Policiales

Tras la caída del "Rengo" Cartelli, queda un prófugo de los evadidos de Piñero

Lo atraparon en una pensión de Ramallo. El que falta capturar es Claudio "Morocho" Mansilla, por quien la provincia ofrece una recompensa de un millón de pesos

Viernes 20 de Agosto de 2021

Refugiado en una casa de Ramallo, a unos 100 kilómetros de Rosario, fue recapturado este viernes Martín Alejandro “Rengo” Cartelli, uno de los evadidos de la cárcel de Piñero el pasado domingo 27 de junio. Sólo Claudio Javier “Morocho” Mansilla, uno de los ocho reclusos que escaparon aquel día, queda en la carpeta de los más buscados. La provincia puso precio a su cabeza el pasado 29 de julio cuando ofertó un millón de pesos por información sobre su paradero.

Cartelli estaba alojado en una pensión de Mitre al 1300, a metros del Hospital Municipal José María Gomendio. Le secuestraron un revolver calibre 32, 37 proyectiles del mismo calibre, una pistola 22 y diez cartuchos para ese arma. El “Rengo”, nicoleño que quedó a disposición de los fiscales Franco Carbone y Rodrigo Santana, es el segundo prófugo recapturado esta semana. El martes a la noche ingresó herido de bala desde las inmediaciones de Garzón al 100 Daniel David Piscione, quien mintió su nombre real para ocultar que era uno de los evadidos.

Mediante exhorto, efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) cerraron el cerco este viernes por la mañana sobre Cartelli, a quien detuvieron cuando regresaba a la pensión en la que estaba alojado. Según se precisó, de la detención participaron efectivos de los distritos Villa Constitución y Casilda, el Grupo de Apoyo Táctico (GAT) y la colaboración de personal de la DDI (Departamento de Investigaciones) de Ramallo y San Nicolás. El Rengo fue apresado en la habitación del propietario del inmueble en el que pernoctaba.

>>Leer más: A un mes de la fuga de Piñero: misterio por los tres evadidos que continúan prófugos

Cartelli, de 48 años, será acusado en los próximos días por los fiscales Carbone y Santana. De acuerdo a lo precisado por fuentes allegadas a la investigación, tiene en su prontuario anotaciones por delitos de robo calificado por empleo de arma de fuego y portación ilegítima de arma de fuego; encubrimiento por receptación (dos hechos); robo calificado por el uso de arma y por su comisión en poblado y en banda; secuestro coactivo agravado por la cantidad de sujetos intervinientes y lesiones leves. Los nicoleños lo tienen presente como uno de los tres ladrones que perpetró un violento robo en la verdulería Spadaro en 2014.

El Rengo, quien también actuaba bajo los nombres Germán Luciano (Cartelli) y Acevedo Flores Mateo, había sido condenado a 8 años y 9 meses de prisión y otra condena por 4 años y 6 meses. Estuvo detenido en la Unidad Penal 3 de San Nicolás donde tenía salidas transitorias y no regresó. En 2013 fue capturado por otro delito y quedó alojado en la cárcel de Coronda, de donde también se fugó. El 1º de junio de 2017 fue ingresado a la prisión de Piñero, de donde se fugó.

la caída del Rengo Cartelli.mp4

Recapturados

Las recapturas de siete de los ocho evadidos de la prisión de Piñero ocurrida la tarde del 27 de junio pasado expone la logística y el dinero que un reo necesita para no ser fagocitado mientras se mantiene por fuera de la protección del Estado. A los evadidos los buscan los agentes del orden, pero también quedan a expensas de sus rivales y enemigos. Cincuenta y cuatro días después de la espectacular fuga de unas de las prisiones más modernas de la provincia, sólo “Morocho” Mansilla se mantiene como evadido y con su cabeza con un precio de un millón de pesos.

Los primeros tres evadidos recapturados cayeron horas después de la fuga: Sergio “Mono” Cañete, Joel Isaías Rojas y Alejandro Antonio Schmittlein. El 30 de junio Ezequiel Romero se entregó en la sede de la AIC y el 12 de julio fue detenido Alejandro Candia. Estos cinco hombres fueron imputados por los fiscales Franco Carbone y Matías Edery a un mes de la fuga.

El martes pasado fue el turno de Piscione, quien apareció herido en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez con cinco heridas de balas: dos en la pierna derecha, dos en la pierna izquierda y una más en el brazo derecho. Dijo llamarse Gabriel Juncos, tener 30 años y no recordar su DNI. Al ser reidentificado los agentes de la AIC comprobaron que se trataba de Piscione. Según el prontuario que trascendió el convicto tenía varios antecedentes: el 30 de mayo de 2014, mientras cumplía prisión domiciliaria, logró escabullirse hasta volver a caer preso; luego, una vez que le otorgaron la libertad condicional en marzo de 2016 incumplió las medidas exigidas por la ley y volvió a prisión en 2019 una vez revocado ese beneficio constitucional.

El Morocho

image (18).jpg

Con la caída del Rengo, el último en carpeta es el Morocho Mansilla, condenado una vez que ya se había evadido a 25 años de prisión por dos homicidios: Kevin Nieri, de 16 años, y Leonel Bubacar, de 18, ocurridos el 23 de septiembre de 2018 en Lima al 2100. Seis meses antes del doble homicidio, Mansilla había salido de prisión tras cumplir una pena a 17 años por intento de robo calificado y una causa federal del año 2013. Su retorno a la venta de drogas activó conflictos con viejos actores del negocio. La investigación reveló que en poco tiempo quedó envuelto en una guerra con dos agrupaciones narco de renombre. En la investigación surgió que Mansilla y su pareja habían comenzado a vender droga con modalidad de delivery en los alrededores del Fonavi Parque Oeste, territorio histórico del jefe narco Walter Daniel “Dulce” Abregú, por quien se ofrecieron 500 mil pesos de recompensa hasta su captura en agosto de 2019. Las víctimas habían trabajado para Abregú, pero al tener problemas con Dulce se refugiaron en un pasillo de Lima al 2100. Allí entraron en contacto con el Morocho, pero con el correr de los días Mansilla sospechó de los pibes y les bajó el pulgar.

Mansilla es considerado líder de una banda del barrio Santa Lucía, del extremo oeste rosarino. Se lo considera parte de la banda de René “Brujo” Ungaro, quien cumple condena en Piñero por el crimen del ex jefe de la barra de Newell’s Roberto “Pimpi” Caminos. En principio se estimó que el Morocho había logrado cruzar el río Paraguay y refugiarse del otro lado de la frontera. Pero días atrás circuló una versión extraoficial de que el más buscado por la Justicia santafesina había estado a punto de caer en manos de agentes de la AIC.

Su pareja es Jésica “Fea” González, una mujer de 37 años que tiene recorrido propio en el campo del delito. Está en prisión con otra causa abierta por narcotráfico, integró el grupo que hace dos años baleó a dos personas en la entrada al penal de Piñero y en enero pasado su casa de Capitán Bermúdez fue blanco de un feroz ataque con cuarenta tiros. Se le atribuye una relación de parentesco con el narco de San Lorenzo Delfín David Zacarías y es medio hermana de Brenda Pared, una joven con una larga historia vinculada al delito y cuyo padre, Sergio Pared, fue asesinado en 2013 por un hombre de Los Monos. Es madre de cuatro hijos.

image (17).jpg
Martín Alejandro “Rengo” Cartelli, cayó preso en una pensión de la ciudad de Ramallo, a 100 kilómetros de Rosario. De la fuga de Piñero, sólo queda prófugo Javier "Morocho" Mansilla.

Martín Alejandro “Rengo” Cartelli, cayó preso en una pensión de la ciudad de Ramallo, a 100 kilómetros de Rosario. De la fuga de Piñero, sólo queda prófugo Javier "Morocho" Mansilla.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario