Policiales

Una agente penitenciaria denunció a dos de sus superiores por abuso sexual

Aseguró que fue violada por el director y el subdirector de la cárcel de Coronda. Más tarde fue despedida.

Miércoles 06 de Noviembre de 2019

Una suboficial del Servicio Penitenciario de Santa Fe denunció a dos superiores por violación y amenaza de muerte en la cárcel de Coronda, de donde fue despedida tras catorce años de servicio. "Parte de mi vida está destruida", aseguró la mujer, de 39 años.

La denunciante, que ayer se constituyó como querellante en la causa, contó que todo empezó en junio de 2017, cuando fue asignada a una garita apartada del resto del personal en condiciones insalubres, ya que no tenía luz, agua, baño ni teléfono. Luego de realizar los reclamos a sus superiores, quienes eran el director y el subdirector de la cárcel de Coronda abusaron sexualmente de la mujer, según consta en la denuncia.

"Abrieron la puerta de un empujón. Como eran mis superiores me puse de pie", narró. Dijo que ambos hombres, identificados como M. y S., la violaron en la garita y la amenazaron de muerte.

"Me tiró del cuello de la campera y me la bajó hasta los brazos, me paralizó. El otro me arrancó el botón del pantalón y me rompió el cierre", recordó.

La denunciante aseguró: "Intentaba gritar pero no me salía la voz. Forcejeé para tirarme al piso. No tuve escapatoria, me agarraron del cuello, las piernas. Me dejaron tirada". Y afirmó que M. la agredió físicamente antes de que se retiraran.

La víctima los siguió. "Les dije que los iba a denunciar y M. me dijo que si denunciaba me iban a hacer desaparecer a mí y a mi familia. Me dijeron: «No te olvides que tu marido trabaja en la cocina, con presos y cuchillos». Cuando fui a contarle a la secretaria, ella me dijo: «Acá las cosas son así»", manifestó en su relato a Rosario 12.

>> Leer más: Imputaron a un alto jefe policial de la UR XVIII por violación y quedó detenido

Finalmente, dijo que días más tarde faltó al trabajo por una infección urinaria, para lo cual dio aviso telefónico y también llevó un certificado médico, pero la administración del Servicio Penitenciario le abrió un sumario administrativo por falta injustificada y horas más tarde la suspendieron.

"La despidieron por decreto", aseguró el abogado de la víctima, Martín Mazzeo.

Hoy la mujer se constituyó como querellante en la denuncia por abuso sexual con acceso carnal, abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes de funcionario público y amenazas coactivas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario