Policiales

Un fiscal se niega a firmar el juicio abreviado a Los Monos y ofrece su renuncia

Mariano Ríos no estará hoy en Tribunales en la firma del acuerdo. Mostró su discrepancia con atenuar la acusación de homicidio agravado contra Ariel Máximo "Guille" Cantero.

Miércoles 15 de Abril de 2015

El acuerdo de juicio abreviado para imponer condenas a miembros de la banda de Los Monos será anunciado hoy en los Tribunales provinciales, aunque uno de los dos fiscales que debían estar presentes para suscribirlo se negó a formar parte del trámite. Mariano Ríos comunicó a sus superiores que no está en condiciones de avalar este convenio judicial, que implica que los acusados se declaran culpables a cambio de penas atenuadas, por advertir que su transitoria designación en el cargo se justifica en respaldar un acuerdo sobre el que hay profundas discrepancias. En tal contexto se inclinó por no hacerlo y puso a disposición su renuncia.

El acuerdo abreviado implica penas para la asociación ilícita integrada por policías y civiles que investigó el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna. Están incluídas 18 personas, 14 con condenas y 4 sujetas a penas sustitutivas de prisión o probation. En el expdiente los condenados confiesan los delitos que les imputó Vienna: ser un grupo dedicado a cometer actos violentos —abuso de armas, extorsiones, amenazas y homicidios— con propósitos de garantizar negocios económicos ilícitos. Pero la condición planteada por las defensas para el acuerdo fue que al considerado jefe de la asociación ilícita, a Ariel Máximo "Guille" Cantero, se le modificara la pesada imputación formulada en otra investigación judicial: la de ser el autor del asesinato de Diego Demarre, ocurrido el 27 de mayo de 2013, que implica prisión perpetua, por una figura más benigna, la de partícipe secundario de homicidio.

El fiscal Maríano Ríos es precisamente quien fue colocado para intervenir como acusador en la causa Demarre. Fue hasta hace 15 días secretario del juzgado de Instrucción 5 y en menos de tres semanas, tras haber sido aprobado su pliego por la Legislatura, se incorporará como fiscal de Flagrancia en el nuevo sistema penal. No obstante, la Corte Suprema lo designó por unas semanas como fiscal subrogante en la fiscalía Nº 8 de Rosario.

Discrepancias. Acá es donde aparece el principal punto de controversia en el acuerdo. Los que se oponen afirman que en la causa por el asesinato de Demarre, ejecutado de seis tiros a pleno mediodía en Maipú y bulevar Seguí, hay evidencia abrumadora para llevar a Guille Cantero, procesado como autor material, a una condena de prisión perpetua. Y que atenuar la acusación asoma como un acto sin sostén jurídico razonable. De hecho, Ríos leyó el sumario y elaboró el dictamen señalando que hay elementos para acusar a Cantero por homicidio agravado.

La anterior fiscal de la causa, Cristina Herrera, acusó a Guille Cantero por homicidio agravado, en la convicción de que fue quien acribilló a Demarre. Esta funcionaria goza desde hace 15 días de licencia por enfermedad, por lo que se está sometiendo a numerosos estudios clínicos. Pero tan cierto como que el pedido de licencia responde a un cuadro de salud es que Herrera no estuvo de acuerdo en volver sobre su mismo criterio. No acordaba con renunciar a elevar el pedido de juicio a Guille Cantero por homicidio agravado o reformular la acusación con una figura más leve.

La decisión de Ríos de no apoyar el acuerdo implica que Gonzalo Fernández Bussy, que es el acusador en la causa 913/12 por asociación ilícita, será el único fiscal que estampe su firma en el acuerdo de juicio abreviado. Los que dan las instrucciones para que así sean las cosas son los fiscales de Cámara Guillermo Camporini y Cristina Rubiolo.

La desavenencia sobre el punto es en Tribunales un motivo de debate soterrrado que lleva meses. Varios funcionarios que conocen el trámite entienden que a Guille Cantero se le está perdonando de manera incomprensible una pena de prisión perpetua. La defensa sostiene que de ninguna manera la acusación tiene la causa ganada porque hay testigos que sitúan en otro lado a Guille, en un lugar distinto de la escena criminal a esa misma hora y que estos declararon después de que su cliente fuera procesado. También después de eso hubo un extraño movimiento para que la esposa de Demarre favoreciera a Guille Cantero no señalándolo en una rueda de reconocimiento como el matador de su marido. Según escuchas telefónicas de agosto pasado a la mujer de Demarre le pagaron para favorecer al acusado.

Este acuerdo abreviado tiene para sus auspiciantes varias ventajas: se imponen condenas por lo que los delitos no quedan impunes; se recuperan bienes económicos secuestrados a la organización criminal; la confesión de culpa de los incluidos complica procesalmente a las 17 personas que van a juicio escrito por esta misma causa y, por último, el efecto jurídico es que se avala toda la prueba generada por los jueces investigadores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario