Policiales

Vecinos atacaron e intimidaron a periodistas en barrio La Granada

Ocurrió esta tarde en pleno corazón del barrio, cuando colegas de Telefé Rosario, Somos Rosario y Cadena 3, fueron atacados con piedras y les patearon los vehículos. Todo sucedió delante de la vista de los Gendarmes

Martes 06 de Agosto de 2019

Un grupo de periodistas que estaba cubriendo la detención de D. C. en la zona del barrio La Granada sufrió un ataque intimidatorio por parte de personas que estaban en la zona ante la mirada de personal de Gendarmería.

Los trabajadores de prensa estaban alrededor de las 16.15 en ese lugar cubriendo la detención del hijo de uno de los integrantes del clan Cantero, quien era requerido por la policía por portación de armas de fuego y que fue resistida por los familiares y vecinos.

Luego trascendió que el muchacho, que tendría entre 16 y 17 años, es hijo de Celestina Contreras y Máximo Ariel "El Viejo" Cantero, precisamente el hijo menor.

En un ambiente agresivo, y donde los vecinos salieron en defensa del joven, una mujer la emprendió a los gritos contra los periodistas diciendo que no tenían "nada que hacer" en el lugar.

>> Leer más: Cayó el hijo menor de "El Viejo" Cantero en barrio La Granada

Y tras cartón, comenzaron los piedrazos contra los móviles de Telefé Rosario, Somos Rosario y Cadena 3 -también estaba el de Radio 2-, que se llevaron la peor parte. Incluso el móvil de Cadena 3 lo rodearon varias personas entre chicos y grandes y comenzaron a patearlo con la periodista adentro.

"Nos sacaron a piedrazos", contó a La Capital Maxi Raimondi, movilero de Telefé Rosario, quien recalcó que las intimidaciones las recibieron delante del personal de Gendarmería, que no pudo hacer demasiado porque en algunos casos las piedras las tiraban chicos de entre ocho y diez años.

También la colega de Cadena 3, Muriel Yadanza, la pasó mal, puesto que una vez concluida la cobertura se subió al auto y mientras se acomodaba, fue rodeada por un grupo de "chicos y no tan chicos" que le patearon el auto.

"Me subí al móvil, me acomodé y empecé a a sentir ruidos. Cuando levante la vista estaba rodeada de unos diez chicos y no tan chicos que me pateaban el auto. Me quedé ahí, sin mucho que hacer y esperando que se vayan rápido", relató Mumi a La Capital.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario