policiales

Video: violento robo en una minimarket de Sarmiento al 3100

Un ladrón armado ingresó en un local, robó, los golpeó y gatillo en varias oportunidades. "Estoy temblando solo de acordarme", contó Ezequiel, que recibió dos puntos de sutura en la cabeza

Viernes 23 de Octubre de 2020

Un violento asalto se produjo este mediodía en un minimarket de Sarmiento al 3100 cuando un delincuente armado ingresó al local, golpeó, amenazó y hasta gatilló el arma un par de veces contra Yanina y su hermano, que estaban en el negocio.

El episodio, que puso en máxima tensión a la zona de hospitales, puesto que se produjo frente al Hospital Español, sucedió a metros de donde hace alrededor de un mes asesinaron al Oso Cejas.

El hecho sucedió este viernes a las 13.44 cuando un hombre ingresó al local de Sarmiento al 3100 que en ese momento era atendido por Yanina.

Había dejado el auto, un Alfa Romeo, rojo, modelo 98, en que se movilizaba en la parada del colectivo de Sarmiento casi esquina Ayolas.

Entró y haciéndose pasar por un cliente le pidió dos cajas de cigarrillos a Yanina, que cuando se los va a dar ve que el ladrón le muestra el arma que llevaba en la ingle. En la desesperación, la chica empieza a agarrar la plata que tenía en la caja y se la dio.

Pero el delincuente al darse cuenta que no era mucho, dio la vuelta y se metió detrás del mostrador.

A esa altura, le seguía apuntando a Yanina con el arma y diciéndole que no grite, pero ella en medio de la angustia y el lógico susto solo atinó a gritar que "no me haga nada". Su padre y su hermano, que viven al lado, escucharon los gritos y corrieron al local.

Violento robo en un minimarket de Sarmiento al 3100.

"De golpe cuando el ladrón ve que no había más plata me empieza a empujar y me golpea -prosiguió con el relato-. En ese momento ve que llega mi hermano (el padre se quedó afuera para llamar a la policía) y volvió para la parte de adelante del local".

En ese instante Ezequiel -el hermano de la joven-, que pensó que no estaba armado, trató de encararlo para agarrarlo hasta que llegará la policía.

"No vi que tenía un arma, por eso intenté agarrarlo, pegarle o contenerlo para que no se vaya, y ahí es cuando saca el arma. Y la verdad es que uno atina a frenarse porque no sabes si el arma está cargada o no", sentenció.

Cuando el delincuente sacó el arma, Ezequiel se frenó y empezó a dejarlo paso, pero cuando estaba pasando cerca suyo le pegó un culatazo con el arma.

"Habrá gatillado dos o tres veces no sé, con la adrenalina del momento uno no lo ve muy bien, no escucha. Lo deje pasar para que se fuera y ahí es cuando me pega en la cabeza", relató en diálogo con Telefe Rosario y El Tres TV.

Tras esa escena, el ladrón salió corriendo con su magro botín, cruzó la calle en busca de su vehículo, se da vuelta y vuelve a apuntar para tratar de amedrentarlos, mientras Ezequiel y otra persona trataban de perseguirlo. "Vuelve a tirar, no sé si estaba cargada o si era una réplica, pero si tenía balas no la contábamos ni nosotros dos ni mi papá. Directamente esto era una carnicería", se sinceró Yanina.

"Uno lo ve por televisión y cree que no te va a tocar, pero cuando te toca en carne propia es terrible. Estoy temblando solo de acordarme...", relató Ezequiel, a quien le aplicaron dos puntos de sutura en la cabeza.

El auto en el que el ladrón se escapó está identificado, al igual que la patente. Se trata de un Alfa Romeo, rojo, modelo 98 aproximadamente, cuyo dominio estaría radicado en Cañada de Gómez y que, según los vecinos y testigos, se lo ha visto en otras oportunidades merodeando la zona y estiman que sería el vehículo que estuvo involucrado en otros robos en esa zona.

"No sé donde están los gobernantes, no puede ser que ellos (por los ladrones) vivan libres y nosotros encerrados dentro del negocio", preguntó indignada.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS