Policiales

Un niña murió en un colegio alcanzada por bala perdida de una persecución policial

La pequeña de 13 años fue alcanzada por un disparo de arma de fuego hoy por la mañana en el colegio Parroquial Félix Burgos, ubicado en la localidad bonaerense de Morón. 

Lunes 25 de Agosto de 2014

Una niña de 13 años murió esta mañana al ser impactada por un disparo cuando se encontraba en el patio de su colegio, en el distrito bonaerense de Morón, y en las inmediaciones se producía una persecución policial con tiroteo.

El hecho se produjo alrededor de las 9:00 en el colegio Parroquial Félix Burgos, ubicado en la intersección de Santiago Solari y Chile, de ese distrito de la zona oeste del Gran Buenos Aires.

La alumna, identificada como Sabrina Olmos, fue alcanzada por un disparo en el pecho cuando se encontraba en el recreo y cayó gravemente herida, en momentos en los que por la calle la Policía perseguía a delincuentes que escapaban en un auto robado.

Aparentemente, la nena fue alcanzada por una bala, cuyo origen será establecido por las pericias, que rebotó en un portón y se introdujo en el patio descubierto del colegio.

Las autoridades del colegio llamaron a una ambulancia, pero ante la tardanza de la misma, trasladaron a la alumna herida en un auto a una sala de salud de la zona, donde murió pocos minutos más tarde.

“Llegó al centro de salud inconsciente. Las tareas de reanimación no dieron resultado. Tenía una herida a la altura exacta a la altura del corazón”, indicó Carlos Grillo, subsecretario de Salud de Morón. Según se informó posteriormente, la policía detuvo a un sospechoso de haber participado en el tiroteo que tuvo el trágico final, además de secuestrar un auto Fiat Palio y un arma de fuego.

El detenido fue desde la fiscalía de Morón como José Luis Rodríguez, alias “Coche”, de 25 años y residente en la zona de los hechos. El sujeto cuenta con antecedentes penales, entre ellos una condena a cinco años de prision por robo a mano armada Jorge Medina, representante legal del colegio, calificó el hecho como “una muerte inexplicable” e informó que la menor era sobrina de una docente del colegio.

El directivo informó que se había solicitado a la Dirección de Educación Privada (DIEGEP) provincial apoyo psicológico para que los demás alumnos puedan asimilar el duro golpe. El caso es investigado por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 5, del Departamento Judicial de Morón, que dispuso el secuestro de todas las armas usadas en el tiroteo.

El fiscal Claudio Oviedo informó a la prensa que todo se inició pasadas las 8:30 cuando un delincuente robó un automóvil en la calle Julián Pérez, de Morón. Ante la rápida denuncia policial y el rastreo satelital se inició una persecución del malvivientes, quien iba acompañado al menos por un cómplice.

El fiscal Oviedo indicó que en el marco de esa persecución se produjo un primer tiroteo, a varias cuadras del colegio, con disparos de ambos lados. En ese primer enfrentamiento quedó inutilizado el móvil policial que perseguía a los ladrones, pero rápidamente se sumaron otros dos patrulleros, por lo que se retomó la persecución y ya a la altura del colegio se produjo un nuevo tiroteo.

“El proyectil de alguna de las armas que participaron en este enfrentamiento es el que, de alguna manera que se va a determinar con el curso de las pericias, traspone el paredón e impacta en el cuerpo de la víctima”, indicó el fiscal.

La persecución continuó hasta que “a dos o tres cuadras, los móviles policiales le cierran el paso y lo obligan a chocar” al auto de los malvivientes. El fiscal dispuso que la Gendarmería se haga cargo de las pericias, y ordenó el secuestro de armas, vainas servidas y proyectiles. Según trascendió, en el auto en el que iban los delincuentes se encontró un revólver calibre 32 largo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS