Policiales

Viuda negra: tres años de prisión para una mujer que durmió a un jubilado para robarle

La condenada deberá indemnizar a su víctima con 50 mil pesos. Por el hecho ya habían sido imputados su hija y su yerno. 

Viernes 11 de Diciembre de 2020

Una mujer de 46 años fue condenada a tres años de prisión condicional por haberse valido de una artimaña clásica de la viuda negra para intentar robarle a un jubilado a quien sedó con narcóticos y a cuya vivienda había llegado con la intención de trabajar como empleada doméstica.

En una audiencia llevada a cabo este jueves y presidida por el juez Alejandro Negroni, se le aplicó a Elba R. la pena de tres años de prisión al hallarla material y penalmente responsable del delito de robo agravado por ser en poblado y en banda en grado de tentativa y como coautora

Además, la Justicia dispuso que la mujer debe resarcir con 50 mil pesos a Andrés R., el hombre que le dio trabajo en su vivienda.

El episodio se produjo el mediodía del lunes 21 de septiembre de 2020, alrededor de las 12.30, cuando vecinos de Andrés Alberto R. observaron la escena que les llamó la atención: su heladera, muebles y artículos diversos estaban a punto de ser cargados para su traslado. Un vecino se acercó al fletero y le preguntó a una de las personas que cargaba una camioneta Ford F100 el nombre de la hija del dueño de casa. Luego de titubear unos minutos le respondió un nombre errado. Entonces los mismos vecinos llamaron a la mujer y se comunicaron con la policía.

La policía detuvo allí a Elba R., de 46 años, a su hija Mariana M. de 18, a su yerno Iván G de 20 y a Héctor F, de 47, quien era el dueño de la camioneta. Fue porque dos de los vecinos se habían parado delante del flete y no lo dejaron arrancar. En tanto, otros vecinos ingresaron a la casa de Andrés. "Mas que dormido lo encontraron demolido, en profunda inconsciencia", indicó en su momento una fuente de la investigación.

Sedado con 20 pastillas

Es que la mujer, con mucha habilidad, había pedido el día anterior al propietario tomar algo con él en su casa de Rodríguez al 5200 -había golpeado a su puerta buscando trabajo-, y terminó por colocar 20 pastillas de un ansiolítico en la pava del mate, lo que ocasionó que el dueño de casa se durmiera profundamente. El efecto del Calmatrón Lorazepam, de 2,5 miligramos, hizo efecto de manera contundente y el hombre quedó inconsciente.

En la audiencia de ayer, a la acusada se le aplicaron además las siguientes reglas de conducta: a) fijar residencia, la que ha sido en su caso la de Callao 4145 de Rosario, domicilio que no podrán variar sin dar previo aviso a la Unidad de Control; b) Someterse al control de la Dirección del Patronato de la provincia de Santa Fe; c) abstenerse de acercarse a menos de quinientos metros y contacto bajo ningún tipo, en forma personal o por interpósita persona con su víctima; d) acreditar trabajo, profesión, oficio o labores en forma semestral y si así no fuera someterse a la oferta de cursos de capacitación de la Dirección de Patronato de Rosario.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario