POLICIALES

Un adolescente baleado el domingo pasado le da batalla a la muerte en el Heca

Un auto pasó por Rodríguez y Garibaldi y sus ocupantes dispararon sobre un grupo de chicos. Tobías ya fue operado dos veces y está con respiración mecánica. No hay datos sobre quienes cometieron el atentado

Miércoles 03 de Febrero de 2021

Apenas empezaba la madrugada del domingo cuando Tobías, de 14 años, se encontraba con sus primos y un amigo frente a una computadora y jugando un videojuego en la casa de su abuelo Juan en barrio Itatí. De pronto se escucharon unos 15 tiros y los chicos salieron a la vereda para ver qué pasaba. A ellos se sumaron otros pibes del barrio que quedaron parados en la puerta de un kiosco de Rodríguez y Garibaldi. Entonces pasó por esa esquina un auto blanco y dispararon contra el grupo. Tobías recibió dos tiros en el abdomen que le interesaron un pulmón, el páncreas, el bazo y el estómago. Desde ese día ya fue operado dos veces y ayer, en la última intervención, le extirparon el bazo y los médicos le dijeron a su madre que esperaban que “pudiera respirar por sus propios medios cuando le saquen la respiración asistida”.

La familia de Tobías vive en Itatí desde hace 30 años. Su abuelo Juan vivía allí cuando era una villa con pasillos sinuosos e intransitables. Ahora vive en una casa frente al kiosco donde balearon a su nieto. “Estaba en mi casa y salió para ver de qué eran esos tiros, así fue que lo balearon. Yo vivo acá desde siempre y formé una familia cirujeando y buscando un futuro para ellos y mire lo que pasa, me balean al nieto”, contó amargado en la puerta de su casa.

El chico vive con su madre, el padrastro y dos hermanos más. El padrastro trabaja como operario en una fábrica de zona sur y Tobías asiste a la escuela del barrio. “El no hace nada malo, es un chico común que estudia ”, contó su madre en la puerta del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.

>>Leer más: Niños en la línea de fuego, otro drama por la ola de violencia en Rosario

Según vecinos de la zona, la balacera que llamó la atención de los adolescentes ocurrió a una cuadra y media de la casa. “El tiroteo fue por Centeno y Pueyrredón cerca de la 1. Cuando ellos estaban parados en la esquina vino ese auto, parecía un Volkswagen Polo. Iban tres o cuatro tipos y cuando vieron a los chicos empezaron a tirar al bulto. Los pibes no tenían nada que ver con nada y por suerte ya era tarde porque en esa esquina siempre hay chiquitos jugando a la pelota, podrían haber matado a todos”, contó a asLaCapitalxs un amigo de Tobías.

Además de Tobías, sólo en la última semana hubo al menos tres niños y adolescentes heridos en hechos de balaceras. Una chica de 14 años el jueves en Gaboto al 3300, un niño de 3 años en Cullen al 3400 y Yaira, la beba de un año baleada en 27 de Febrero al 7800 el sábado que anoche al cierre de esta edición seguía internada en grave estado en el hospital Víctor J. Vilela.

Pero no fueron los únicos niños alcanzados por balas en lo que va del año, que comenzó con violencia. El 1º de enero Alejo, de 9 años, fue alcanzado por un plomo _un roce de bala en el brazo derecho y el abdomen_ mientras jugaba en la vereda de su casa de Soldado Aguirre al 1600, en Villa Gobernador Gálvez. El 4 de enero una nena de 13 años también fue rozada por una bala en el tórax cuando un grupo de atacantes disparó en la cuadra de su casa de calle 2106 al 7000, en barrio Tío Rolo.

El 19 de enero Alma, de 12 años, fue herida en el abdomen mientras caminaba con su madre y quedó en medio de las balas en el frente de una casa de Ayacucho y Centeno. El miércoles 27 de enero fue herida Morena, de 14 años, y operada en el Vilela por un proyectil que le ingresó al tórax, le lesionó el hígado y le perforó el pulmón. Eran pasadas las 23 y ella jugaba a la play en el living de la casa de sus tíos de Gaboto al 3300 cuando un grupo de atacantes disparó una veintena de veces contra el frente de la casa.

>>Leer más: Cómo fue el feroz ataque mafioso que dejó grave a una beba herida con seis balazos

En tanto el último viernes varias personas dispararon en la cuadra de Cullen al 3400 y dejaron heridos a joven Mario D., de 28 años, y a un niño de dos años, Alexis D., en el caso del bebé un plomo impactó en el brazo izquierdo, con orificio de entrada y sin salida y fue derivado al Hospital de Niños Víctor J. Vilela para su atención.

Cabe recordar que durante 2020 el Hospital Vilela atendió a 20 menores baleados, que forman parte de las 664 personas que recibieron tiros en ese lapso. Lo más resonante del año anterior fue en diciembre pasado y en un contexto de marginalidad y adicciones cuando Lian Angel Corvalán, un bebé de ocho meses, fue asesinado al recibir un disparo en la cabeza cuando estaba adentro de su casa y en brazos de su madre en Rivarola y Larralde, barrio Godoy.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS