Aborto Legal

Alejandra Rodenas: clandestinidad, penalización y muerte

La legisladora peronista contó la historia que vivió siendo jueza con una adolescente que murió a causa de un aborto clandestino.

Jueves 14 de Junio de 2018

"Son las cinco de la mañana de un día de 2010, del otro lado del celular una voz me informa que en el centro de salud de una localidad vecina a Rosario ingresó una femenina de 16 con un cuadro convulsivo que no le permite hablar y una fuerte hemorragia que hace suponer que ha sido objeto de un aborto. La acompaña su madre, que dice desconocer qué le pasa a su hija, que hace una semana que está con fiebre y que ha sido medicada con ibuprofeno. Que la fiebre aumentó considerablemente y que la encontró desvanecida en el baño sobre una gran mancha de sangre".

Con ese relato arrancó Alejandra Rodenas su discurso de ayer favorable a la despenalización del aborto.

"¿La derivaron?", preguntó la entonces jueza Rodenas, a quien le leía el "parte preventivo". —Sí doctora, pero me dice el médico de guardia que el cuadro es crítico y para colmo la madre no habla, dice que no sabe nada? No abren la boca.

Diputada Rodenas Alejandra


—Nada de qué, interfirió Rodenas. —Del aborto, me dice el médico, que apenas la examinó se dio cuenta que tenía puesta una sonda, usted sabe, lo que les hacen a estas chicas.

El lenguaje del agente policial que hacía la consulta era revelador. Respecto de la madre de la víctima: No larga prenda la señora? Pero usted vio?, en estos casos protegen a la hija y a la abortera?, son así?", largó el policía a la jueza, por teléfono, aquella madrugada de 2010.

Luego el policía sugirió apurar el "allanamiento" al domicilio, temprano, "para encontrar más pruebas".

Julia murió a las pocas horas. Y Rodenas se preguntó, ¿Quién tiene la culpa?

—La culpa, le dijo la diputada de Rosario a la madre de Julia, una adolescente santafesina que murió producto de un aborto practicado en condiciones de salubridad deficientes, es del Estado que elige penalizar cuando podría legalizar. De un estado que permite la clandestinidad, que viola la libre elección de las ciudadanas sobre un ámbito privada que es el propio cuerpo.

Rodenas apoyó anoche la despenalización del aborto para desterrar las apelaciones metafísicas y dejar de confundir el orden jurídico con el orden moral.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario