Policiales

Un imputado por un crimen seguirá tras las rejas hasta el juicio oral

Lo decidió la jueza Roxana Bernardelli a pedido de la fiscalía. Se trata de Martín Eugenio B., un albañil de 30 años acusado de asesinar a Jonathan Ferreyra.

Miércoles 10 de Junio de 2015

Martín Eugenio B., un albañil de 30 años acusado de asesinar a balazos seis meses atrás a Jonathan "Tico" Ferreyra en barrio Tablada, permanecerá en prisión hasta la finalización del juicio oral en el que se analizará su conducta penal. Así lo dispuso ayer la jueza Roxana Bernardelli en una audiencia pública.

El 4 de diciembre pasado Ferreyra, que tenía 24 años, fue ultimado con diez balazos calibre 9 milímetros en cortada Gaetano Rezzara y Patricias Argentinas (prolongación de Colón), en la zona conocida como «La U» de Tablada. El muchacho, un ex convicto, vivía a metros de ese cruce de calles con "La Pipi" (ver aparte).

Semana de muerte. La primera semana de diciembre del 2014 esa zona conocida catastralmente como "Cordón Ayacucho" se conmocionó por dos asesinatos. Uno fue el de Tico. Pero tres días antes habían ejecutado a Jorge Maximiliano "El chancho" Pérez, de 36 años, baleado en la puerta de su casa de Centeno al 200, entre Patricias Argentinas y Ayacucho. Su crimen derivó en un enfrentamiento a balazos la tarde posterior, cuando una adolescente de 14 años recibió un tiro que le perforó el tórax.

El 16 de enero, Martín Eugenio B. fue detenido en Villa Gobernador Gálvez cuando visitaba a su padre. En la audiencia imputativa realizada el día después sostuvo que la noche del crimen había estado cenando en la casa de sus suegros, en Patricias Argentinas y Rezzara, pero que no tuvo vinculación con el hecho que le imputan. En la audiencia el fiscal Miguel Moreno (en reemplazo de Florentino Malaponte) acusó a Martín "El pelado" B. de haber asesinado a Ferreyra junto a un cómplice que está prófugo, y de haber disparado una pistola calibre 22. Ante ello la jueza Roxana Bernardelli le impuso prisión preventiva por 29 días.

"Yo era amigo de «El chancho» Pérez y como ahí se mencionó que estuvieron Tico (Ferreyra), «Maiquel» y Brian «El ojudo», los parientes de este pibe me acusan a mí. Estoy amenazado por Brian y por Maiquel, que es el hijo de «La pipi», la pareja de Ferreyra", declaró entonces el acusado, asistido por los abogados Adrián Ruiz y Antonella Travasaro.

Encadenados. El fiscal Florentino Malaponte afirmó ayer que los familiares del joven fallecido indicaron que la motivación del asesinato está relacionada con el homicidio de Pérez. "El no tuvo nada que ver. Lo confundieron con otra persona", afirmaron los parientes.

Malaponte indicó que en la investigación del suceso se recogieron dichos de dos testigos, uno de ellos de identidad reservada. Con relación a ese testimonio recordó que la pareja de Ferreyra grabó una conversación telefónica con una mujer en la que ésta acusó por el crimen de Tico al albañil imputado y al cómplice prófugo. En la fiscalía esa persona primero admitió haber formulado esos dichos, pero luego lo negó. "Dijo que la voz de la grabación no era la suya. Se desdijo de lo que había dicho y sostuvo que no leyó el acta con la declaración", afirmó el fiscal.

Malaponte anunció que pidió una pericia para determinar si la voz de la grabación corresponde a la testigo. "Si mintió se le abrirá una causa penal por falso testimonio", indicó. Y señaló que como aún debe aguardar el resultado del examen, no podía acusar formalmente al imputado. Por lo tanto pidió una prórroga de la prisión preventiva. La abogada Melisa Andreatta, defensora de Martín B., indicó que la medida cautelar ya había sido prorrogada el 24 de abril hasta el 9 de junio. "En esa audiencia el juez interviniente instó a la fiscalía a formular la acusación. No se puede prorrogar la prisión preventiva", sostuvo la letrada.

Y la codefensora del imputado, Antonella Travesaro, afirmó que su cliente "está detenido sin pruebas". "La única evidencia son los dichos de esta testigo". Mientras Andreatta planteó que no "tuvieron acceso a la grabación del diálogo telefónico". Finalmente requirió que su cliente sea excarcelado o se le otorgue la prisión domiciliaria.

La jueza Bernardelli sostuvo que "en forma urgente hay que ir a juicio. Es una falta de respeto continuar prorrogando la prisión preventiva cuando el imputado no se coloca en el lugar del hecho". Pero enseguida señaló que no estaban dadas las condiciones para otorgarle la libertad (a Martín B.) o una medida alternativa. Y anunció que extenderá la medida cautelar hasta la finalización del juicio oral en el que se analizará la conducta penal del albañil acusado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS