Policiales

Tres años de prisión por golpear a un joven que luego fue asesinado

La pena fue aceptada por Lucas Damián Alegre, quien participó del asalto a Lucas Rodrigo Vallejos, muerto a puñaladas en el mismo hecho por un menor.

Viernes 24 de Enero de 2020

Un año atrás el cuerpo de Lucas Rodrigo Vallejos, de 18 años, apareció con seis puñaladas a dos cuadras de su casa, en el barrio Coronel Aguirre de Villa Gobernador Gálvez. No había testigos del ataque. Una hora y media después, a cinco cuadras de la escena, policías que buscaban a los autores de un robo ocurrido minutos antes detuvieron a dos jóvenes con manchas de sangre en la ropa. Uno tenía 15 años y el otro, de 18, aceptó ayer una condena a tres años de prisión como quien golpeó y asaltó a la víctima antes de que su cómplice la apuñalara.

La pena se acordó en un procedimiento abreviado ayer a la mañana en el Centro de Justicia Penal. Lucas Damián Alegre, de 18 años, fue condenado a 3 años de prisión efectiva como autor de los delitos de lesiones graves y hurto simple. La sentencia fue acordada entre la fiscal Georgina Pairola y el defensor público Martín Riccardi, quien además solicitó el cese de detención del acusado porque ya cumplió un año detenido y las penas a 3 años permiten recuperar la libertad a los ocho meses. La sentencia fue homologada por la jueza Silvia Castelli.

Alegre fue acusado sólo por los golpes provocados a Vallejos porque testigos de identidad reservada citados en el acuerdo indicaron que el autor de las puñaladas letales había sido el adolescente que lo acompañaba, un chico de 15 años que por su edad no era punible.

A puñaladas

El crimen de Vallejos ocurrió el 19 de enero de 2019 a las 5.30 en calle La Plata al 3300 de Villa Gobernador Gálvez. La policía encontró su cuerpo tirado sobre la tierra apisonada, casi en la esquina de Liniers, con al menos seis heridas de arma blanca, una de ellas en el cuello.

El muchacho vivía en el barrio Coronel Aguirre y según vecinos de la zona había salido con uno de sus hermanos en busca de una fiesta donde pasar la noche. Al filo de la medianoche aterrizaron en una vivienda ubicada en Temporelli al 2500, a metros del complejo polideportivo perteneciente a la Cooperativa Integral de Luz Enrique Gomara. "Hubo una fiesta. A la medianoche se comenzaron a juntar autos y sobre todo muchas motos que hacían como picadas", explicó entonces un vecino de la zona.

Según comentaron vecinos, esa noche hubo al menos una gresca a las trompadas. Se desconoce si Lucas Vallejos o su hermano participaron de la misma. Lo que se pudo establecer es que en un momento, alrededor de las 3 de la mañana, Lucas salió de ese lugar. Luego apareció tirado a unas cinco cuadras de allí con seis puñaladas en el cuerpo.

Un asalto esclarecedor

Mientras la policía trabajaba en la escena del crimen, a unas seis cuadras Oscar O., un hombre de 46 años, fue duramente golpeado por dos personas que le robaron 90 pesos y una campera. El hombre pidió ayuda a la policía y cuando lo trasladaban en un móvil del Comando Radioeléctrico por García González al 2600, a una cuadra del lugar donde lo asaltaron, vio a la dupla que lo había golpeado caminando despreocupadamente.

Así la policía detuvo a Lucas Alegre y a U., de 15 años, como los apuntados en el robo a Oscar y los llevaron a la comisaría 26ª. Allí comprobaron que tenían la ropa manchada con sangre y uno de ellos apuntó al otro como la persona que había asesinado a Lucas Vallejos.

La investigación, que estuvo a cargo de la fiscal Georgina Pairola, concluyó que los dos jóvenes habían abordado a Vallejos, a quien atacaron con golpes de puño y patadas hasta hacerlo caer al suelo. Luego le robaron el pantalón, las zapatillas y hasta la ropa interior. Entonces el ahora condenado Alegre huyó corriendo del lugar con esos elementos mientras que el adolescente quedó apuñalando a Vallejos, quien murió desangrado por el corte en el cuello que le propinó el menor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario