Policiales

Zona oeste: asaltaron a una familia en su chalé del barrio Fisherton

Tres hombres armados ingresaron tras saltar un portón, maniataron a una pareja y su hijo y robaron $ 100 mil, electrodomésticos y un auto que luego apareció.

Viernes 11 de Marzo de 2016

Los tres hombres armados que irrumpieron ayer a la mañana en una vivienda de Fisherton sorprendieron al dueño de casa en el patio. A punta de pistola lo obligaron a entrar a la propiedad, donde estaba su esposa y el hijo adolescente de la pareja. Sin obstáculos a la vista  desvalijaron la vivienda, recogieron unos 100 mil pesos en efectivo, cargaron lo sustraído en el auto de las víctimas y se esfumaron. Una fuente policial señaló que el vehículo fue encontrado poco después en el barrio La Cerámica, pero los maleantes no fueron localizados.
  El atraco ocurrió en una casa señorial ubicada en Juan José Paso al 8000, en el cruce con pasaje Aldo Mieli. Cerca de las 9 Daniel L., de 57 años, salió al patio para descolgar la ropa tendida sin advertir que los intrusos ya habían ingresado al lugar. Enseguida el dueño de casa se topó con ellos, quienes lo encañonaron y lo obligaron a entrar a la casa.
  En escasos segundos la esposa de Daniel L. y el hijo del matrimonio, de 18 años, corrieron la misma suerte que el dueño de casa. “Se metieron adentro, les ataron las manos y los pies y los encerraron en una habitación”, explicó Mariel, la hija de la pareja que vive en otra propiedad. Desde ese lugar, Daniel L. y sus parientes escucharon resignados cómo los malhechores recorrían la casa buscando elementos valiosos. “Se llevaron todo lo que había”, se lamentó Mariel.
  Y así fue, los intrusos arrasaron con todo lo que encontraron a su paso. Un televisor de 32 pulgadas y otro de 12, una tablet, dos notebooks, un home theatre, ropa y unos 100 mil pesos en efectivo engrosaron el botín de los malhechores. Para cometer el atraco, los maleantes actuaron con tranquilidad y estuvieron unos 45 minutos en el interior de la propiedad a sabiendas de que tenían la situación controlada.

Sin violencia física. A pesar de que maniataron a las víctimas, al parecer con precintos plásticos, los delincuentes no tuvieron otros gestos cruentos. “Los ladrones eran jóvenes pero no se manejaron con violencia. No los golpearon, pero los dejaron encerrados todo el tiempo”, explicó Mariel.
  Con parsimonia, los malhechores cargaron los objetos sustraídos en el Chevrolet Onix gris de los dueños de casa y se marcharon. “El auto estaba estacionado en el garaje. Se subieron (al vehículo), abrieron el portón de la cochera y se fueron”, comentó la hija de la pareja. Y agregó que la irrupción y el escape de los ladrones no fue advertido por ningún vecino.
  Tras el robo, Daniel L. y sus familiares quedaron shockeados. Ayer a la tarde todavía estaban afectados emocionalmente. “Mis padres quedaron muy mal”, comentó Mariel, para justificar por qué las víctimas no podían brindar detalles del asalto a La Capital. Con relación a cómo se metieron los malhechores en la casa, la joven presumió que los intrusos saltaron el portón del garaje y por allí alcanzaron el patio trasero donde emboscaron al dueño de casa.
  Lo único que alivió el mal pasar de la familia ante el quebranto económico que les ocasionó el robo fue la aparición del Chevrolet Onix algunas horas después en Cavia al 1500, a unos tres kilómetros al noreste de la vivienda asaltada. En ese sitio del barrio La Cerámica los maleantes lo dejaron vacío y abandonado y continuaron el escape con rumbo desconocido. El robo fue denunciado en la comisaria 17ª, con jurisdicción en la zona del hecho.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario