Policiales

Volvió a prisión un delincuente que estuvo vinculado a "El viejo" Cantero

Jorge Laferrara fue recapturado tras permanecer prófugo dos años. Estaba condenado por un homicidio y purgó penas por transporte de drogas.

Sábado 22 de Junio de 2019

Jorge Alberto Laferrara, un viejo hampón que estuvo vinculado a la banda de Los Monos y fue recapturado el jueves tras violar salidas transitorias mientras purgaba una condena por homicidio, fue imputado de querer coimear con 100 mil pesos al policía que lo sorprendió cuando fugaba entre los pastizales del predio de un desarmadero de autos lindero a la ruta 18. Aunque se fijó la prisión preventiva por ese hecho, deberá cumplir la condena a 19 años de cárcel impuesta en 2005, que, según el juzgado de Ejecución, recién cumplirá en 2025.

   Calvo, de estatura baja, Laferrara, de 58 años, fue trasladado ayer a la tarde al Centro de Justicia Penal (CJP) luego de quedar detenido casi accidentalmente en jurisdicción de Piñero (en el kilómetro 2 de la ruta 18) cuando un patrullero advirtió movimientos bruscos de la camioneta donde iba como acompañante.

   Junto a su defensor, José Luis Abichaín Zuain, escuchó atentamente la imputación del fiscal Luis Schiappa Pietra y su colega Matías Edery. Concretamente le endilgaron haber ofrecido 100 mil pesos al oficial del Comando Radioeléctrico que lo sorprendió para que omita sus deberes y no lo detenga cuando advirtió que tenía pedido de captura.

La acusación

El fiscal narró que a las 10 horas del 20 de junio Laferrara se encontraba a bordo de una Toyota Hilux bordó saliendo de un predio de venta de autopartes usadas ubicado en el kilómetro 2 de la ruta 18. Y al advertir la presencia policial el vehículo dio marcha atrás, él se bajó y reingresó corriendo a la chatarrería.

   “Los policías requisaron el lugar y lo encontraron escondido entre las malezas, en un canal. Al ser apresado usted le ofreció al personal policial 100 mil pesos para que no lo detengan, porque tenía el pedido de captura y de quedar preso no podría asistir al cumpleaños de 15 de su hija”, esgrimió Schiappa Pietra sobre la insólita excusa del reo.

   Según el encuadre legal, esa conducta fue tipificada como cohecho activo. Luego, el fiscal enumero la evidencia con lo cual dio cuenta de las circunstancias. Y recordó que a la carpeta judicial se agregó el cómputo del Jugado de Ejecución Penal que mensura la sentencia a 19 años de cárcel que debe cumplir hasta 2025.

La explicación

Con otra de sus hijas sentada en la primera fila, a la que saludó con un beso al aire, Laferrara contó su versión. “De lo que leyó el fiscal hay partes y partes. Fui al desarmadero, donde ya había pasado la semana pasada. Ese día me pidieron plata (los policías), pagué, como quien dice, y pasé”, admitió con naturalidad. “Ahora me vieron de nuevo que fui por el mismo repuesto. Entonces le dije a mi sobrino que se fuera con la camioneta y yo me quedé en el depósito. No corrí a ningún lugar”, esgrimió, y le pidió permiso al juez para pararse. “Estoy con la misma ropa que me detuvieron, no me pude meter en un zanjón”, enfatizó mientas exhibía las prendas limpias.

   Luego reconoció que no quería que lo vieran porque “tenía pedido de captura. Les dije que tenía que estar en el cumpleaños de 15 de mi hija. Y qué podíamos hacer, qué se puede arreglar. Entonces el policía me respondió: «¿Vos tenés 100 palos»? Cómo los voy a tener acá”, contó haber respondido. Y entonces “me dijo callate, que te voy a hacer la denuncia”. Después negó el hecho ante una pregunta de su abogado.

   El fiscal lo interrogó sobre si podía describir al policía y que reiterara la frase que definitivamente pareció sellar la suerte de Laferrara. “¿Cómo le dijo usted al policía apenas lo detuvo?” “Qué se puede arreglar”, devolvió el acusado. “No más preguntas”, cortó Schiappa Pietra.

Prófugo

Por su parte el fiscal Edery solicitó la prisión preventiva por el plazo de ley, y repasó los elementos que permiten sostener la idea que el hombre ofreció la dádiva. “Las circunstancias dan un contexto dentro del cual se puede entender que el hecho existió”, dijo Edery.

   Además, el fiscal expuso que Laferrara tiene una condena a 19 años y 4 meses de prisión unificada por un homicidio en Rosario y narcotráfico en Corrientes, con lo cual la pena es de cumplimiento efectivo. “Al ser detenido estaba prófugo desde hacía 2 años, 5 meses y 16 días, desde el 2 de enero de 2017. Además ya había violado las salidas transitorias en 2014, por segunda vez. Con el nuevo computo la pena vence en 2025”.

   El defensor se opuso el pedido de la medida cautelar al considerarla “un exabrupto y una exageración que excede la naturaleza de la prisión preventiva porque no hay posibilidad de fuga”, pero el juez lo rechazó.

La decisión

Tras escuchar a las partes, el juez Pérez de Urrechu le dio validez al planteo de los fiscales. “Los elementos son suficientes para entender que la teoría del caso se sustenta en evidencia. Si bien hay palabra contra palabra, dan cuenta de un efugio para tratar de eliminar el accionar de la Justicia”, consideró sobre el intento de coima. Luego resolvió hacer lugar el pedido de prisión preventiva por el plazo de ley, aunque instó a los fiscales a que en 90 días presenten la acusación.

   Laferrara no es un reo más. Se lo consideró socio de andanzas de Ariel Máximo “El viejo” Cantero, líder de Los Monos, con quien cayó detenido en Corrientes en el año 2000. En ese momento intentaban ingresar al país un cargamento de 94 kilos de marihuana, en la que fue la primera condena por narcotráfico para un miembro del clan de Las Flores. Laferrara fue condenado a cinco años de cárcel por ese hecho.

   En 2005 lo detuvieron y luego lo hallaron responsable del homicidio de Agustín González, un chico de 15 años asesinado por tres personas, entre las que se encontraba el ahora recapturado. Por ese hecho purga la condena más grave hasta el 2025.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario