Policiales

Un joven fue baleado en el pecho en un tiroteo en el barrio Las Delicias

Tiene 19 años y estaba con amigos cuando al parecer llegó un hombre y comenzó a disparar. Anoche estaba grave en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez con pronóstico reservado. 

Sábado 19 de Septiembre de 2015

Callao y Cazadores, barrio Las Delicias. En esa esquina, la noche del jueves cuatro hombres tomaban vino al costado de un Ford Falcon estacionado frente a la plaza Doctor Tabares. Hasta que llegó un hombre de a pie y disparó al menos diez veces. Cuatro balazos impactaron en el lateral izquierdo del auto, otros tres en los árboles y uno dio de lleno en pecho de un chico de 19 años llamado Joel Alejandro G.

"Yo volvía de hacer mandados y me encontré con dos muchachos que venían corriendo. Oí los disparos, los conté. Eran entre 15 y 20. Y no tiraban de un solo lado. No sabe cómo me asusté, parecía que el corazón se me salía por la boca. Caminé rápido y me metí en el club Estrella Federal. Y los dos pibes entraron conmigo. Yo tenía miedo de que los siguieran corriendo y una bala me pegara a mí. Entonces llamaron una ambulancia y a la policía. La verdad es que vivir así cansa". Así vivió una doña de la cuadra la balacera en la que fue herido Joel. Media docena de vecinos que dialogaron con este diario enmarcaron la disputa entre una disputa entre gavillas del lugar.

Joel quedó internado grave con pronóstico reservado en el Hospital Clemente Alvarez. "Dicen que está complicado", explicó otra vecina. El Falcon gris con puertas naranjas junto al que estaban los agredidos fue incautado y quedó estacionado frente a la seccional 21ª.

A los tiros. Pasadas las 22 del jueves un Falcon estaba estacionado entre dos árboles en la esquina de un amplio depósito ubicado en la esquina de Callao y Cazadores. Su capó estaba orientado hacia el oeste, hacia la calle Corralito.

Los vecinos contaron que cuatro muchachos estaban tomando vino y hablaban entre ellos sin medir el volumen de voz. "Una amiga me contó que los oyó jactarse de cosas que habían robado durante el día. Y que estaban en eso cuando llegó uno a pie y los cagó a tiros. Y le respondieron", comentó una joven.

Los vecinos indicaron que no hubo más diálogo que el de las armas y los balazos marcaron el desbande. En el Falcon quedaron cuatro impactos en el lado izquierdo en una cubierta, las puertas y el postigo de la puerta trasera. El auto quedó en el lugar con su puerta delantera izquierda abierta.

El agresor se perdió entre las sombras. Los agredidos se dividieron al menos en dos grupos. Joel, herido con un balazo en el tórax, y otro muchacho corrieron más de 150 metros por Cazadores hasta Corralito y doblaron hacia el club Estrella Federal donde buscaron refugio.

"El pibe tenía un balazo en el pecho por sobre la tetilla, creo que del lado izquierdo. No lo miré mucho porque me preocupaba que me pegaran un balazo", indicó una doña. El ingreso del herido echó por tierra la calma en el club. A los pocos minutos la zona se pobló de patrulleros y una ambulancia del Sies llevó a Joel al Heca.

Mala suerte. "¿Lo balearon a Joel? ¿Dónde está? Pero cuánta mala suerte. El miércoles por la noche cuando volvía con Ale, su papá, le robaron la moto acá en la puerta de su casa. Eran varias motos que andaban dando vueltas, como esperando que llegaran. Y cuando iban a entrar le robaron la moto", contó una vecina del pibe herido en inmediaciones de su casa de Rodríguez al 5300, a cuatro cuadras de la escena de la balacera.

"Son gente muy trabajadora —agregó—. Ale trabaja en panificación y por lo que me comentó hace unos días Joel también. Lo único que le puedo decir es que es gente por la que pondría las manos en el fuego".

La versión de lo sucedido que manejaba la Fiscalía de Flagrancia contrastaba con lo relatado por los vecinos. La versión oficial indicó que Joel G. fue baleado desde otro auto cuando estaba en el interior del Falcon, que era de su propiedad.

Además de Flagrancia, dada la gravedad del incidente, fue anoticiado el fiscal de Homicidios Adrián Spelta. El Ministerio Público de la Acusación se mostró cauto respecto del móvil de lo ocurrido, aunque claro está la hipótesis de robo corría muy relegada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS