Policiales

Un policía detenido por robarle a su tía y extorsionarla

El oficial, que también es psicólogo, entró a la casa de su familiar, robó dinero y se llevó un perro por el que pidió rescate. Cayó junto a un cómplice.

Lunes 18 de Febrero de 2019

Un agente policial y psicólogo fue detenido por efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) de Santa Fe acusado de extorsionar y cometer un hurto calificado en perjuicio de su tía, una mujer mayor afincada en Mitre al 3900 del barrio Candioti de la capital provincial.

El hecho ocurrió el 10 de febrero pasado cuando una mujer fue a misa en horas de la tarde como lo hace regularmente y al regresar al cabo de dos horas a su vivienda vio que la puerta estaba entreabierta y si bien en el interior no había signos de violencia, constató que le habían robado dinero tanto en pesos como en moneda extranjera, el teléfono celular y hasta el perro. Como remate del hecho, la mujer encontró varias hojas manuscritas amenazantes en la que le exigían el pago de una abultada suma de dinero para no matar al animal y devolvérselo.

La mujer quedo perpleja por la situación y en un principio no supo como actuar. Dos días después, el martes 12, recibió una llamada telefónica intimidatoria en la que el extorsionador le exigía el pago del rescate, el que debía dejar en la Plaza de las Banderas, ubicada a pocas cuadras de su casa.

Ante tal situación la víctima denunció lo ocurrido ante la fiscal María de los Milagros Parodi, que convocó a la Policía de Investigaciones (PDI) de la Unidad Regional I y para esclarecer el suceso.

Muy llamativo

En ese marco, los investigadores dialogaron con la mujer y pusieron proa todos juntos y de civil a la Plaza de las Banderas, aunque el extorsionador no concurrió a la cita. Al mismo tiempo los pesquisas articularon los elementos del caso de una manera lógica: la puerta de la vivienda de la víctima estaba abierta cuando ella volvió de misa. No hubo violencia dentro de inmueble. El dinero faltante estaba resguardado en un lugar preciso e invisible. El ladrón había dejado la nota sobre la mesa del comedor para que ella la leyera. Y le llevaron además su celular el perro, que no reaccionó frente a la presencia de un "extraño".

En ese contexto, los pesquisas determinaron que podía ser alguien conocido o un pariente de la víctima, quien conocía al dedillo el movimiento de la casa. En ese marco detuvieron al sobrino de la mujer, psicólogo y oficial de Medicina Legal de la policía santafesina F.A.C., de 43 años, en la comisaría 1ª y mientras ejercía sus funciones.

Tras ello los pesquisas fueron hasta su vivienda y secuestraron un celular y su chaqueta de uso profesional como elementos de prueba.

En la audiencia imputativa presidida por el juez Jorge Patrizi, el profesional asumió su responsabilidad y además dijo dónde estaba el perro de su tía. El animal fue buscado el viernes por la PDI en la ciudad de Recreo en la casa de un amigo del psicólogo identificado como J.J.M., de 59 años, quien quedó acusado de ser cómplice de la maniobra ya que en su casa encontraron dinero en efectivo de moneda extranjera y pesos argentinos, un teléfono celular y varias escrituras con la misma caligrafía que las amenazas extorsivas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});