Policiales

Una joven fue baleada y está grave por denunciar a los asesinos de su hermano

A los tiros en barrio Ludueña. Al muchacho lo mataron en agosto, y ella se tuvo que ir del barrio tras brindarle al fiscal los apodos de los acusados por el hecho.

Viernes 15 de Abril de 2016

La madrugada del martes 6 de octubre pasado Mario Nahuel Godoy, de 15 años, fue asesinado con un certero puntazo en el pecho en inmediaciones de Túpac Amaru y Campbell, una de las zonas más empobrecidas de barrio Ludueña. Una gresca que se enmarcó en una disputa entre dos banditas que pelean por su territorio: "Los de Campbell" y "Los de Solís". Carolina, una de las hermanas de Godoy, contó aquellos días que el adolescente fue asesinado por transeros con área de influencia en la zona de Túpac Amaru y Garzón. Y dio los apodos de los matadores. Quizás fue eso lo que marcó su futuro: el miércoles al mediodía la chica, de 25 años, caminaba por Magallanes y Túpac Amaru (a 100 metros de la comisaría 12ª) cuando fue atacada a balazos. Recibió al menos tres impactos calibre 22 en el abdomen y quedó internada en el Hospital de Emrgencias en estado reservado.

"Esto es parte de la misma historia. Hace seis meses le mataron al hermano. Después le vaciaron la casa en la que vivía en Magallanes y la vía y se tuvo que ir. La echaron y le dijeron que no volviera más. Pero el miércoles fue a la casa de la hermana, que vive a pocos metros, y se cruzó con El pelado y su mujer, Yanina. «¿Qué hace ésta gila por acá?», preguntó el hombre. Entonces fueron a buscar un fierro, él se lo pasó a Yanina y fue ella la que le disparó. Cuando ya la tenía en el suelo para boletearla, Carolina encogió las piernas y se hizo una bollito para que no le diera en la cabeza. Por eso zafó", contó una vecina allegada a la familia, quien pidió reserva de su identidad, como todas las personas que optaron por hablar, algunos de ellos situando el hecho en Liniers y las vías.

En Fiscalía. La misma semana del crimen de su hermano, Carolina del Valle L. fue a la Fiscalía de Homicidios y le relató al fiscal Rafael Coria: "Yo ví cuando lo mataron a mi hermano. A la puñalada el asesino se la removió en la boca del estómago. Después se fue a la casa de una de sus amigas y le dijo: «Ya está, ya lo maté. Ahora voy por Leo» y Leo es mi marido, el único hombre que queda en la familia, porque somos tres mujeres. Nahuel era el único varón", relató Carolina, quien apuntó como asesinos de su hermano a dos integrantes de una misma familia: "Tito" y "Chupete". Según sus dichos, esos hombres son parientes de un tal "Toro", sindicado como un vendedor de drogas radicado en inmediaciones de Túpac Amaru y Cullen.

Un cruce peligroso. Sus vecinos contaron que Carolina tuvo cinco hijos. La más pequeña, de un mes y medio, sufrió una muerte súbita esta semana. Tras ser expulsada de su casa de Magallanes y las vías, la mujer se instaló con 15 familiares en una humilde casa ubicada a diez cuadras de su anterior morada, al norte de la vía, junto a una vivienda custodiada por dos enormes Rottweiler. Los vecinos relataron que el miércoles al mediodía, aún en estado de shock por la muerte de su pequeña, la mujer cruzó la frontera que marca la vía. Una delgada línea que cuando fue expulsada de su vivienda le advirtieron que no debería traspasar.

"Ella fue de la hermana y salió a comprar un yogurt para los chicos. Entonces se cruzó con El pelado y Yanina que habían ido a buscar los pibes a la escuela. Al verla fueron a buscar el fierro y él se lo pasó a Yanina para que disparara. El Pelado es un choro viejo, se paseó por todas las comisarías de Rosario y todo esto a la 12ª (la comisaría de Solís y las vías) le conviene. Hay quilombo y la comisaría saca su tajada. Mario (Godoy) es el segundo hermano que le matan a Carolina. Y nadie investigó nada. Por el crimen de Mario metieron en cana a un pibe y al mes lo dejaron libre", explicó una doña con un bebe en brazos.

Venganza. A Carolina la trasladaron al Heca donde fue operada. "Las balas 22 son muy verdugas, livianitas. Y como ella se movió mucho, el plomo le hizo un desastre. Le perforó los intestinos y no se que más. Ella decía: «Déjenme así me voy con mi hermano y mi hija». Estaba como entregada, pero la está pudiendo sacar adelante", relató otra vecina.

Mujeres no tan allegadas a Carolina, en tanto, contaron otra versión. Dijeron que la mujer no es ajena a la venta de drogas y que la balacera en la que resultó herida se produjo en Liniers y las vías. Como suele pasar en los barrios periféricos, todo depende del cristal con el que se miran los sucesos y los amores y odios que los rodean. Momentáneamente la investigación del ataque contra Carolina está en manos de la Fiscalía de Flagrancia en turno.

Le dispararon desde una moto

Melina S., de 15 años, estaba junto a un grupo de amigos en Frías y San Martín, en la zona sur de la ciudad, cuando recibió un disparo en el rostro efectuado presuntamente por los ocupantes de una moto y sin motivo alguno. La adolescente fue derivada al Hospital Roque Sáenz Peña y luego trasladada al Heca.
 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario