Política

Allanaron una oficina de las Madres que usaba Pablo Schoklender

Por pedido de la propia Hebe de Bonafini, oficinas de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, en el barrio porteño de Congreso, fueron allanadas ayer por la Policía Federal, que secuestró 20 cajas con documentación y computadoras vinculadas al ex apoderado de esa entidad...

Miércoles 15 de Junio de 2011

Por pedido de la propia Hebe de Bonafini, oficinas de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, en el barrio porteño de Congreso, fueron allanadas ayer por la Policía Federal, que secuestró 20 cajas con documentación y computadoras vinculadas al ex apoderado de esa entidad Pablo Schoklender, quien junto a su hermano Sergio está siendo investigado por presunto lavado de dinero.

El operativo fue requerido por Bonafini al juez federal Norberto Oyarbide tras haber denunciado que en ese lugar "puede existir documentación vinculada a los hechos objeto de investigación" y que allegados a Pablo Schoklender habían pedido las llaves del lugar "con la supuesta necesidad y urgencia del retiro de elementos personales".

Ante la posibilidad de que esos elementos fueran sustraídos, Oyarbide ordenó el allanamiento en el tercer piso de un edificio anexo a la Asociación Madres de Plaza de Mayo, en Hipólito Yrigoyen 1534, a la División de Investigaciones Federales de Organizaciones Criminales (Difoc), a cargo del comisario Néstor Roncaglia.

Brigada. Fuentes policiales informaron que la brigada que actuó en el lugar durante tres horas y media secuestró 20 cajas con documentación, carpetas, CD y computadoras que ahora serán analizadas por Oyarbide, que tiene la causa bajo secreto de sumario.

El allanamiento se realizó en el piso que fue alquilado por la fundación de las Madres y utilizado "exclusivamente por el coimputado Pablo Schoklender y personas de su absoluta confianza", denunció Bonafini ante el magistrado federal.

La titular de Madres agregó que desde que Schoklender "fuera desvinculado de esa fundación hemos recibido reiterados llamados de personas allegadas al mismo requiriendo las llaves de la unidad para acceder a la misma con la supuesta necesidad y urgencia del retiro de elementos personales".

Ante esa situación, Bonafini, patrocinada por los abogados Eduardo Barcesat y Antonio Rojas Salinas, presentó en la Justicia "las llaves de la unidad" y pidió que "se disponga su allanamiento y secuestro de toda documentación vinculada a los hechos investigados".

El allanamiento se produjo luego de que el lunes las Madres denunciaron ante la Justicia que los Schoklender sustrajeron documentación de la sede de la entidad y de que ayer el abogado de Pablo se presentara en Tribunales para advertir sobre una eventual falta de control judicial en los registros de las obras que se encuentran en la fundación.

Bonafini hizo declaraciones tras el allanamiento y dijo que "no hay crimen perfecto" y que sobre Pablo Schoklender "hay rastros que lo delatan y quedaron cosas que demuestran que sí robaron".

Además, reiteró que no tiene "problema alguno en ser investigada" y que está "a disposición del juez", sobre quien sostuvo que "está trabajando muy bien, está haciendo todo lo que puede".

Pablo Schoklender reemplazó como apoderado de la fundación a Sergio, pero fue echado por Bonafini cuando se conoció la investigación en contra de los hermanos por supuesta defraudación al Estado y lavado de dinero en el uso de fondos públicos destinados a la construcción de viviendas que se sospecha que habrían malversado mediante un entramado de empresas a su nombre.

Una de las empresas es Meldorek SA, de la que Sergio Schoklender tendría el 90 por ciento de las acciones y a nombre de la cual hay inmuebles, yates, autos -como una Ferrari- y otras propiedades que utilizaba el ex apoderado y que se investiga si fueron adquiridos con los fondos destinados a la construcción de viviendas sociales.

Enfática Defensa

Pablo Schoklender, hermano del ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, Sergio Schoklender, negó “enfáticamente” cualquier tipo de “participación” en el robo de documentación denunciado anteayer por la titular de ese organismo de derechos humanos, Hebe de Bonafini.

Mediante un escrito presentado ayer ante el juez Norberto Oyarbide, el menor de los hermanos Schoklender también se mostró sorprendido de que aún haya documentación en poder de la entidad sin ningún tipo de custodia policial.

En el escrito, que suscribe junto a sus letrados Gonzalo Romero Victorica y Ramiro Rubinska, Schoklender expresa su preocupación por la falta de “control judicial” sobre esas pruebas que continúan en poder de la fundación de las Madres.

Anteayer Bonafini advirtió sobre un “vaciamiento documental (en la sede de la fundación que preside), para lo cual llegó a emplearse un vehículo blindado que fue adquirido cuando aún no se habían bancarizado a todos aquellos que se desempeñan en las tareas de construcción de viviendas”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario