Policiales

Una familia vivió una verdadera pesadilla durante una entradera en la zona sur

Dos delincuentes ingresaron a una vivienda de Alvear al 4.500, y le pusieron un arma en la cabeza a la hija para que le entregaran el dinero. Se llevaron 54 mil pesos y otros elementos 

Miércoles 09 de Diciembre de 2015

Una familia de la zona sur vivió una verdadera pesadilla cuando dos delincuentes ingresaron a punta de pistola al domicilio que habitan, le pusieron un revólver en la cabeza a la hija del matrimonio y lastimaron a la dueña de casa. Tal fue el grado de violencia que debieron soportar que ahora el marido se quiere ir a vivir a otra ciudad. 
 
"La agarraron de los pelos a la nena, le pusieron un revólver en la cabeza y a mi mujer le dijeron danos la plata o te matamos a la nena", explicó Fabián, el esposo de la víctima. "Hicieron un desastre", se quejó con razón.  
 
Sucedió hoy en Alvear 4551, cuando una mujer estaba sacando el vehículo de la cochera cuando fue abordada por dos delincuentes que aprovecharon el momento en que quedó abierto el garage, la redujeron y la obligaron a ingresar nuevamente a la casa. 
 
"Mi mujer estaba saliendo con la camioneta, la sacó porque se iba de viaje, y cuando estaba por cerrar la puerta del garage se le metieron dos delincuentes", arrancó relatando Fabián, el esposo de la mujer asaltada, quien agregó que tiene dos cortes en la mano y otro detrás de la cabeza, debajo del pelo.  
 
Y enseguida continuó con su relato estremecedor. "A la nena, que se estaba bañando, la sacaron de los pelos, se lo quisieron cortar y le pusieron el revólver en la cabeza", contó el marido de la víctima en diálogo con Canal 5. 
 
"Nos robaron 54 mil pesos, que era todo lo que teníamos. Es imposible vivir así", sentenció, desconsolado. 
 
Además del dinero se llevaron otros objetos, y la mujer, de 54 años, debió ser atendida en el Hospital de Emergencias "Clemente Avarez". 
 
"A la nena le hicimos una placa, porque tiene una pequeña mancha en la cabeza, por un culatazo que le dieron, mientras que a mi mujer cuando le quisieron sacar la bolsa con la plata, le cortaron la mano. No se puede vivir más así", dijo, con una mezcla de impotencia e indignación por lo sucedido. 
 
Ahora Fabián, cansado de la inseguridad, está pensado en irse de la ciudad a vivirse a otro  lado, por que esta es la segunda vez que le entran a robar a su casa. 
 
"Vendo la casa y me voy, ya no se aguanta más", relató este hombre, antes de contar que hace poco le robaron y le pegaron en el lugar donde trabaja. 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario