Policiales

Un fiscal se opone a dejar libres a los Los Monos y revela los roles en la banda

Guillermo Camporini dijo que había "una primer línea dura" y "segundas y terceras líneas" con funciones bien definidas. La semana próxima se resolverán los planteos de libertad de 17 imputados.

Jueves 22 de Mayo de 2014

En una nueva audiencia para discutir la privación de la libertad de los procesados por pertenecer a la banda de Los Monos, otros tres acusados reclamaron ayer mediante sus abogados que les revoquen la prisión preventiva antes del juicio. El fiscal Guillermo Camporini, sin embargo, se opuso a todos los planteos y aludió a la estructura de la organización delictiva.

En la tercera audiencia convocada para revisar las apelaciones de las prisiones preventivas a 17 de los 36 acusados, el camarista penal Rubén Darío Jukic escuchó los planteos de los imputados Angel Antonio Villa, Susana Estela Alegre y Miguel Angel Vilches, todos procesados como integrantes de una asociación ilícita para la comisión de diversos delitos. El cuarto citado, Carlos Fernando "Chino" Fleitas, se encuentra prófugo y sus defensores desistieron del recurso.

No es peligroso. En representación de Villa, sindicado como encargado del manejo de búnkers en la villa La Lata e incriminado en base a escuchas, los abogados Marcos Cella y Germán Mahieu solicitaron que se revoque la prisión preventiva dictada a su cliente, quien está detenido en la alcaidía de la Jefatura. Subsidiariamente, solicitaron que le dicten un arresto domiciliario. Y señalaron que el muchacho lleva ocho meses preso y que al carecer de antecedentes de condena podría acceder a la pena mínima de 3 años de prisión prevista para el delito imputado. Además, plantearon que "no existe ningún atisbo de peligrosidad procesal" por parte de su cliente.

Los abogados además solicitaron que el muchacho pueda retomar un tratamiento médico que realizaba en el Cemar por ser "adicto al Aceptobrón" (un jarabe para la tos), lo que se interrumpió con su arresto. El fiscal Camporini no se opuso a que retome el tratamiento, pero rechazó que el muchacho recupere la libertad "teniendo en cuenta su carácter en la organización y su participación en el grupo violento".

En nombre de Susana Estela Alegre y su hijo Miguel Angel Vilches —vinculados a la banda a paritr de escuchas telefónicas, detenidos en un procedimiento del 1º de junio de 2013 y que ayer no estuvieron en la audiencia— se pronunció el abogado Gonzalo López Ocaris. Recordó que la mujer se encuentra bajo un régimen de prisión domiciliaria con permisos para ir a su trabajo, labor que desempeña desde hace 25 años como empleada doméstica de una médica que se presentó como cuidadora laboral y personal.

El profesional pidió que recupere la libertad porque no existen contra la mujer "elementos de convicción suficientes", porque ante su ausencia de antecedentes en caso de ser condenada recibiría una pena condicional y porque, por ese motivo, "no puede haber peligro de fuga o entorpecimiento probatorio".

En cuanto a Vilches, señaló que le habían otorgado la prisión domiciliaria pero se la revocaron porque en un control de la medida no fue hallado en su casa. Aunque dijo que en esa oportunidad el joven tuvo que ser atendido de urgencia por una afección de salud y que al día siguiente presentó un certificado médico que así lo acreditaba. Pidió que le revoquen la prisión preventiva o, en su defecto, le restituyan la prisión domiciliaria.

El fiscal Camporini se opuso al entender que el muchacho no cumplió con el régimen de arresto y respecto de su madre pidió que siga con la modalidad actual.

Acto seguido, diferenció dentro de la estructura de la banda a los miembros de "la línea dura" respecto de "segundas y terceras líneas". En el caso Vilches, indicó que si bien no pertenecía a las primeras líneas, "armó una empresa familiar" (también están procesados dos de sus hermanos) a partir de su relación con la organización. Los planteos serán resueltos la semana que viene por el juez Rubén Darío Jukic.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario