Policiales

Tres policías fueron imputados por la brutal agresión a un nene de 10 años

Son dos agentes de calle y la subjefa de la seccional 7ª de San Lorenzo. En un operativo uno de ellos le partió el cráneo a un chico y los otros lo encubrieron.

Viernes 10 de Julio de 2020

Tres policías de la ciudad de San Lorenzo fueron imputados ayer por su participación en un operativo realizado el pasado 30 de abril en esa localidad y que terminó con un nene de 10 años herido gravemente en el cráneo. En ese sentido, el juez Eugenio Romanini le dictó la prisión preventiva por 90 días a dos de los agentes y a la subjefa de la controvertida seccional 7ª de la Unidad Regional XVII le concedió la libertad bajo una serie de restricciones.

   De acuerdo a la investigación, el caso ocurrió el 30 de abril pasado cuando los uniformados se encontraban cumpliendo funciones en la comisaría 7ª de San Lorenzo que tiene jurisdicción en el barrio Norte de esa ciudad, un sector que en los últimos meses fue epicentro de graves hechos de violencia por la disputa en torno al control territorial para el narcomenudeo y que por el encubrimiento de esos episodios tiene tras las rejas al ex jefe y al sumariante de la seccional.

   Aquel último día de abril, según lo declarado por los agentes Walter S. y Juan Ramón V., hacían controles en la esquina de las calles Fournier y Clemente Albelo en el marco del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de Covid-19 cuando retuvieron a un adolescente de 17 años que circulaba en una moto “sin la debida autorización e incumplir con las medidas sanitarias dictadas por el gobierno Nacional”. Los policías agregaron que en ese momento un grupo de vecinos intervino para evitar el arresto del muchacho y comenzó a tirarles piedras, una de las cuales hirió al nene de 10 años que se encontraba en la zona. El pequeño sufrió una lesión de gravedad en el cráneo y tuvo que ser trasladado al Hospital Granaderos a Caballo.

Versiones contrapuestas

Fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) señalaron que la Fiscalía se enteró de lo ocurrido unas tres horas después y no fue por un informe policial sino por medio del personal médico del centro de salud sanlorencino que contó lo sucedido en base a las declaraciones de la propia víctima y de sus familiares, versión que era contraria a la aportada por los policías.

   El caso quedó a cargo del fiscal Carlos Ortigoza que le solicitó a la subcomisaria María E., quien estaba a cargo de la subjefatura de la comisaría 7ª, que le enviara el acta de procedimiento donde estaba registrado que los agentes policiales habían sido agredidos a piedrazos.

   Sin embargo, al tener el documento en sus manos el fiscal encontró que “el relato volcado en el acta no era coincidente con las declaraciones tomadas a los testigos directos del hecho, quienes dieron cuenta que el agente policial Juan Ramón V. golpeó con la culata de su escopeta al nene de 10 años ocasionándole una fractura de cráneo con incrustaciones de esquirlas de hueso en el cerebro, lo que requirió una urgente intervención quirúrgica de la cual le han quedado secuelas de cuidado extremo de la zona afectada”.

   Además, los voceros judiciales remarcaron que el relato de los testigos fue corroborado por el propio menor afectado en una entrevista que se le realizó en Cámara Gesell, momento en el cual manifestó que al querer intervenir ante la detención de su cuñado (el chico de 17 años que iba en la moto) fue golpeado en la cabeza con una escopeta por el agente policial al que logró identificar.

   Tras esos indicios, el fiscal Ortigoza ordenó medidas al personal de la División Judiciales y de la Agencia de Control Policial del Ministerio de Seguridad de la provincia que confirmaron la declaración de la víctima y los testigos y descartaron la versión de los uniformados sobre los piedrazos recibidos.

   En ese marco el miércoles pasado los investigadores realizaron dos allanamientos. Uno en la seccional 7ª de San Lorenzo y otro en la 10ª de la localidad de Luis Palacios donde apresaron a los policías sindicados por los testigos, quienes quedaron tras las rejas a la espera de que ayer se hiciera la correspondiente audiencia imputativa.

Las acusaciones

Así se llegó a la mañana de ayer cuando en los Tribunales de San Lorenzo el fiscal llevó adelante la acusación. Al agente Juan Ramón V. le achacó el delito de lesiones graves en carácter de autor por haber golpeado al nene con su arma reglamentaria, eludir las investigaciones y el accionar de la Justicia al punto de comunicar al fiscal en turno el procedimiento con declaraciones falsas y no denunciando el hecho cometido teniendo la obligación de hacerlo por su carácter de funcionario público. A su compañero de patrulla, el agente Walter Raúl S., le endilgó el encubrimiento agravado e incumplimiento de los deberes de funcionario público en calidad de autor ya que ayudó a eludir la investigación y el accionar de la Justicia comunicando al fiscal el procedimiento a partir de las declaraciones falsas. Y a la subjefa de la seccional, María E., los delitos de falsedad ideológica, encubrimiento agravado e incumplimiento de los deberes de funcionaria pública en calidad de autora por haber insertado en el acta de procedimiento suscripta por ella misma una declaración falsa en relación a la situación acaecida.

   Tras ello el juez de primera instancia Eugenio Romanini le dictó la prisión preventiva por 90 días a los dos policías de calle mientras que a la subjefa de la seccional 7ª le otorgó la libertad bajo la prohibición de acercamiento y todo tipo de contacto con víctimas y testigos de la causa además de la imposibilidad de acercarse a la comisaría donde prestaba funciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario