POLICIALES

Una chica seguirá detenida por participar de una violenta agresión y amenazas

Magalí Micaela S. seguirá presa por apuñalar y amenazar a una joven en el marco de una agresión violenta en la que fue asesinado un hombre de 38.

Martes 03 de Agosto de 2021

Una joven de 18 años seguirá detenida por su participación en un brutal episodio en febrero pasado, cuando murió un hombre que intentaba salvar a su hermana de una violenta agresión originada por un problema entre niños en el barrio Villa Urquiza. Se trata de Magalí Micaela S., quien fue detenida acusada de apuñalar a la mujer, también agredida por otros familiares, y amenazar con un arma blanca a una vecina que al parecer filmaba los sucesos. Este martes la defensa pidió morigerar la medida cautelar de prisión y propuso un arresto domiciliario, pero el fiscal Gastón Avila se opuso y el juez Gonzalo López Quintana rechazó el planteo. Así, la joven continuará tras las rejas imputada de tentativa de homicidio, lesiones leves y amenazas calificadas por el uso de arma, así como amenazas simples.

Los delitos que le atribuyen a Magalí S. fueron perpetrados en el marco de un violento y absurdo incidente barrial que le costó la vida a Leonel Darío Gallegos, de 38 años. Por el crimen está imputado el padre de Magalí, Rubén “Polaco” S., y uno de sus hermanos, Rubén Ismael S.

Secuencias

Según la reconstrucción de los hechos realizada por el fiscal Gastón Avila el hecho ocurrido la noche del 19 de febrero pasado en Cullen al 2500 se desató a partir de una discusión entre dos vecinas porque un niño había golpeado a una nena.

>>Leer más: Una pelea de niños, prólogo del feroz asesinato de un hombre en zona sudoeste

Esa agresión había ocurrido dos días antes cuando un niño de 12 años de la familia S. le pegó dos veces a la hija de 10 años de Yamila Gallegos. Dos días después, el viernes 19 de febrero cerca de las 22, Yamila fue hasta Cullen al 2500 a buscar a la niña a la casa de una amiga. Y mientras estaba esperando en su moto que la atendieran apareció una hermana de Magalí que comenzó a increparla hasta que en un momento salieron otros cuatro miembros de la familia S. y atacaron a la mujer.

“Me empezaron a pegar entre todos trompadas y también me dieron puntazos. No sé bien con qué porque no podía ver, pero estoy toda cortada. También soltaron a su perro pitbull que me mordió atrás de la pierna. Mientras tanto también le pegaban a mi hija”, relató Yamila, quien además de los golpes sufrió un puntazo en el abdomen.

La brutal agresión contra la mujer, que debió ser internada, originó una secuencia posterior cuando su marido y su hermano fueron a rescatarla. Ambos se enteraron de lo que estaba pasando cuando la hija de Yamila, que también fue golpeada, pudo escapar gracias a la ayuda de un vecino y corrió cinco cuadras hasta su casa para contar lo que le estaba pasando a su mamá. Cuando Leonel y su cuñado llegaron a la escena los S. se metieron en su casa. Pero la violencia no terminó ahí.

Según la reseña planteada en ese momento por el fiscal, el Polaco y sus dos hijos “armados con una botella de vidrio y al menos dos cuchillas” para reanudar el ataque. El padre de los S. le pegó un botellazo en la cabeza a Leonel, lo hizo caer al piso y entonces le empezó a pegar sin parar. En esa misma escena su hijo le clavó a Gallegos una cuchilla de gran tamaño en el pecho, lesión que le causaría la muerte.

>>Leer más: Imputan a un hombre y a dos de sus hijos por un salvaje ataque mortal

Entonces el Polaco le sacó la cuchilla del pecho a Gallegos para ir a atacar a Yamila, quien por su parte estaba siendo golpeada y apuñalada por Magalí en el pecho y la cabeza. Aun herido de muerte, Leonel se pudo levantar para intentar ayudar a su hermana pero entonces el Polaco lo tumbó de una patada en el pecho tras la cual no se levantaría.

Imputaciones

Por lo ocurrido hasta ese momento Magalí fue imputada por la tentativa de homicidio contra Yamila. Pero una vez terminadas las agresiones contra los hermanos Gallegos, cuando la familia S. se disponía a meterse de nuevo en su casa, Magalí vio que una vecina estaba filmando todo. Entonces se acercó, la amenazó con la cuchilla, le dijo que la iba a matar y le tiró unos puntazos que le ocasionaron lesiones superficiales en el cuello.

Momentos después llegó la policía y se llevó detenidos al Polaco S. y a sus hijos Rubén y Magalí. Entonces, ya a bordo del patrullero, la joven lanzó una nueva amenaza a la vecina: “Ya voy a salir otra vez y te voy a terminar de matar hija de puta”. Esa última secuencia le valió más imputaciones por lesiones leves, amenazas calificadas por el uso de arma y amenazas simples.

Rubén “Polaco” S. y sus dos hijos quedaron en prisión preventiva por el plazo de ley de hasta dos años. Ayer la defensa de Magalí pidió rever esa medida cautelar y morigerar la prisión con un arresto domiciliario. El fiscal se negó y el juez también rechazó el pedido. Así, los tres S. continuarán detenidos como coautores de distintos delitos en el marco de ese violento episodio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario