Policiales

Un joven denunció que fue golpeado en un asalto, se dirigió a la comisaría 7ª y lo trataron de "borracho"

Diego Bordón Lemos relató que una banda de menores le pateó la cabeza y le sustrajo sus pertenencias en San Nicolás y Tucumán. Se dirigió a la comisaría que está a la vuelta y lo maltrataron.

Lunes 24 de Noviembre de 2014

Diego Bordón Lemos denunció que el domingo a la madrugada fue golpeado brutalmente por una banda de delincuentes en San Nicolás y Tucumán que le robaron las pertenencias. Sangrando se acercó a la comisaría 7ª que está a una cuadra, en Cafferata 345, donde lo trataron de "borracho" hasta que una agente llamó a la urgencia para que lo atiendan aunque sólo le recomendaron se lave la cara. Su familia finalmente lo llevó al Hospital Alberdi.
 
"Entre las 4 y 5 de la mañana del domingo 23 fui asaltado a la vuelta de la comisaria séptima, por una banda de menores que me sustrajeron mochila, zapatillas, celular, cámara de fotos, billetera me tiraron al piso y sin temor a nada me patearon la cabeza como si fuera un muñeco de trapo", relató la víctima.
 
En la situación en que se encontraba se dirigió hacia la dependencia policial para efectuar la denuncia, y según cuenta no fue atendido de buena manera. "Después de lo sucedido, junté mis fuerzas y me dirigí como pude a la comisaría, donde me desplomé y los agentes sólo murmuraron cosas como 'está borracho', 'fíjate si está vivo', y como su fuera una 'cosa' me pateaban los costados", agregó.
 
"Finalmente logré balbucear algo, junté fuerzas y me levanté hasta un banco para sentarme, una agente femenina fue la única en dar la cara como corresponde y llamar a emergencia que por cierto actuaron rápido pero sin eficacia, ya que me dijeron lavate la cara y listo no es nada", señaló sobre los médicos que lo atendieron.
 
Luego la familia de Bordón fue a buscarlo a la comisaría y lo trasladaron en su auto particular al hospital "Juan Bautista Alberdi" de zona norte donde le curaron las heridas del rostro, lo atendieron "muy bien, con eficacia y rapidez". 
 
"Lo único que quiero es que me escuchen, ser oído, que esto no le pase a nadie más, a estos chicos no les importaba nada, por como me patearon la cabeza, la saqué barata", dijo y lamentó el actuar policial. "Brillan por su ausencia, uno cree que están para ayudarte y protegerte, pero sólo unos pocos cumplen realmente esa función".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario