Policiales

Una joven embarazada de 7 meses fue baleada, tuvo a su beba y murió

El 5 de abril, en Santa Fe, estaba en la vereda cuando quedó en medio de un tiroteo entre bandas. La niña nació el lunes 9 y Sandra, de 24 años, falleció anteayer. Tenía otras dos hijas pequeñas.

Martes 17 de Abril de 2012

Santa Fe. - Una joven de 24 años baleada diez días atrás en el marco de un enfrentamiento entre bandas cuando estaba embarazada de siete meses murió el domingo al mediodía. La víctima se encontraba internada en el Hospital Cullen, donde días después de ser herida se le indujo el parto para que diera a luz a su hija, actualmente en una incubadora. Al cierre de esta edición la policía continuaba con la búsqueda del homicida de la mujer, que tenía además otras dos hijas pequeñas que quedarán al cuidado de su abuela y la pareja de ésta.

"Estamos totalmente destrozados, no sabemos qué hacer. Lo único claro es que nos tenemos que hacer cargo de las nenas, pero no paramos de llorar", decía ayer al Diario Uno de Santa Fe Angel Cardozo, un par de horas después del funeral de la hija de su pareja.

En la vereda. El pasado jueves 5 de abril, alrededor de las 18, Sandra Guadalupe Pelozo estaba tomando mate en la puerta de su casa de Santiago de Chile al 8000, en el barrio de Pompeya, en la capital santafesina. La muchacha se encontraba con su madre, Miguela Mancuello, de 50 años, cuando se desencadenó un tiroteo entre los ocupantes de dos vehículos: un Fiat Duna color crema y otro auto que, según algunos testigos, podría haber sido un Renault 12 blanco.

"Mi mujer y mi hija estaban sentadas en la vereda tomando unos mates y yo arreglaba un toldo del negocio, cuando repentinamente sentimos tiros. Entonces Sandra se tomó el pecho y dijo que le dolía mucho. Enseguida la llevamos hasta el Hospital Mira y López, para que la atendieran urgente, y una hora después, cuando consiguieron una ambulancia, la trasladaron al (hospital) Cullen", recordó Cardozo, de 41 años.

Embarazada de siete meses, la joven de 24 años había recibido una bala sin orificio de salida en el tórax que le perforó un pulmón. "Pasó un auto color claro y uno de los ocupantes disparó desde el interior", contó entonces la madre de la víctima a la policía.

Parto. Los médicos que evaluaron la situación de la joven decidieron inducir el nacimiento del bebé con la idea de esperar a que Sandra se recuperara para luego operarla y quitarle la ojiva que había quedado alojada en el tórax.

Así, el pasado lunes 9 nació Sandra de los Milagros. La beba, sietemesina, se encuentra actualmente en una incubadora de neonatología del hospital Cullen. Por su parte, Sandra continuó internada a la espera de ser operada. Sin embargo, no pudo evolucionar favorablemente para llegar a esa instancia.

"Pensamos que con el nacimiento de la beba ya estaba dado un paso importante y lo único que faltaba era que los médicos pudieran salvarle la vida a Sandra. Pero lamentablemente eso no pudo ser", recordaba ayer, muy angustiado, Cardozo al Diario Uno de Santa Fe.

"Lo único claro es que nos tenemos que hacer cargo de las nenas", repetía, en alusión a Sandra de los Milagros y sus otras dos nietas: Yamila, de 7 años, y Camila, de 5.

Pista. Por su parte, efectivos de la Agrupación Unidades Especiales de la Unidad Regional I continuaban buscando al cierre de esta edición a los ocupantes de un vehículo color claro desde el que habría partido el disparo que hirió mortalmente a la mujer embarazada.

En principio, los investigadores estimaban que el disparo que hirió a la joven no la haya tenido como destinataria. El caso es seguido por personal de la subcomisaría 3ª de la capital santafesina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario