Policiales

Ya son tres los detenidos por el crimen del policía y hoy van a reconocimiento

Es por el ataque a tiros a tres efectivos de Homicidios del sábado. Ayer arrestaron a un joven de de 20 años La empleada que estaba con sus colegas heridos hoy los verá a los tres en rueda en los Tribunales

Viernes 17 de Septiembre de 2010

Un muchacho de 20 años con antecedentes penales se convirtió en el tercer detenido en la causa que investiga el asesinato del sargento primero Rodolfo Abelardo Sotelo, ocurrido el sábado al mediodía en el límite de barrio Toba y villa La Lagunita, en zona sudoeste. Lo llaman Chanchito, fue detenido el miércoles en Perú al 4100, en villa La Lagunita, y ayer fue indagado por la jueza de Instrucción María Luisa Pérez Vara.

El joven fue acusado, al igual que los otros dos ya privados de la libertad, por el homicidio criminis causa del policía Sotelo —el que se comete para ocultar un delito previo— y negó haber participado del hecho. Hoy será sometido a una rueda de reconocimiento. La agente que estaba junto a los dos policías baleados será clave: ella es la que apuntará si son las personas que atacaron a sus colegas.

El sábado a las 11.30 el sargento Sotelo junto a sus compañeros, el oficial ayudante Fabián Vassano y la agente Débora Avila, estaban vestidos de civil en inmediaciones de las calles Maradona y Campbell a punto de entregar oficios judiciales en un auto sin identificación.

Los tres vigilantes revestían en la dotación de la sección Homicidios de la policía rosarina. Mientras Vassano estaba entregando una cédula a una vecina, al auto —un Ford Escort color bordó— se acercaron varias personas con fines de robo.

Mientras uno encañonó al oficial ayudante, otro atacó a Sotelo, quien se había quedado en el auto con la agente Avila. Entonces se generó una balacera de consecuencias trágicas. Sotelo recibió seis impactos de bala y murió en el lugar.

Vassano recibió una herida de plomo que le ingresó por la espalda y le salió por el abdomen. Y Alisa T., una nena de 14 años que vive en la esquina ya mencionada, resultó con una herida de bala en el cuello. Tanto Vassano, de 28 años, como Alisa fueron internados en el hospital Clemente Alvarez y se recuperan favorablemente (ver aparte).

Unos pocos minutos más tarde fueron detenidos por la policía Alfredo Patricio R., de 26 años, y Hugo A.. Al primero lo detuvieron cuando los vigilantes lo cruzaron saliendo de una vivienda de Perú al 4100 recién bañado con la ropa cambiada y lastimado por tres disparos. La policía lo conocía: estaba prófugo de la comisaría 12ª con una causa en trámite por robo a mano armada en el juzgado de Sentencia Nº 4 Julio Kesuani. Hugo A., quien tiene múltiples antecedentes en su prontuario, fue apresado en una casa de pasillo ubicado por Garibaldi a 50 metros de Perú. En la vivienda se secuestraron ropas manchadas con sangre y una riñonera que pertenecía a Sotelo. En la villa fueron detenidas al menos tres mujeres más.

El epicentro. Desde que el sargento Sotelo fue asesinado y su compañero, el oficial Vassano, resultó gravemente herido la zona de villa La Lagunita y el barrio Toba fue el centro de una continua presencia policial. En ese contexto el miércoles sobre el mediodía personal de la comisaría 19ª realizaba un patrullaje por Perú al 4100, la zona donde fue apresado tras el homicidio Alfredo Patricio P., y se demoraron a tres jóvenes que estaban "en actitud sospechosa", según fuentes allegadas a la pesquisa.

Cuando fueron conducidos a la 19ª, que tiene jurisdicción en la zona, un efectivo reconoció a uno de los recién llegados como sospechoso del crimen del sargento primero. Así fue que Cristian Leonardo L., de años, conocido en la villa como Chanchito, quedó acusado de haber participado en el hecho. Para los pesquisas Chanchito es uno de los agresores de los policías que huyó de la escena del crimen subiéndose a un colectivo.

Ayer en el Juzgado de Instrucción 5ª, ubicado en el primer piso de los tribunales provinciales, Chanchito, asistido por un defensor oficial, negó haber participado del hecho en el que fue asesinado Sotelo y dijo que en ese momento estaba trabajando. Hoy por la mañana el detenido será sometido a una rueda de reconocimiento de personas.

Tanto Alfredo Patricio R. como Hugo A. y Chanchito están imputados bajo la misma figura: homicidio criminis causa. Es decir que para la investigación mataron para asegurarse la concreción de otro delito. En este caso el robo. Esa calificación tiene como pena la reclusión perpetua.

En Instrucción 5ª los tres negaron haber participado el crimen. El único que tuvo un acercamiento hacia la responsabilidad fue Alfredo Patricio R. quien la noche del sábado en la División Judiciales de la Jefatura de la Unidad Regional II, en presencia de la fiscal Graciela Argüelles. expresó: "No sabíamos que eran policías. Pensamos que era un cobrador y fuimos a robarle".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS