Policiales

Un caso que abrió el debate del control de reincidentes

Fue el 16 de marzo de 2016 cuando asesinó al policía Mauro Mansilla, luego de que las víctimas de un robo lo siguieran.

Domingo 18 de Noviembre de 2018

El caso de Ricardo Albertengo fue paradigmático a la hora de pensar los controles postpenitenciarios y puso en evidencia la necesidad de generar estrategias más efectivas. La reincidencia del homicida despertó debates públicos ya que, mientras estaba condenado a 37 años de cárcel por un crimen de 1996 y una saga de asaltos, obtuvo el beneficio de salidas transitorias y en una de ellas volvió a matar. Fue el 16 de marzo de 2016 cuando asesinó al policía Mauro Mansilla, luego de que las víctimas de un robo lo siguieran.

En medio del debate el propio Ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro llamó la atención a la Justicia al manifestar: "Entre el 1º de enero del 2014 y marzo de 2016 hubo 926 detenidos reincidentes. Es decir, personas que cometieron en más de una oportunidad un delito penal, fueron condenados, reincidieron y vueltos a condenar".

En abril del año pasado, en una entrevista a un medio nacional, Pullaro dio otro dato preocupante. Aseguró que 250 presos beneficiados con salidas transitorias nunca volvieron al penal. De ese número, 204 se fugaron en 2016, y en el primer trimestre de 2017 se desconocía el paradero de otros 46. En ese momento el funcionario aseguró que la mayoría de esos prófugos eran recapturados en delitos. Y criticó a los jueces por lo laxo que eran al otorgar las salidas.

En ese tire y afloje, desde el Poder Judicial recuerdan que el sistema penal interviene una vez consumados los hechos, investiga y juzga, pero que la potestad de la prevención y las políticas de seguridad son resorte del Poder Ejecutivo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});