Policiales

Tres robos en casas de distintos barrios y bajo amenazas con armas a las víctimas

Ocurrieron entre las 2 de la mañana y las 4 de la tarde del jueves. Los ladrones se alzaron con dinero, joyas y un auto que apareció quemado.

Sábado 07 de Septiembre de 2019

Los robos a viviendas en la ciudad no cesan en los distintos barrios de la ciudad. El jueves se produjeron al menos tres asaltos en los barrios Antártida Argentina, Fisherton y Agote. Dos de ellos en un lapso de tres horas. Cronológicamente, el primero ocurrió de madrugada en una casa de Tucumán al 7900 donde una pareja de septuagenarios fue sorprendida por ladrones mientras dormían. Les robaron un televisor Led, 3.800 pesos y 400 dólares. Al mediodía fue el turno de una residencia ubicada de La República al 8300. Al llegar la dueña de casa se topó con dos hombres en el interior de la vivienda y tras maniatarla le robaron 2 mil pesos, una notebook, dos TV Smart y se llevaron su auto, un Volkswagen UP celeste que apareció horas más tarde calcinado en Magaldi al 8700, a 30 cuadras del lugar. El restante episodio ocurrió alrededor de las 16 del jueves en una vivienda de Alsina al 500. Allí cuatro ladrones, sin forzar cerradura alguna, asaltaron a un matrimonio y se hicieron con un botín de 150 mil pesos, 23 mil dolares y alhajas de oro entre otros objetos.

La saga se desató el jueves, minutos después de la medianoche, cuando Dominga y su marido, ambos de 75 años, descansaban en su casa de Tucumán al 7900, entre Sánchez de Loria y Muniagurria, jurisdicción de la subcomisaría 22ª. Según explicó la mujer al ser entrevistada por personal de la Patrulla Acción Táctica (PAT), mientras dormían cerca de las 2 de la mañana, con su esposo escucharon ruidos en el interior de la casa y al encender la luz se toparon con al menos dos hombres armados.

La víctima incidió que los ladrones habían ingresado por la puerta del garaje que da al patio de su vivienda. Luego de maniatarlos revisaron cada rincón del domicilio y se hicieron con un televosr led, un teléfono celular, 3.800 pesos y 400 dolares. Una dotación de la PAT que patrullaba las inmediaciones vio que dos hombres salieron corriendo de la vivienda de Dominga, subieron a un auto y huyeron sin darles tiempo a perseguirlos.

En Fisherton

El siguiente robo de la saga sucedió en una residencia de La República al 8300, entre García del Cossio y Olmos. Una vivienda de dos plazas amurallada en su perímetro, con portón electrónico y puerta ciega de chapón, ubicada a escasos 100 metros de la "Casa de Espiritualidad Nuestra Señora de Fátima" de la Parroquia Cristo Rey. Allí, alrededor de las 13, Pamela llegó con su Volkswagen Up celeste y al ingresar a la la casa encontró a dos hombres en el interior de la cocina. Los delincuentes la redujeron, la maniataron y dieron vuelta todo para cargar en el auto de la víctima dos apartaos de televisión Smart, una notebook y 2 mil pesos. Tras ello escaparon en el vehículo.

"La gran mayoría del barrio se enteró cuando empezaron a caer patrulleros, después de las 13. Esa es la casa de un conocido oftalmólogo. Llama la atención porque ellos tienen dos perros grandes y no ladraron. Los perros de las casas de alrededor, que también son bastante alcahuetes, tampoco ladraron. Nosotros a esa hora estábamos almorzando y no escuchamos nada", explicó un vecino de la zona. "El barrio este siempre es una zona insegura porque es justo el límite de Fisherton con otros barrios como Emaús, el Fisherton más empobrecido y a unas cuadras está la villa La Bombacha. Los robos son constantes, por ahí son arrebatos. Ahora pasa esto que se meten en la casa, pero siempre es una zona donde te pueden robar tranquilamente a cualquier hora. La República es una calle de paso. Por ahí hacen cola para pasar y al rato no pasa nadie por 30 minutos", contó una vecina.

Mientras la comisaría 17ª terminaba de completar datos del sumario, el auto de Pamela apareció en llamas en un campo de Magaldi al 8700, detrás del campo de deportes del colegio Cristo Rey, en el barrio Gráfico y a unas 30 cuadras del lugar donde fue robado. Una dotación de bomberos debió sofocar las llamas que consumieron el vehículo.

En barrio Agote

Tres horas más tarde, el escenario del robo fue una vivienda de dos plantas con cerco perimetral enrejado en Alsina al 500, entre Urquiza y San Lorenzo, a dos cuadras de la Estación Terminal de Omnibus "Mariano Moreno". Sin violentar las cerraduras de ingreso, cuatro hombres armados ganaron el interior de la residencia y tras controlar a sus ocupantes, Ernesto Damián y Lucia Regina, ambos de 62 años, sustrajeron 150 mil pesos, 23 mil dólares, ropa y alhajas de oro (dos cadenas, una pulsera y un anillo). Las víctimas indicaron que todos los delincuentes estaban armados, que uno tenía una discapacidad y dos de ellos respondían a los apodos de "Chileno" y "Uruguayo".

"No queremos hablar, por qué no nos dejan en paz", dijo mediante el portero electrónico la voz de un hombre mayor que renunció a contar lo que les había sucedido.

"Esa es una casa que tiene mucho movimiento. Entra mucha gente porque dan cursos no se de qué. Después que te puedo decir del barrio. Que es un desastre. Te desafío a que toques en todos los timbres de la cuadra y vas a ver que a todos los han robado. El fin de semana a una chica la trompearon para robarle la mochila. A las dos granjitas que están en la esquina de Alsina y Urquiza las han asaltado. Y no es que los ladrones no sabían a quienes robaban. Sabían quien era el dueño y quien el empleado", explicó un vecino indignado.

¿Zona liberada?

"La sensación es que esta liberada la zona. Roban, se van y al rato pasa la policía. El orden de los factores no altera el producto, pero si la policía pasara más seguido habría menos robos. O eso es lo que queremos creer", agregó otro residente. "Hace cuatro o cinco meses que este barrio es tierra de nadie. Si no te arrebatan cuando haces los mandados, se te meten en tu casa y te roban. Un desastre, estamos en manos de Dios", reflexionó otra vecina.

De los tres robos narrados sólo este último fue denunciado en la Unidad Fiscal de Flagrancia, quien lo derivó a la unidad que investiga casos con imputados no individualizados (NN).

la república 8700. De allí se llevaron un auto que luego quemaron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario