Policiales

Una nena resultó herida al quedar en medio de un tiroteo

Tiene 12 años, iba con su abuelo en un auto y una bala le atravesó el cuerpo. Está fuera de peligro. Fue en el parque Alem, cuando agentes de la 9ª perseguían y enfrentaban a cuatro hombres en motos.

Viernes 06 de Julio de 2012

Una nena de 12 años resultó herida de gravedad el miércoles a la noche cuando el auto en la que viajaba junto a su abuelo quedó en medio de una balacera entre ladrones y policías en el parque Alem, a metros del Hospital de Niños Zona Norte. Ocurrió cuando un móvil de la comisaría 9ª perseguía a dos motos y en el enfrentamiento, según la versión oficial, un tiro disparado por un arma policial calibre 9 milímetros impactó en la parte trasera del vehículo. Tras perforar la chapa el proyectil alcanzó a la menor. "Le ingresó por la región dorsal, atravesó el abdomen y salió por la zona periumbilical", dijo la doctora Velia Peralta, subdirectora del Hospital de Niños Víctor J. Vilela, donde la niña fue operada y anoche permanecía internada fuera de peligro.

"Fue muy duro. De la nada pasamos de ir conversando a escuchar los gritos de mi nieta pidiendo ayuda. Ver sangre y no saber qué era lo que había ocurrido. Verla herida y tratar de manejar lo más rápido que se pudiera para llegar al Pami II. Todo fue muy feo", rememoró ayer Juan Carlos, el abuelo de Aldana, la nena baleada. "Gracias a Dios la bala no tocó ningún órgano vital y los médicos dicen que se va a poner mejor", comentó el angustiado abuelo.

Recorrido habitual. Aldana y su familia vive en inmediaciones de Gorriti y Monteagudo, en barrio Refinería y a la sombra de las modernas torres de Puerto Norte. Como la mayoría de las noches, el miércoles a las 20, el abuelo Juan Carlos y Aldana se subieron a la flamante Ford EcoSport de la familia y se dirigieron hacia el Pami II para buscar a Marcela, la tía de la niña que es enfermera en la sala de terapia intensiva del hospital. A esa excursión, además de Aldana solían sumarse una de sus amigas de la misma edad y una pequeña de un año, bisnieta de Juan Carlos. Algo que el miércoles no sucedió. "No quiero pensar lo que podría haber pasado si las nenas iban sentadas atrás", esgrimió Juan Carlos.

Al volante de su auto, el hombre transitó por avenida Candido Carballo, Avellaneda hacia el norte y después se internó al parque Alem por la avenida de los Trabajadores. "Ese trayecto lo hacemos día por medio, cuando vamos a buscar a Marcela al hospital. Es una zona que no está muy bien iluminada", recordó Juan Carlos. "Ibamos por la avenida cuando empezamos sa escuchar disparos. Entonces miré por el retrovisor y ví como dos motos doblaron como venían desde calle Drago. Entonces le dije a mi nieta: «Los de la moto son choros»", recordó.

"Cuando estábamos a la altura de calle Leguizamón una de las motos, color roja, intentó subir a la vereda para escapar por el parque, pero se cayeron. Al patrullero ya lo había visto por el retrovisor. Entonces aceleré y antes de llegar a calle Silva escuché el lamento de mi nieta: «Hay, abuelo». Se recostó sobre mi hombro y empezó a los gritos. Entonces aceleré más, doblé en Silva y fue al Pami II", contó el hombre con los ojos enrojecidos. La secuencia relatada, dijo, no duró más de 15 segundos.

Bala policial. Fuentes de la investigación, en manos del juez de Instrucción Hernán Postma, contaron que el patrullero de la comisaría 9ª comenzó a perseguir a dos motos con cuatro muchachos a raíz de un llamado al 911 que alertó sobre distintos arrebatos en la zona del Pami. "Desde una de las motos empezaron a disparar y los efectivos repelieron la agresión. Cuando doblaron por avenida de los Trabajadores, el auto de las víctimas quedó por delante de las motos y el móvil policial. Ese era el contexto cuando la menor fue baleada", explicó el vocero.

La fuente calificó el accionar policial como "de falta de idoneidad, aunque hay que esperar las declaraciones y las pericias para determinar si la actuación fue correcta o temeraria", explicó. A la dotación del patrullero se les retiraron las armas para ser peritadas, se les tomó declaración y fueron separados preventivamente del servicio.

En la vereda de avenida de los Trabajadores y Leguizamón, sobre el parque, quedaron tiradas una moto roja y un revólver calibre 22 con cinco cartuchos en su tambor, tres de ellos percutados. Una mancha de sangre alertó sobre la posibilidad de que uno de los maleantes hubiera sido herido (ver aparte).

El balazo que hirió a Aldana, en tanto, impactó en el baúl de la EcoSport, perforó la chapa, los asientos y atravesó el cuerpo de la nena. "Tuvo suerte porque el proyectil no tocó ningún órgano vital, sólo lesionó levemente el hígado. Pero los médicos dicen que todo va a estar bien", explicó otro familiar de la nena.

Aldana fue llevada por su abuelo al Pami donde trabaja su tía. Allí se improvisó un operativo de auxilio a la nena. "La gente del hospital se portó mil puntos. Lograron estabilizarla hasta que la ambulancia la trasladó al Vilela", recordó Juan Carlos.

"Al ingresar se la derivó al quirófano para una laparoscopía exploratoria. Estaba compensada y se comprobó que no había lesión graves, sólo en la zona inferior hepática. La niña reaccionó bien y tras la operación fue derivada a terapia intensiva. Está compensada, lúcida y con buen estado general", explicó la subdirectora del Vilela.

Finalmente, los familiares de Aldana comentaron que altos jefes policiales que se les acercaron, reconocieron que las pericias indicaban que el balazo que hirió a Aldana habría partido de un arma oficial.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS