Policiales

Unas doscientas personas reclamaron justicia por violencia en villa Banana

Militantes sociales y vecinos marcharon desde el Heca hasta el Centro Cultural y Comunitario Comuna Rebelde por el crimen de Javier Barquilla y el ataque a tiros contra Sergio Muñoz, quien está grave.  

Jueves 19 de Marzo de 2015

Dos centenares de militantes de la Agrupación María Teresa Rodríguez (MTR) y la organización Cuba Rebelde marcharon ayer a la mañana desde el Hospital de Emergencias hasta el Centro Cultural y Comunitario Comuna Rebelde, en el corazón de villa Banana, para pedir el esclarecimiento de un crimen y dar fuerza a la familia de un militante baleado cuando participaba de tareas culturales en la villa.

La oscura y violenta realidad de la villa Banana empezó a quedar al desnudo los primeros días de febrero cuando asesinaron a Javier Barquilla, un albañil de 37 años cuando intercedió para que cincc muchachos dejaran de golpear a su cuñado, Cristian, quien les había recriminado el robo a su casa. La secuencia del homicidio fue observada por Soledad Guzmán, una militante del Centro Comunitario que entonces pasó a quedar bajo la lupa y las amenazas de los agresores. Según testigos, la misma persona acusada de dar muerte a Barquilla es quien días más tarde baleó a Sergio Muñoz, que aún permanece internado en el Heca en estado delicado.

Bajo amenazas. Aquel día, tras el crimen, Soledad volvió a su casa donde se encontraban su hija de 7 años y su hijo de 4. "Reaccioné a agarrar a mi hijo y esconderlo porque se venían a mi casa. Pandu se metió con Wititi. Pandu es el traficante del barrio y yo sé que contando esto me estoy ganando la tumba, porque sé que las personas que reclaman aparecen muertas", detalló la joven que reiteró su temor de revelar lo sucedido por miedo.

Con valentía, aquel día Soledad dijo que "casi matan" a su hija de 7 años. "Cuando Pandu se metió a mi casa, patea la puerta preguntando dónde está Cristian, le digo «acá no hay nadie». La nena se ve que se asustó y quiso salir a buscar ayuda. Cuando sale, Pandu la para en la puerta y le apunta con el arma en el pecho, y yo atrás pidiéndole por favor que no la mate, que no le tire, que en mi casa no había nadie, que si quería que entre", manifestó acongojada. Y afirmó: "Javier (Barquilla) termina muerto por nada, por separar, por este Pandu que quiere manejar todo el barrio".

Cuando en respuesta al crimen de Barquilla, los militantes se aprestaban a realizar una jornada contra la violencia narco en el barrio, la noche del viernes 7 de marzo los mismos sicarios balearon a Sergio Muñoz, quien estaba en 27 de Febrero y Pascual Rosas cuando fue alcanzado por tres disparos en el pecho y el tórax y desde entonces está internado en el Heca.

"Queremos dar fuerzas a la familia de Sergio y de Javier en su pelea por la búsqueda de justicia", dijo Carolina Vicente, referente de Cuba Rebelde, en medio de la marcha que también apuntó a poder reabrir las puertas del Centro Cultural donde ayer se agruparon militantes y vecinos. "Hicimos las denuncias de la balacera y del crimen de otro compañero en fiscalía y ahora esperamos Justicia", concluyó la joven.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS