su accionar durante el procedimiento la noche del 18 de enero pasado, y añadió: “Tengo la obligación como ciudadanos de concurrir; todas las veces que la Justicia me llame”.

En su defensa, añadió: “¿Cómo voy a dejar de ir (al lugar del hecho) si se trataba de un hecho institucional grave, y todas las fuerzas federales, la operatividad, están bajo mi custodia?”.

Fein había anticipado que, entre otras cosas vinculadas a los procedimientos de seguridad y custodia, iba a pedirle a Berni que le precise “cómo le dio las condolencias a la madre de Nisman”, Sara Garfunkel. Esta había dicho que la noche de la muerte de su hijo ella ingresó primero a la vivienda, acompañada por un custodio y que Berni lo hizo luego de que entraran un médico y un prefecto.

La doméstica afirmó que ella hizo la lista de las compras

Ayer se conoció el testimonio (a un canal de noticias) de la empleada doméstica de Nisman, Gladys Gallardo, quien aclaró algunos puntos oscuros sobre los pormenores de la vida diaria del fiscal, además de desconfiar de la teoría del suicidio.

Contó que “trabajaba desde octubre de 2013” y que la última vez que tuvo contacto con el fiscal fue el jueves 15 de enero, “estuve todo el día con él porque no salió” y aclaró que lo vio “bien”. También refirió que el fiscal le había informado que volvería al país por unos días “porque venía por asuntos de trabajo pero después se iba otra vez”.

Uno de los puntos centrales en la investigación fue la lista de compras hallada en el departamento, que en principio se creyó escrita por el fiscal para su mucama. Sin embargo, Gladys aclaró que el fiscal le había preguntado si “yo me animaba a cocinarle, y ahí fue la famosa lista que yo le dejé porque me dijo que quería un pastel de papas”, aclaró. Sobre la relación que había entre Nisman y Diego Lagomarsino, afirmó que era “de trabajo” y que “en el año y pico que estuve trabajando, le habré abierto la puerta unas siete u ocho veces”.

“En lo personal —cerró la mujer—, no creo que se haya querido quitar la vida. Una persona que se cuida tanto, que hablaba siempre del futuro, enamoradísimo de sus hijas... yo no creo”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario