Policiales

Un policía y sus dos hijos, presos por una mortal golpiza a un ladrón

Tras ser asaltados por un joven en su casa de Villa Gobernador Gálvez salieron a buscarlo y lo encontraron a tres cuadras. Mario Fernández fue atacado mortalmente.  

Martes 16 de Junio de 2015

Un suboficial de la policía rosarina y sus dos hijos deberán permanecer en prisión imputados de la muerte de un joven al que, según la acusación, cuatro meses atrás le propinaron una brutal paliza luego de que ingresara a robar a la casa del efectivo en Villa Gobernador Gálvez. Como consecuencia de los golpes, el presunto ladrón murió dos meses después en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez. Ayer, un juez penal les dictó a los tres hombres prisión preventiva sin plazos en una audiencia imputativa celebrada en los Tribunales.

El violento episodio ocurrió cerca de las 21 del pasado martes 24 de febrero. A esa hora, según el relato oficial, un hombre ingresó a la casa del sargento Sergio Daniel M., de 49 años, en Riccheri al 2700 de Villa Gobernador Gálvez. Luego del atraco, el policía y sus dos hijos, Walter de 22 años y Nicolás de 19, salieron tras los pasos del delincuente.

Persecución. Al parecer, M. y sus hijos persiguieron al asaltante unas tres cuadras hasta que lo alcanzaron y le asestaron una golpiza. A la agresión se sumaron de manera ocasional algunos vecinos que se enteraban, de acuerdo a fuentes del caso, que la persona atacada había estado robando.

"Lo atacaron con palos y lo pasaron por arriba con una moto cuando estaba desvanecido en el suelo", explicó el vocero consultado.

El incidente tuvo las características de un linchamiento. Según la referencia de testigos, al supuesto ladrón le pasaron por encima a la altura de la cintura con una moto Motomel negra que fue secuestrada a los agresores por la policía.

Tras el ataque, el asaltante identificado como Mario Sergio Fernández fue internado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez donde murió en abril pasado a raíz de las heridas que sufrió.

El caso comenzó a ser investigado por la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro y el sábado pasado efectivos de Asuntos Internos detuvieron al suboficial —trabajaba en la comisaría 27ª de Arroyo Seco— y a sus dos hijos en la vivienda del efectivo.

Ayer a la mañana la fiscal acusó a los tres imputados del delito de homicidio calificado por ensañamiento y con el concurso premeditado de dos o más personas en calidad de coautores. Fabbro relató las evidencias recogidas en el caso para imputar al efectivo y a sus hijos, y aclaró que reservaba la identidad de algunos testigos. Asimismo, requirió la prisión preventiva sin plazo de los tres acusados.

No premeditado. El juez Héctor Núñez Cartelle dispuso avalar el pedido de la fiscal, salvo la accesoria de la alevosía por considerar que fue un acto espontáneo de los acusados junto a varios vecinos de carácter no premeditado. El magistrado determinó la prisión preventiva sin plazos por homicidio agravado por ensañamiento en concurso de dos o más personas.

Objeciones. A su turno, la defensora oficial Susana Brindisi objetó la calificación legal planteada por la fiscalía y sostuvo que la figura penal "correcta" es la de homicidio simple. "La reserva de identidad de los testigos lesiona el derecho de defensa de mis asistidos", sostuvo Brindisi.

La letrada se opuso a la medida cautelar pedida por Fabbro y requirió la excarcelación de los acusados. Como medida alternativa, la abogada planteó la prisión domiciliaria de sus asistidos y, en forma subsidiaria, peticionó que el plazo de la prisión preventiva no exceda los 60 días.

Luego de la réplica de la fiscal, Brindisi planteó la posibilidad de calificar al hecho como homicidio en riña, pero Fabbro se opuso a que le atribuyan esa figura penal a los acusados. Finalmente, luego de escuchar a la fiscalía y a la defensa, el juez Héctor Núñez Cartelle les dictó la prisión preventiva sin plazo a los tres imputados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS