Política

2018 se perfila como el año con menor labor parlamentaria

Hasta el momento se sancionaron 51 leyes. Aún queda un puñado de proyectos. El récord negativo fue 1987, con 57 normas aprobadas

Domingo 09 de Diciembre de 2018

La devaluación no solo alcanzó al peso argentino: también le llegó a legisladores nacionales, ya que este tuvo uno de los peores registros en el trabajo parlamentario. La frustrada convocatoria de Mauricio Macri a debatir en diciembre sus proyectos para combatir a los barrabravas y habilitar el aporte empresario a las campañas electorales va de la mano con el brusco freno de la actividad parlamentaria en 2018.

   Entre el debilitamiento de la capacidad de negociación del oficialismo y las resistencias opositoras a reeditar acuerdos, este período va camino de ocupar uno de los primeros lugares en el podio de la improductividad legislativa.

   Hasta el momento se sancionaron 51 leyes: 36 en el período ordinario (marzo a noviembre) y otras 15 en las dos sesiones extra de la semana pasada. Con el puñado de proyectos que aprobaría al Senado el próximo miércoles, el balance se acercará al de 1987, el peor desde la recuperación de la democracia, con 57 leyes.

   En ese año, el de la asonada de Semana Santa y la primera derrota alfonsinista, aún regía el período corto de sesiones, que comenzaba el 1º de mayo. La reforma constitucional de 1994 llevó la apertura de sesiones al 1º de marzo y desde entonces la marca más baja fue la de 2005, en la gestión de Néstor Kirchner, con 65 leyes aprobadas.

   Fuente parlamentarias aseguraron que el Senado votaría no más de diez de los 20 temas pendientes de extraordinarias, por lo que el tercer período de la era Macri apenas orillará las 60 leyes. El rendimiento legislativo en la gestión Cambiemos es decreciente: 101 leyes sancionadas en 2016 y 86 al año siguiente. Esto contrasta con el promedio de 132 leyes aprobadas desde 1983. Toda una demostración de las complicaciones para el funcionamiento del Congreso cuando el oficialismo tiene minoría en ambas Cámaras.

Caída de imagen

A diferencia de sus primeros años en el poder, Macri procuró en 2018 esquivar el envío de proyectos polémicos, a sabiendas de la caída en la imagen de su gestión, que envalentonó a la oposición, atenta al calendario electoral. Por eso, sorprendió su decisión de llamar a extraordinarias, incluyendo títulos taquilleros para los que no tenía garantizados los votos.

   No es casual que el impulso que le dio a la ley antibarras y a la de financiamiento político hayan obedecido al apuro por correr con parches detrás de hechos consumados. Tal el caso de la escandalosa suspensión del superclásico. Más los no menos escandalosos casos de los aportantes "truchos" a las campañas de Cambiemos. De hecho, las únicas leyes de fondo con final exitoso en el alargamiento de sesiones (sobre un total de 37 proyectos) son las reformas del impuesto a los bienes personales y del Código Procesal Penal.

   Otro anuncio rimbombante que el presidente debió guardar fue el de los cambios a la ley de alquileres: prefirió retirarlo a último momento del temario ante los cálculos de un destino incierto.

   Sus espadas parlamentarias, con las que se siente cada vez más distante, tampoco pudieron despertar de sus sueños a los proyectos estratégicos de reformas electoral y laboral, extinción de dominio y semillas, entre otros.

   El mayor logro del oficialismo fue la trajinada aprobación del Presupuesto 2019, con una combinación de muñeca política y de generosas concesiones a los gobernadores opositores. El primer semestre estuvo dominado por el debate sobre el aborto, que Macri impulsó en un brote de audacia, aunque no está claro cuánto le aportó a su imagen ya que las cosas quedaron como estaban.

   Con la magra cosecha de diez sesiones en el Senado (sumará otra el miércoles) y ocho en Diputados (la del 18 por la ley antibarras está en duda) quedará registrada también la escasa voluntad de los legisladores de avanzar con iniciativas propias y al ritmo de la "rosca", ese estilo de hacer política que volvió a poner de moda el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});