Policiales

Un cuidacoches está en coma luego de recibir fuertes golpes en la calle

Claudio Mauricio Porto tiene 28 años y tres hijos. Fue atacado el sábado. Siguió trabajando y volvió a su casa, pero al día siguiente no despertó. Alcanzó a contar que le pegaron por impedir un robo.

Martes 13 de Octubre de 2015

Claudio Mauricio Porto tiene 28 años y se gana la vida como cuidacoches en el macrocentro de la ciudad. El sábado a la noche, contaron sus familiares, fue atacado con brutalidad cuando intentó evitar que un hombre abriera una puerta de un auto con la intención de robar elementos del vehículo. A raíz de la golpiza que le asestó el ladrón anoche, al cierre de esta edición, permanecía internado en grave estado en la sala de terapia intensiva del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.

Porto está casado y tiene tres hijos, un nene de 6 años, una nena de 4 y un bebé de 7 meses. Dos años atrás comenzó a trabajar como cuidacoches en la zona de Balcarce y Tucumán porque no conseguía empleo ya que, según contó su madre Gladys D'Angelo ayer en la sala de espera del Heca, "no terminó la secundaria". Cerca de las 19.30 del sábado, como lo hacía habitualmente, salió de su casa de villa Banana para comenzar con su tarea que se extendía hasta las 7 del día siguiente.

Planes. El domingo último Porto planeaba ir a almorzar con su esposa y los hijos a la casa de sus padres. "A las 11 de la mañana le mandé un whatsapp a mi nuera diciéndole que si Mauri estaba muy cansado no viniera a comer con nosotros, pero me llamó la atención que no me contestara. Y cuando mi otro hijo estaba desmenuzando un pollo para hacerlo a la parrilla, llegó el esposo de la cuñada de Mauri para avisame que estaba inconsciente y que no podían hacerlo reaccionar", relató Gladys.

Ante la novedad, la mujer fue a la casa de su hijo. Apenas llegó lo encontró en muy mal estado. "Tenía la respiración burbujeante. Le tomé el pulso y casi no tenía. Además tenía un sangrado interno de la boca hacia afuera, el tamaño de las manos eran el doble y las palmas estaban negruzcas. Estuvo muchas horas sin oxígeno. En un primer momento, la esposa no se dio cuenta porque después de trabajar dormía hasta el mediodía, pero después le llamó la atención que no se quejara cuando lo zamarreaba. Entonces empezó a tocarlo y, cuando se le cayó la mano, fue hasta la casa de la hermana a pedir ayuda", contó Gladys.

Apenas lo vio, la madre de Claudio presumió que había sufrido una conmoción cerebral. "Lo lateralicé y le dije a mi nuera que no lo soltara para que no se muriera asfixiado. Salí a buscar ayuda y, en menos de diez minutos, lo llevaron al hospital Carrasco", recordó. El médico que lo atendió allí le dijo a Gladys que había ingresado en estado de coma. Por ello fue derivado al Heca.

Relato. La mujer reconstruyó los momentos previos antes de que el muchacho quedara inconsciente. El ataque que sufrió ocurrió a las nueve de la noche del sábado pero, a pesar de los golpes que había recibido, se quedó trabajando hasta la 1 de la madrugada porque "no quería llegar a la casa ensangrentado para que no se asustaran a la esposa y los chicos".

A las 7 del domingo Claudio decidió regresar con un amigo a su casa porque "se sentía descompuesto". Apenas llegó se sentó en un sillón y su mujer comenzó a limpiarle las heridas. Entre balbuceos le contó a la esposa que le habían asestado la golpiza cuando "intentó evitar que abrieran un auto para robarlo".

También comentó que quien lo atacó se llevó su moto, una Motomel de 110 centímetros cúbicos, y la dejó abandonada en el pavimento a dos cuadras luego de caerse del rodado.

El relato del joven fue fugaz y entrecortado. Enseguida se acostó y no pudo seguir hablando porque se "tildó". "Me voy a dormir", le dijo a la esposa y nunca más se despertó. Al parecer, quien lo agredió era conocido en la zona.

Luego del hecho un amigo acompañó al cuidacoches hasta su casa. "El amigo que estaba con él no lo defendió. El que lo agredió no tenía pinta de delincuente. Tenía el cabello bien prolijo y los zapatos bien lustrados. Cuando mi hijo fue a sacarlo del auto le dio dos o tres culatazos en la cabeza, en un ojo y en el oído", contó Gladys.

Crítico. El parte médico que ayer a la mañana le brindaron los médicos del Heca a la madre del muchacho herido era desalentador. "Está en estado crítico. Tiene edema cerebral y pulmonar y una neumonía por la broncoaspiración. Además le encontraron un pedazo de diente que le rompieron en el pulmón y tiene fiebre. Tiene fallas renal, cardíaca y respiratoria y no tiene respuestas a los estímulos. Está con asistencia mecánica respiratoria y si sobrevive va a quedar con secuelas. Tal vez pueda quedar sordo", explicó.

Gladys negó que la motivación del violento hecho pueda haber sido una venganza. "Tenemos un video que registró una cámara de un negocio de la zona en el que se ve la cara de la persona que agredió a mi hijo. Y el testimonio de una persona que observó lo que ocurrió", sostuvo.

Asimismo, una fuente judicial adelantó que el fiscal de Homicidios Rafael Coria investigará el violento episodio. "Se relevarán las cámaras de video y se buscarán y testigos", dijo el vocero consultado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS