Policiales

Un ex comisario fue condenado por falso testimonio en un juicio

Para la Justicia mintió al firmar un acta hecha por otro policía y ratificó ese documento en un tribunal oral.

Sábado 21 de Diciembre de 2019

El comisario Darío Santos Basualdo, quien estuvo al frente de la subcomisaría 8ª de Alvear y había sido investigado en 2013 cuando “dio un paso al costado” como titular de la comisaría 6ª de Rosario tras conocerse que le había vendido un terreno en Funes a Ramón “Monchi” Machuca, uno de los líderes de Los Monos, aceptó ayer una condena a tres años de prisión efectiva en el marco de un procedimiento abreviado en el cual quedó inculpado de falso testimonio agravado por haber sido prestado en causa criminal, falsedad ideológica de instrumento público e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

   El juicio fue homologado por la jueza penal María Trinidad Chiabrera en el marco de lo acordado por la defensa del acusado y los fiscales Rodrigo Santana y Gonzalo Fernández Bussy. Además de la pena de prisión, Basualdo deberá pagar una multa de 6 mil pesos y quedó bajo inhabilitación absoluta por 6 años.

   El caso que llevó a juicio al ex jefe policial ocurrió el 16 de septiembre pasado en el mismo Centro de Justicia Penal donde ayer fue condenado.

   Entonces, en ocasión de haber sido citados en calidad de testigos con el objeto de prestar testimonio en el marco de un juicio oral y público en el que fue juzgado Martín Alejandro C. por portación de arma de fuego de guerra y encubrimiento simple, tanto Basualdo como los subinspectores Jorge Ayala y Cristian Fernández prestaron, según la Justicia, falso testimonio al declarar ratificando el contenido del acta de detención del acusado, lo que ocurrió el 18 de noviembre de 2016.

Documento inventado

Por ese entonces los policías revistaban en la ex comisaría 34ª, de barrio Rucci. De acuerdo a la pesquisa, Martín Alejandro C. fue avistado por personal policial en Palestina y Camino de los Granaderos conduciendo un Peugeot 505 con pedido de secuestro. En esa oportunidad, hubo una persecución que terminó en la localidad de Granadero Baigorria con el sospechoso detenido cuando intentaba huir a la carrera.

   En el acta de procedimiento consta que el móvil que realizó la persecución y detención estaba a cargo de Basualdo, a quien acompañaba Cristian Fernández. Y ambos dejaron asentado que el detenido portaba un arma de fuego calibre 38. Sobre la base de ese escrito, el detenido fue imputado por encubrimiento y portación de arma, se le dictó la prisión preventiva y quedó internado en el hospital Eva Perón por estar enfermo.

   Pero el 16 de diciembre de aquel año, Martín C. escapó y en mayo de 2017 fue recapturado cuando chocó un Peugeot 408 con pedido de secuestro por haber sido robado en La Plata contra una columna en Larrechea y Colombres luego de otra persecución. Entonces fue imputado y volvió a quedar en prisión preventiva hasta el juicio oral que comenzó el 16 de septiembre pasado.

Imputado acusador

Alejandro C. se sentó en el banquillo acusado de encubrimiento simple (por conducir dos autos robados) y portación ilegal de arma de fuego. Una semana después fue condenado a 11 años de prisión efectiva ya que le unificaron una causa anterior, describieron voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

   Fue en ese debate que el imputado dijo haber sido apresado por un policía y una agente de la fuerza. Además, Martín Alejandro C. aseguró que no portaba arma de fuego alguna. Entonces la Fiscalía notó la discrepancia con lo escrito en el acta de procedimiento presentada por Fernández y Basualdo, quienes también prestaron testimonio en el juicio y afirmaron que ellos estaban presentes al momento de la detención. Por eso los fiscales ordenaron medidas para corroborar los datos, los cuales también fueron sostenidos por Ayala, quien llegó a la escena en un segundo móvil policial.

   Las fuentes judiciales agregaron que los resultados de esas medidas comprobaron que Basualdo “no estaba en el lugar del arresto, ya que debía estar haciendo horas extras”. Así las cosas, los fiscales Rodrigo Santana, de la Unidad de Flagrancia, y Paola Aguirre, de Violencia Institucional, ordenaron la detención para los tres policías, quienes quedaron presos el 30 de octubre último. A Basualdo lo detuvieron en su casa de Funes; Fernández fue atrapado cerca de su vivienda; y Ayala en su finca de Nuevo Alberdi Oeste.

Bajo la mira

El 4 de julio de 2013 el ahora condenado comisario Basualdo se presentó en la División Judiciales ya que el día anterior habían allanado una casa de Funes cuyo dueño era Ramón “Monchi” Machuca. Tras ese operativo, ordenado por el juez Juan Carlos Vienna, salió a la luz que el hombre de Los Monos le había comprado el terreno al ex comisario, debido a que hallaron documentación de la venta. El juez solicitó entonces la declaración del entonces jefe de la seccional 6ª, quien dijo que “al hacer la transacción no conocía a Machuca, no sabía quién era”. Y entonces pidió ser relevado de su cargo porque se sentía “bajoneado”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario