Política

Acusan a Garavano de proteger a dos fiscales en la causa Amia

Cimadevilla dijo que el ministro de Justicia, "por amiguismo", ordenó no acusar por encubrimiento a los fiscales Mullen y Barbaccia.

Sábado 10 de Marzo de 2018

Tras la confirmación de su salida como titular de la Unidad Especial Amia, Mario Cimadevilla cargó ayer contra el ministro de Justicia, Germán Garavano, al asegurar que "por una cuestión de amiguismo ordenó no acusar a los fiscales" Eamon Mullen y José Barbaccia en el juicio por encubrimiento de la investigación original del atentado a la Amia.

   El dirigente radical chubutense sostuvo que de cara a los alegatos del proceso que se lleva adelante contra el ex juez Juan José Galeno, el ex presidente Carlos Menem y el ex jefe del servicio de inteligencia Hugo Anzorreguy, entre otros, la Unidad Amia sostenía "que los fiscales Mullen y Barbaccia debían recibir una condena, pero Garavano por una cuestión de amiguismo ordena no acusar a los fiscales".

   "Ahí viene el tema, ahí viene el problema y viene las diferencias", dijo Cimadevilla.

   "No hay otras razones. Es el juicio más importante que tiene la Argentina. El atentando más importante en Latinoamérica. No es una causa cualquiera. No estamos discutiendo un homicidio culposo. Es un juicio seguido por organismos internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) que tiene un veedor permanente; no hay lugar ni para amiguismos, ni para hacerse los distraídos", sostuvo.

   Cimadevilla, quien dejará el cargo la semana próxima a partir de la aplicación del decreto de recorte del Estado que el presidente Mauricio Macri firmó el pasado lunes, sostuvo que hasta el momento "no hay ningún acto administrativo" que determine la disolución de la Unidad.

   Según trascendió, el área quedará bajo la órbita de la Secretaría de Derechos Humanos, que conduce Claudio Avruj, específicamente de la subsecretaría de Memoria, Verdad y Justicia a cargo de Mariano Fridman.

   "La diferencia es esa, hay que ser claros y concretos. En la unidad entendíamos que había que acusar, y el ministro (Garavano)creía que no. Como consecuencia de esta decisión, el hecho de no haber acusado, hace que el ministro tenga hoy denuncias penales en su contra", aseguró el hasta ahora titular de la unidad encargada de investigar el caso.

   En ese sentido, explico que el jueves "una de las querellas ordenó pedir testimonio de los alegatos del Ministerio y pedir que se investigue al ministro por violación de los deberes de funcionarios público, abuso de autoridad y encubrimiento".

   Cimadevilla también dijo que "la Comisión Interamericana de Derechos Humanos denuncia a través de sus veedores que Argentina ha incumplido compromisos internacionales por no haber acusado" y, al respecto, indicó que la existencia de Unidad Amia se sostiene luego de un pacto entre el Estado argentino y la Cidh.

   "El ministro (Garavano) ha metido al gobierno en algunos problemas", completó.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario