Policiales

Tiroteo y muerte en un frustrado atraco

Un maleante murió y otros dos resultaron heridos luego de asaltar una parrilla de la localidad bonaerense de Caseros y enfrentarse a balazos con la policía. En el incidente también resultó herido un uniformado mientras que los ladrones baleados fueron detenidos.

Martes 01 de Enero de 2008

Buenos Aires.—Un maleante murió y otros dos resultaron heridos luego de asaltar una parrilla de la localidad bonaerense de Caseros y enfrentarse a balazos con la policía. En el incidente también resultó herido un uniformado mientras que los ladrones baleados fueron detenidos. Sin embargo, un cuarto malhechor logró escapar al arrojarse del auto en el que se movilizaba la banda.
  El hecho ocurrió a las 14 de ayer en la parrilla Carlitos, situada frente a la cancha del club Estudiantes de Buenos Aires adonde llegaron cuatro hombres a bordo de un Peugeot 505. Una vez allí, tres de ellos entraron a robar.
  Fuentes policiales señalaron que el atraco al local fue advertido por un capitán de la policía que pasaba por el lugar junto a otro efectivo y que les impartió la voz de alto. “El capitán pasaba por el frente de la parrilla y vio a los delincuentes con armas en mano queriendo robar, por lo que se identificó como policía”, explicó una fuente.
  Al ver al policía, los delincuentes comenzaron a disparar, por lo que se generó un tiroteo al que se sumaron otros efectivos que, alertados del hecho, llegaron al lugar en un patrullero.
  La balacera terminó cuando uno de los asaltantes cayó muerto frente al comercio y otro resultó gravemente herido, al igual que el jefe policial que frustró el robo.

Escape y detenciones. Los otros asaltantes huyeron en el auto y fueron perseguidos por los demás policías, que los interceptaron a unas 13 cuadras del lugar del asalto.
  Sin embargo, uno de los ladrones saltó del vehículo en movimiento antes de que los uniformados les cerraran el paso y huyó a pie.
  El otro delincuente que iba en el auto fue detenido y junto a su cómplice también baleado frente a la parrilla fueron llevados al Hospital Ramón Carrillo, de Ciudadela, con custodia policial. El uniformado herido también fue trasladado al hospital, donde se constató que presentaba un tiro en un pie y otro en el glúteo, aunque su vida no corre peligro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario