Política

Alfonsín se mostró en público con su aliado De Narváez y criticó a Binner

El candidato a presidente dijo que el gobernador santafesino no quiere pagar costos políticos. Revuelo en la oposición por la sobreoferta de postulaciones para competir con los K.

Domingo 05 de Junio de 2011

El candidato presidencial por la UCR, Ricardo Alfonsín, criticó a los políticos que "no se atreven a tomar decisiones por temor a pagar costos", al formalizar su alianza electoral con el peronista disidente Francisco De Narváez durante un acto en la ciudad de La Plata. Paralelamente, Hermes Binner (a quien se mencionaba como candidato a vice de Alfonsín) podría definir en las próximas horas su candidatura a presidente de la Nación.

Alfonsín defendió el acuerdo sellado con De Narváez al declarar que "es un paso importante" para la provincia, pero "también para la Argentina", y explicó que "hay decisiones en la vida y en la política que requieren de mucho coraje, convicción y de hombres y mujeres dispuestos a asumir riesgos".

Pidió también "no tener miedo al cambio" y prometió un programa de gobierno "mucho más progresista que el de aquellos que asumen una retórica progresista pero no se atreven a tomar las decisiones que hay que tomar para ganar las elecciones".

"Quiero que nos felicitemos todos en conjunto por la decisión que hemos tomado", fue la frase usada por Alfonsín para abrir su discurso ante un plenario de 500 dirigentes del partido Unión Celeste y Blanco, que conduce De Narváez, en el Club Atenas.

Por temor. En lo que pareció un claro mensaje a su ahora ex aliado socialista, Hermes Binner, Alfonsín criticó con dureza a quienes "están convencidos de que tal o cual decisión es la correcta pero desisten de ella, y no se atreven a proponerla por temor a pagar costos políticos o por temor a ser víctimas de la incomprensión".

El dirigente admitió que el acuerdo entre el radicalismo y el peronismo en la provincia de Buenos Aires significa "unir tradiciones políticas diferentes, que a lo largo de la historia se han enfrentado a veces de manera muy dura", pero pidió "actuar con el valor necesario para enfrentar las incomprensiones de buena fe y las incomprensiones de los malintencionados".

"Yo sé que puede haber quienes con buena intención no compartan y no comprendan. Sé también que puede haber quienes con mala intención, con deshonestidad intelectual, cuestionen la iniciativa que hemos puesto en marcha radicales y peronistas en la provincia", expresó. Sin embargo, argumentó que "en la vida como en política hay veces que se deben tomar decisiones difíciles y las cosas no siempre son claras", y declaró en ese sentido que "un político de raza jamás deja de hacer lo que cree que tiene que hacer por temor a pagar costos políticos".

"Un político peronista o radical jamás desiste de lo que entiende es su obligación frente a la República", dijo, arrancando el aplauso de la dirigencia que se congregó en el club Atenas. Alfonsín criticó además a quienes "dudan de la vocación transformadora del espacio" que construye junto De Narváez, y les advirtió que "se van a llevar una gran sorpresa".

"Con Francisco vamos a cambiar la historia", afirmó, y lamentó que muchos de los problemas que han padecido los argentinos hayan tenido que ver "con el enfrentamiento casi irreductible entre radicales y peronistas".

Alfonsín prometió también "transformar" la provincia de Buenos Aires y se permitió bromear con el hermano del gobernador Daniel Scioli, José Pepe Scioli, aliado a De Narváez, al asegurar que el gobierno del empresario "será mucho más progresista" que el actual.

El evento comenzó con la aparición de los dos dirigentes juntos en el escenario que estaba empapelado con la frase "Gobernar bien 2011" (el eslogan de campaña de De Narváez), y dos atriles que recordaban que "Faltan 141 días" para los comicios generales de octubre.

Allí, De Narváez ofició de anfitrión, tomó la palabra para dar explicaciones de la estrategia y aseguró que "la ciudadanía nos pide a los dirigentes que tengamos humildad y convicciones, pero que además nos unamos; por eso hemos transitado un camino para superar banderas partidarias y unirnos. Venimos a unirnos para construir esperanzas y para construir el futuro; Ricardo y yo sabemos que el futuro comienza hoy".

Cobos. Paralelamente, el vicepresidente Julio Cobos atribuyó falta de "voluntad política" a Binner luego de frustrarse un acuerdo entre la UCR y el socialismo para conformar una fórmula presidencial para los comicios de octubre. Sin embargo, el vicepresidente de la Nación admitió que hubo una "demora" de parte de la UCR al momento de "construir una plataforma partidaria que acercara al socialismo" y consideró que la designación de González Fraga se decidió para "dar sensación de previsibilidad" al electorado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario