Policiales

Un joven quedó preso por balear a un vecino dos veces en un día

Por dos ataques a tiros en un día contra un joven que a fines de mayo fue gravemente herido en Villa Nueva, un vecino fue imputado de abuso de arma, portación de arma y tentativa de homicidio.

Martes 28 de Julio de 2020

Por dos ataques a tiros en un día contra un joven que a fines de mayo fue gravemente herido en Villa Nueva, un vecino fue imputado de abuso de arma, portación de arma y tentativa de homicidio. El primer incidente fue una advertencia. El segundo, un atentado cometido por cuatro atacantes que llegaron armados hasta la casa de la víctima. Lo llamaron a los gritos y, al no poder entrar, uno disparó ocho balazos a través de una ventana.

El juez Nicolás Vico Gimena le dictó prisión preventiva por el plazo de ley a Brian Darío S., a quien el fiscal Adrián Spelta imputó dos ataques del 28 de mayo pasado en Campbell y Espinosa, en zona sudoeste. Según la acusación, a las 17 de ese día Brian se acercó a la casa donde su vecino Elías Nicolás F., de 26 años, estaba en la vereda con un amigo. Tras discutir y cruzar amenazas le pegó un culatazo en la cabeza y le disparó a los pies para intimidarlo, sin herirlo. Por ese hecho fue acusado de abuso y portación de arma.

Horas más tarde, según el fiscal, el acusado irrumpió una vez más en ese domicilio en compañía de otras personas y "en colaboración con su pareja". Eran las 23.15 y Elías estaba en la puerta con su amigo. Cuando vio al llegar al grupo armado alcanzó a resguardarse pero desde un patio de entrada uno de ellos le disparó a través de una ventana. El joven fue trasladado al Heca con heridas en el cuerpo y el rostro y quedó internado en grave estado. A su amigo, que no alcanzó a refugiarse, le gatillaron dos veces pero se salvó porque no salieron las balas.

En este caso Brian S. fue imputado como "coautor funcional" de un intento de homicidio. Esa misma noche había sido detenida su pareja, Débora C., acusada de oficiar de "campana" mientras el grupo perpetraba la balacera. Según la acusación, desde la puerta de su casa ubicada a media cuadra ella les hizo señas para que se retiraran tranquilos y ocultarse en esa vivienda del pasaje 1892 al 4000.

Cosa de guapos

Según la investigación, los disparos tuvieron como trasfondo una disputa por el negocio de drogas en el barrio. Aunque luego el principal testigo y la víctima modificaron su declaración para decir que se trató de una pelea por definir quién era "el más guapo del barrio".

"Se están tiroteando. Creo que venden droga y se están peleando por el puesto", dijo un vecino que las dos veces llamó a la policía y describió los movimientos de los atacantes. Los efectivos que a la noche llegaron al lugar encontraron en la vereda a Débora C. Le secuestraron un revólver calibre 32 y, dentro de la casa, una bolsa de con diez municiones de distintos calibres. Un testigo de identidad reservada dijo que no encontraron a los autores de la balacera porque huyeron por los techos de esa vivienda.

A partir de las primeras declaraciones el fiscal Spelta ordenó allanamientos en los que Brian no fue hallado pero sí se encontraron varias armas y celulares. Entre los testigos el amigo de la víctima que presenció los dos ataques contó que en la primera discusión, la de la tarde, Brian "disparó dos veces sin pegarle" a Elías. Y que volvió a la noche con otras tres personas armadas. "Nicolás ingresa a la casa y traba la puerta. Yo me quedé en la vereda y estos hombres sacan las armas. Un flaco alto, una pistola plateada; Brian, el marido de Débora, una ametralladora. Y los dos restantes una pistola negra cada uno".

Relató que uno de los ellos le apoyó una pistola en el pecho y lo hizo entrar y arrodillarse en un patio delantero, mientras el más alto le gritaba a Nicolás "abrime la puerta que quiero entrar". "En ese momento carga la pistola y comienza a dispararle a Nicolás, unos ocho disparos. Brian y los petisos salen corriendo", indicó. Antes de irse, el tirador le gatilló dos veces a la cabeza sin que salieran los disparos. Dijo que luego salió Nicolás herido gritando "me muero, me muero" y lo llevaron en un patrullero al Heca.

Mudanza

"No lograron entrar a mi casa pero me tiraron desde la ventana. Uno solo tiró pero estaban todos armados", aportó al reponerse de las heridas la víctima, que primero atribuyó la pelea a una cuestión de drogas y luego lo negó. Tras recibir amenazas debió mudarse de su casa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario