Policiales

Tres acusados van a juicio oral por los crímenes de ancianos en barrio Parque

La causa entra en esa instancia tras un dictamen de la Cámara Penal que avaló la investigación. El comerciante Martín Santoro será juzgado por tres homicidios y otros dos hombres por encubrir.

Sábado 05 de Marzo de 2011

La causa judicial conocida en forma genérica como “los crímenes de barrio Parque” entra en etapa de definiciones. La Cámara Penal confirmó los procesamientos de Matías Marotto y de José Massoni como presuntos encubridores de tres asesinatos. Con esa resolución el caso lleno de controversias se encamina hacia la etapa de juicio, en el que el principal acusado es Martín Santoro, hijo de un comerciante histórico del barrio. Está imputado en los tres casos como autor de homicidio criminis causa, es decir, matar para encubrir otro delito que en estos casos sería el de robo. Si esa acusación se comprobara en el plenario, recibiría prisión perpetua.
  La Sala II del tribunal de apelación, en un dictamen conocido ayer, se expidió puntualmente sobre la situación procesal de Marotto y Massoni, cuyos defensores habían apelado el procesamiento dictado en agosto del año pasado la jueza de Instrucción María Luisa Pérez Vara. En esa resolución, la magistrada les había imputado junto a Martín Santoro la participación o planificación de tres asesinatos, dos ocurridos en barrio Parque y uno en la localidad de Zavalla.
  Los abogados defensores de Santoro desistieron en ese momento de apelar el procesamiento y por lo tanto la acusación contra el comerciante quedó firme. Por ese motivo, la Cámara no se expidió sobre su situación. En cambio, sí tuvo que revisar los puntos de la resolución de Pérez Vara que involucraban a Marotto y Massoni como encubridores. En ese sentido, los jueces Ramón Ríos, Adolfo Prunotto Laborde y Rubén Jukic confirmaron la resolución de la jueza de Instrucción y avalaron la falta de mérito dictada a Carlos C.
  Así, los jueces hicieron lugar a lo solicitado en esa instancia por el fiscal de Cámaras Guillermo Camporini. La resolución conocida ayer deja una puerta abierta para que la causa plagada de polémicas, donde hubo planteos de recusación a la jueza y denuncias cruzadas, avance hacia el juicio oral y público. Los hechos investigados hasta el momento, o por los que se logró reunir elementos de prueba, son los asesinatos de Concepción Lavore y de Susana García de Giménez, ambas vecinas de barrio Parque; y el del locutor de Zavalla José Savini. Esos tres hechos se produjeron entre febrero y mayo de 2010.

El origen. Uno de los indicios que vincularon a Santoro con esos hechos fue un llamado telefónico a la seccional 5ª. “Hablo por la muerte de la señora de calle Riobamba. Uno de los que entró a la casa se llama Martín, es hijo del verdulero de Francia y Riobamba y era conocido de la mujer”, narró una vecina. La lupa judicial se posó sobre el muchacho, quien solía repartir mercadería a domicilio.
  Ocho días después la pista cobró forma con la detención de Martín en su casa de Villa G. Gálvez, donde se hallaron objetos que pertenecían a las tres víctimas. Cuando le tocó hacer su descargo ante la Justicia, Santoro declaró que no tenía nada que ver con los asesinatos, pero admitió haber tenido alguna participación en la comercialización de las pertenencias de los ancianos. Luego identificó los lugares donde se reducían los objetos robados.
  A partir de esa declaración, se produjeron las detenciones de Marotto y Massoni, imputados de encubrimiento. En los hechos de barrio Parque, la jueza mencionó que las mujeres fueron asesinadas sin que se forzaran aberturas, lo que sugiere que recibieron a personas conocidas. Remarcó que ambas eran clientas de la verdulería de los Santoro y que “Martín llevaba mercadería a los domicilios de personas mayores”. La causa judicial llegó a tener en total ocho imputados, incluidos los tres que finalmente llegarán a juicio. Los cinco restantes recibieron falta de mérito.
  El devenir de la instrucción deparó varias situaciones complejas. Los defensores de Marotto y Bassoni calificaron de “arbitraria” a la actuación de la jueza. El fiscal denunció la desaparición de dos dictámenes y el padre de un detenido reveló que le pidieron dinero a cambio de excarcelarlo. Además, dos querellantes recusaron a la magistrada por temor de parcialidad. Ese petitorio fue rechazado y está a consideración de la Corte Suprema provincial..

Un prófugo menos. En tanto, un prófugo en una causa conexa por robo hormiga en la fábrica de heladeras Gafa se presentó espontáneamente ayer en el juzgado. El ex policía y bombero Víctor Hugo Andrés V. declaró tras ser acusado de encubrimiento. Según fuentes del caso, recuperó la libertad porque no revestía peligrosidad procesal y la policía recibió ayer el pedido de levantar la orden de captura que existía en su contra. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario