Policiales

Volverán a juzgar a un joven que fue absuelto por matar a un chico

Enzo Eduardo Martínez, de 15 años, murió el viernes 22 de febrero de 2013. Una semana antes había recibido un disparo de escopeta en el pecho tras asistir al cumpleaños de una chica

Sábado 03 de Octubre de 2015

Un joven de 23 años que fue declarado inocente en una causa donde se lo acusa de asesinar a un chico de 15 años en febrero de 2013 y en medio de una pelea entre bandas, volverá a ser juzgado por el hecho. Tras advertir contradicciones en las declaraciones de testigos presenciales, la Cámara Penal de Rosario decidió revocar la absolución que dictó una jueza de primera instancia.

Enzo Eduardo Martínez, de 15 años, murió el viernes 22 de febrero de 2013. Una semana antes había recibido un disparo de escopeta en el pecho tras asistir al cumpleaños de una chica junto a sus amigos.

Madrugada fatal. Todo ocurrió a las 4.30 de aquel día en una cortada cercana a Cochabamba y Lima. Allí coincidieron los amigos del acusado y de la víctima en el cumpleaños de una chica. Hubo insultos e indirectas. De un lado dijeron estar "enfierrados" (armados) y lanzaron advertencias y amenazas.

Ante eso el padre de la cumpleañera decidió dar por terminada la fiesta y en ese momento una persona llegó con una escopeta y disparó contra un grupo de jóvenes entre los que estaba Enzo, que fue alcanzado por un mortal proyectil en el pecho.

Por el hecho no hubo detenidos en un primer momento, aunque varios vecinos y familiares de la víctima apuntaron a Carlos Daniel A., un joven del barrio que entonces tenía 20 años y había tenido encontronazos por la disputa de territorios en la zona de Pasco y Servando Bayo. El sospechoso estuvo prófugo varios días hasta que fue apresado en inmediaciones de Tribunales y quedó a disposición de la Justicia en un largo proceso penal donde fue imputado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Si bien no se halló el arma homicida en su poder, varios testigos del crimen sellaron la suerte de Carlos Daniel A. con sus declaraciones y el joven fue procesado y enjuiciado. En esa instancia el fiscal Carlos Corbella pidió una pena de 12 años de prisión a partir del relato de al menos cuatro personas que lo vieron disparando el arma homicida, "tipo escopeta color negro". En tanto, la defensa pidió la absolución y la jueza Marisol Usandizaga determinó que no había elementos concretos para condenar y en abril de este año declaró inocente al acusado.

Apelación. Ante ello la fiscalía apeló la resolución y fundamentó su agravio en que la jueza ponderó el relato de los amigos del acusado en detrimento de otros testigos del crimen considerados "neutrales" y "concordantes" a la hora de incriminar a Carlos Daniel A.

Eso se vio reforzado con otras personas que declararon en la causa sin "grietas ni contradicciones" y cuyas versiones se respaldan en el informe de la autopsia, que dijo que la muerte fue por un cartucho calibre 12 "que se utiliza en escopetas, pistolones o tumberas", refiere el fiscal respecto del arma, cuyas características coincide con la descripta por los testigos. En tanto, la defensa dijo que la jueza hizo una correcta valoración de la prueba y pidió confirmar la absolución.

Esa discrepancia en los planteos de las partes finalmente fue esclarecida ayer en una audiencia a la que concurrió el acusado (en estado de libertad) y donde el Tribunal conformado por los jueces Adolfo Prunotto (presidente), Carlos Carbone y Guillermo Llaudet Maza decidieron revocar la absolución y remitir el caso nuevamente a juicio.

Voto dividido. Con votos coincidentes de Carbone y Prunotto y la discrepancia de Llaudet Mazza, el fallo hizo lugar a la postura fiscal. "La remisión para la realización de un nuevo juicio no viola el principio de que una persona no puede ser juzgada dos veces. Que se haya presentado espontaneamente tampoco afecta la teoría", expresó Prunotto.

Carbone puso énfasis en "la inconsistencia de no reparar en la evidente contradicción" entre el testimonio de la joven que cumplía años, cuando dijo que el imputado se retiró de la fiesta a las 5 de la mañana, mientras que el propio acusado declaró que lo hizo a las 3.30. "Es patente la no credibilidad cuando (la chica) dice que en su fiesta no hubo ningún incidente en contra de lo afirmado por casi todos los testigos", analizó. Incluso recuerda el testimonio de un hombre que dijo que la propia cumpleañera echó a los integrantes de los dos grupos.

Finalmente los jueces resolvieron que Carlos Daniel A. sea juzgado nuevamente cuando hace apenas cinco meses lo declararon inocente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS