Política

Aborto: el gobierno se anotó una victoria en un fin de año complejo

Alberto Fernández se encargó de resaltar que fue una promesa de campaña cumplida. El tema profundizó la división opositora

Jueves 31 de Diciembre de 2020

La aprobación de la ley de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) resonó hacia adentro del oficialismo, que se mostró “satisfecho” y “orgulloso” por considerar que la “ampliación” de ese derecho fortaleció al Ejecutivo, aun cuando en el Frente de Todos juzgaron que se trata de un “triunfo de toda una sociedad” y no del gobierno.

  Cuando el tablero del Senado marcó el resultado favorable a la ley de legalización del aborto por 38 a 29 provocó un grito de victoria en las calles de miles de mujeres de diferentes movimientos feministas y de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, pero también ese momento de júbilo envolvió al gobierno nacional.

  Una de las claves para que el Senado aprobara la ley fueron los legisladores que cambiaron su voto respecto de 2018, y las ausencias, dos de ellas (Carlos Menem y José Alperovich) que iban para el sector “celeste”.  

  Las primeras reacciones en el oficialismo fueron de “satisfacción” y “orgullo” porque con esta ley “se amplían los derechos sociales en el país”, “se da una respuesta a una demanda histórica de un colectivo de mujeres” y se ha “impulsado el debate en el Parlamento en un año de crisis por la pandemia, cumpliendo con una promesa de campaña”, marcaron diferentes fuentes oficiales.

  Si bien desde la mayoría de los que integran el Frente de Todos (FdT) se mostraron contentos y celebraron la aprobación de la ley, apelaron a la mesura y remarcaron: “Este no es un triunfo del gobierno, sino de toda la sociedad”.

  El propio presidente Alberto Fernández celebró la sanción de la ley al destacar que “amplía derechos a las mujeres y garantiza la salud pública”, y que se trató de un compromiso de campaña y una promesa de gestión, ahora hechos realidad.

  “Hoy somos una sociedad mejor que amplía derechos a las mujeres y garantiza la salud pública. Recuperar el valor de la palabra empeñada. Compromiso de la política”, destacó desde su cuenta en la red social Twitter.

Embed

  El envío de la iniciativa por parte del gobierno había sido no sólo un compromiso de campaña de Alberto Fernández sino también una promesa expresada ante la Asamblea Legislativa, el 1º de marzo de este año, al dar inicio al período de sesiones ordinarias.

  Allí, el mandatario asumió que “toda sociedad necesita respetar la decisión individual de sus miembros a disponer libremente de sus cuerpos” y dejó claro su postura ante el aborto: “Un Estado que cuida debe acompañar a todas las mujeres para que estos procesos se desarrollen accediendo plenamente al sistema de salud”.

  La transversalidad de este proyecto, que dividió a las dos principales fuerzas políticas del país pero en general a toda la sociedad, transformó a esta norma en una de las pocas que logró trascender la llamada “grieta” que divide a los argentinos en materia política.

  En la oposición, la sanción de la ley significó una derrota interna para los “celestes” de Juntos por el Cambio, una mayoría dentro del espacio, y sumó otro sinsabor para el ex presidente Mauricio Macri, que hasta último momento llamó a sus aliados a “no ser funcionales” al gobierno.

  En el oficialismo también hubo divisiones, incluso en el Senado, a tal que el jefe de la bancada, el formoseño José Mayans no solo votó en contra sino que se convirtió en un “cruzado” para que la ley no prospere en la Cámara alta.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS