Policiales

Tres testigos aseguran haber visto a Ezequiel Casco tras su paso por la comisaría 7ª

Son integrantes de una comunidad religiosa a la que acudió el muchacho para pedir comida y ropa.  Aseguran que lo vieron poco después deambular cerca de la Terminal.

Jueves 30 de Octubre de 2014

La investigación sobre el paradero de Franco Casco, el joven oriundo de Florencia Varela que se encuentra desaparecido desde el martes 7 de octubre, sumó por estas horas las declaraciones de testigos que aseguran haberlo sano y salvo luego de haber estado demorado unas horas por la seccional 7ª.

Mientras tanto, familiares y allegados al muchacho realizarán hoy una marcha desde las 18 para pedir por el esclarecimiento del caso.

La novedad de que a Casco lo vieron deambulando tras su paso pro la seccional 7ª surgió esta mañana. Fuentes cercanas a la investigación indicaron que integrantes de un templo evangélico ubicado en Urquiza, entre Constitución y Castellanos, declararon que el joven apareció la noche en que quedó en libertad por ese lugar donde pidió algo que comer y ropa.

Esos dichos, que fueron formulados por tres fieles de ese templo, fueron incorporados en las actuaciones que lleva adelante la Dirección de Asuntos Internos que depende de la Secretaría de Control de la Fuerza de Seguridad.

De acuerdo a los primeros datos que trascendieron, Franco Casco se presentó al parecer la misma noche en quedó quedó en libertad ante el templo evangélico y pidió algo que comer y ropa. Casco recibió algunas prendas y también algo de comida y luego se retiró.

Según esa misma versión, los integrantes de esa misma comunidad religiosa habrían visto al muchacho días después mientras deambulaba en la zona de la Estación Terminal de Omnibus en muy mal estado, bajo lo que serían efectos de drogas.

Franco Ezequiel Casco tiene 20 años y vive en Florencio Varela, provincia de Buenos Aires. El muchacho llegó a Rosario en la primera semana de octubre para visitar a unas tías y primos radicados en el barrio de Empalme Graneros.

El lunes 6 de octubre tenía programado regresar a Buenos Aires, pero desde entonces se perdió todo contacto con él. Según la versión policial, el martes 7, el joven fue detenido en la seccional 7ª acusado de una presunta resistencia a la autoridad.

Todo comenzó con el llamado de un vecino a la comisaría 7º que daba cuenta de que dos muchachos se encontraban en "actitud sospechosa". Casco quedó demorado en la dependencia, pero acusado por resistencia a la autoridad, no por robo, ya que según la policía cuando quisieron identificarlo arrojó un adoquín contra una patrullero.

Una vez en la seccional, como Casco no tenía antecedentes, y cuando se constataron sus datos, el fiscal Campos ordenó que quede en libertad. Según la versión oficial, Casco estuvo demorado entre las 13 y las 22.

Desde entonces nada se supo de él. Sus familiares dicen que no regresó ni a Florencio Varela ni con sus tíos de Empalme Graneros, y denunciaron la desaparición como un caso de violencia policial.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario