Policiales

Una puñalada en el cuello, final para una discusión por la reparación de una moto

Ocurrió en Gutiérrez al 2200 a las 6 de la mañana. La víctima caminó desangrándose 120 metros hasta caer muerta

Sábado 05 de Diciembre de 2020

A las 6 AM de este sábado un vecino de Gutiérrez al 2200, entre Oroño y Pasaje Arlt, se topó con el cuerpo sin vida de Martín Osvaldo Valviani. El hombre no dudó y llamó a la central del 911. Cuando la policía llegó constató en el cadáver una herida de arma banca en el cuello sobre el lado izquierdo y varias heridas superficiales en el tórax. Siguiendo un rastro de sangre a lo largo de 120 metros los uniformados llegaron hasta la casa de “Facu”, un mecánico de motos que vivía en Alvear 4929. Con las primeras luces del alba quedaban a la vistas manchones de sangre de un nuevo homicidio que llevaban a inferir la brutalidad de una pelea que le costó la vida a Valviani y puso en fuga a “Facu”.

“Este barrio no es tan complicado como otros, pero donde hay droga nada puede estar tranquilo. Acá (por la casa de «Facu») todos los días había juntada de muchachos hasta cualquier hora. En este caso parece que «Facu» estaba con el pibe muerto y empezaron a discutir por una moto que le había traído a arreglar”, indicó el vecino de barrio Matheu.

Gutiérrez al 2200 marca el límite tácito entre barrio Matheu y el Telefónico, un complejo de viviendas en modo monoblock pintado de amarillo que se desarrolla entre la cortada Arlt y Santiago. A media mañana de este sábado esa cuadra era una romería de vecinos que trataban de reconstruir lo sucedido a las 6 de la mañana. Un crimen en un barrio que sus vecinos calificaron con tranquilo. La primera postal del horror vecinal la marcó el cuerpo de Martín Valviani tirado entre dos árboles en la esquina de Gutiérrez y el pasaje Arlt en medio de un charco de sangre.

>>Leer más: Crimen en zona sur: un hombre fue asesinado de una puñalada en el cuello

La víctima tenía un importante corte sobre el lado izquierdo del cuello. Como prólogo del encuentro del cadáver un reguero de sangre marcaba el camino que había transitado Valviani, malherido y agonizante, hasta el lugar donde cayó muerto. “Mirá. No escuché nada y cuando me asomé al tipo ya se lo estaban llevando”, relató uno de los vecinos que residen en la esquina transformada en escena del crimen. “A mi me tocó lavar la sangre de la vereda. Un desastre”, indicó otro residente del lugar.

El rastro de sangre estaba impregnado sobre el pavimento a centímetros del cordón y se continuaba a lo largo de 120 metros. El principio del fin estaba sobre la vereda de la casa de Alvear 4929. “Acá vivía «Facu». Digo «vivía» porque después de todo esto se fue. Desapareció”, explicó una vecina de la cuadra, mientras trataba de entender el porqué de lo ocurrido. “Todos los días esta vereda es un juntadero. Todos los días. No se que fue lo que pasó, porque nadie escuchó nada. No sabemos que pasó. Pero las manchas de sangre marcan que fue áspero y el pibe muerto tuvo una agonía terrible. Parece que el muerto le reclamó a «Facu» algo sobre una moto que le había llevado para arreglar”, agregó. La sangre derramada de Valviani estaba esparcida a chorros cubriendo casi la totalidad de la vereda de tierra de 10 metros por 2.5 metros. Y a un costado un barbijo color negro. “Vivimos a diez cuadras de la Jefatura de policía. ¿Sabés para qué nos sirve eso? Para nada”, dijo indignado otro residente.

76728146.jpeg

La puerta de la casa de “Facu” parecía la de una vivienda de un adolescente que se quedó atrapado en el tiempo: “Los chicos estan bien”; “comadreja experience”; “radical radio”; “The limados”; “Decadencia” y un sticker de las Islas Malvinas en celeste y blanco, se leían entre otras calcos sobre la puerta de ingreso desvencijada. El postigo de la puerta estaba tapado con una manta. La puerta que daba al pasillo directamente estaba partida al medio entre el óxido.

“Esta era la casa de la abuela. Y el se fue quedando. Tiene tres hijos, pero a la mujer se la llevaron sus familiares porque ella estaba enamorada pero hay situaciones contra las que no se pueden. El (por Facu) es un buen pibe, pero no podes vivir así si tenes tres pibes”, reflexionó una vecina. “Sin embargo él una vez agarró a varios pibitos del barrio, los sentó y les dijo: no se metan con la falopa porque es verso que salís. No salís más”, recordó.

El cuerpo de Valviani permaneció como “NN” hasta pasado el mediodía de este sábado. Mientras era reconocido por sus familiares los vecinos hicieron su propia pesquisa atando cabos y buscando motivaciones. El caso quedó en manos de la fiscal de la unidad de homicidios Marisol Fabbro, quien comisionó a efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) para que recabaran información respecto a posibles testigos del asesinato y a la búsqueda de cámaras de videovigilancia públicas o privadas que ayuden a dilucidar la motivación del hecho.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS