Política

A causa de la sequía, el PBI crecerá este año sólo el 2,5 por ciento

Se redujo la previsión del 3,3 por ciento a causa de las proyecciones sobre una menor cosecha de soja. El desafío : cumplir la meta del 15 por ciento de inflación anual

Lunes 26 de Marzo de 2018

El producto bruto interno (PBI) de Argentina subirá sólo 2,5 por ciento este año como consecuencia del impacto negativo de la sequía sobre la producción agropecuaria, mientras que el mayor desafío será cumplir la meta del 15 por ciento de inflación anual, según un reporte de la financiera Puente difundido ayer.

El equipo de especialistas de esa compañía especializada en colocación de deuda redujo la previsión inicial, del 3,3 por ciento, tras analizar las últimas proyecciones que arrojan una menor cosecha de soja producto de condiciones climáticas adversas.

¿Puede Argentina crecer de forma más acelerada que sus vecinos, o que lo esperado por el consenso de los analistas?, ¿puede Argentina balancear sus cuentas fiscales en los próximos años?, y ¿cómo afecta esto el posicionamiento de las carteras?, fueron los interrogantes que se planteó el equipo de investigación de Puente.

La respuesta fue "mixta". Concluyeron que "la variable más importante a tener en cuenta es el crecimiento, que si bien viene acelerándose en los últimos años, podría verse afectado este 2018 por una menor cosecha de soja a causa de las condiciones climáticas adversas".

"Desde Puente, estimamos que el mismo alcance el 2,5 por ciento del PBI este año, lo que representa un ajuste desde la previsión anterior del 3,3 por ciento", indicó el informe.

En el mismo sentido, consideraron "relevante mencionar que el cambio en las metas de inflación anunciado a fines de 2017 agregó su parte de volatilidad en los activos financieros y el tipo de cambio, ante las dudas sobre la dirección de la política económica en general y su evolución respecto a los objetivos planteados por el gobierno".

"La convergencia a estos objetivos y el equilibrio macroeconómico se encuentra en una disyuntiva entre acelerar el crecimiento, desacelerar la inflación, y un tipo de cambio que aún se mantiene atrasado en términos reales", indicaron.

Específicamente, mencionaron las "medidas dirigidas a desacelerar la inflación como la continuidad de las altas tasas de interés, desaceleran el crecimiento y agregan soporte al atraso cambiario".

Advirtieron que tanto aquellas medidas dirigidas a "acelerar el crecimiento o mejorar la competitividad del tipo de cambio, normalmente tienen un efecto inflacionario".

"Es por esta razón que para 2018 el foco principal de los inversores estará en la dinámica de estas variables, donde por el momento pareciera que el mayor reto está en cumplir la meta de inflación del 15 por ciento (en contraste con nuestra estimación del 20 por ciento), y crecer a una tasa mayor al 3 por ciento" .

El informe de Puente consignó, no obstante, que "existen aspectos lo suficientemente positivos para concluir que las perspectivas sobre los bonos argentinos siguen siendo favorables de cara al largo plazo".

En primer lugar se encuentra la evolución del déficit fiscal primario, el cual se puede considerar como el "pulso" bajo el cual late la valuación de los bonos soberanos y provinciales en dólares.

Durante 2017, destacó, este déficit "alcanzó un 3,9 por ciento del PBI superando así la meta oficial de déficit del 4,2 por ciento".

"Parte de la tarea necesaria para alcanzar el objetivo de 3,2 por ciento del PBI en 2018 ya fue realizada el año pasado, lo que tiene el potencial de catalizar una caída adicional en el riesgo país, y agregar ganancias de capital para los bonos soberanos, aunque más acotadas que las registradas durante 2017", señaló la entidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario