Policiales

Tirotean el frente de una casa y una bala alcanzó a un nene de 8 años

Dos chicos armados reventaron a balazos la puerta de una vivienda. Un niño se asomó y un proyectil le pegó en el muslo. Fue hospitalizado

Sábado 12 de Enero de 2019

Alexis tiene 8 años y es uno entre la docena de niños que jugaban el jueves a la tardecita en el último pasillo que se abre en Rouillón al 4600 antes de la vía. Pasadas las 19 dos muchachos entraron a ese corredor empuñando pistolas 9 milímetros y calibre 40. Una tenía un cargador de 15 y la otra estaba adaptada a un cargador de ametralladora de 30 proyectiles. Decididamente fueron hasta la casa de la familia de Alexis y dispararon contra la fachada. Alexis jugaba en la casa de un vecino cuando escuchó detonaciones y se asomó al pasillo. Un proyectil que rebotó lo impactó en el muslo de la pierna izquierda. La vecina lo cargó en un auto y lo llevó al hospital de Niños Víctor J. Vilela donde quedó internado en observación fuera de peligro.

"Esto pudo haber sido mucho peor. Los que vinieron a tirar eran dos pibitos súper asustados. Tendrían 15 años. Cuando se fueron corrían disparando hacia atrás. Podrían haber matado a más de un nene de los que jugaban en el pasillo. Alexis estaba con cinco pibitos y a la salida del pasillo varias nenas jugaban andando en patines. No les importó nada. No se que le pasa por la cabeza al que manda a estos pibitos a tirar así. Acá no hubo enfrentamiento. Vinieron y dispararon", explicó uno de los vecinos del lugar.

"Habrán disparado 30 balazos. Una de las armas estaba «amartillada», le habían limado el gatillo para que dispare en ráfagas", explicó otro residente. La casa de la familia de Alexis recibió al menos cinco impactos en la puerta enrejada de ingreso y otro más en la fachada.

Barrio El tanque

Alexis fue llevado al hospital alrededor de las 20 por una vecina. "Tenía una herida de arma de fuego en el muslo izquierdo, sin orificio de salida ni lesión ósea", explicó la directora del hospital de Niños Vilela, Viviana Esquivel. "El nene fue abordado por el equipo multidisciplinario del hospital y en las próximas horas se valorará si es conveniente que se le extraiga el proyectil. Quedó internado en una sala clínica", indicó la directora del hospital de niños.

En Rouillón al 4600 se puede tener acceso al área más empobrecida del pauperizado barrio El Tanque, reconocido por la multitudinaria feria que los fines de semana se instala en Aborígenes Argentinos y Rouillón, al sudoeste de la ciudad. El Tanque comparte la escenografía de pobreza junto al Toba, villa La Cava, La Lagunita y la Vía Honda, todos ubicados al sur del Fonavi de Rouillón y Seguí.

En el ultimo pasillo antes de la vía vive Alexis con sus cuatro hermanos y sus padres. El nene es el penúltimo entre los más chicos. El pasillo en cuestión tiene alrededor de 100 metros y se conecta con otros de distintas dimensiones pero con la misma escenografía: casas de chapa y madera matizadas con construcciones de material con ladrillos huecos, cercadas por alambrados o tapiales de chapas recicladas. Todo en medio de enjambres de cables y zanjas de aguas pestilentes. Pero la pobreza expuesta no es lo peor. Una bala de 9 milímetros o calibre 40 (10 milímetros) disparada hacia cualquier punto del pasillo, o de la barriada, puede generar muerte. Y la muerte réplicas de odio y venganza.

Furia y miedo

Los vecinos y los familiares del nene están indignados. Tienen una bronca que no puede describirse con palabras. Ojos vidriosos de furia. No recurren a los insultos pero se los nota con las pulsaciones a mil. No quieren hablar con la prensa, pero la indignación los puede. Un discurso unificado enriquecido por comentarios. "A Alexis lo arruinaron. El nene hacía actividades y ahora está en el hospital con una bala en la pierna. Están viendo si le van a sacar la bala, pero se desplaza. No sabemos cuando lo van a mandar de vuelta al barrio", explicó un vecino.

Según se pudo establecer en la zona, el jueves alrededor de las 19, cuando el viento sur arrastraba la tormenta, en el pasillo donde vive Alexis jugaban una docena de niños de menos de 12 años. No estaban juntos, sino repartidos en varios puntos. Los focos principales eran un grupo de nenas patinando al ingreso al pasillo por Rouillón y Alexis y sus amigos en la vivienda contigua a la de su familia. Dos pibes con gorras surgieron desde el campo ubicado al sur de la vía, por detrás del obrador de la Unión Transitoria de Empresas (UTE) visible al este desde avenida Circunvalación. Llegaron decididos. Uno portaba una pistola calibre 9 y otra 40. Una de las dos armas estaba modificada. Cuando estuvieron frente a la puerta enrejada de color negro de la casa de Alexis, que tiene en su frente un improvisado parrillero de chapa, comenzaron a disparar.

El blanco errado

"Se equivocaron de casa. Era para más adelante. Tiraron como locos y mientras disparaban se asustaban más. Eso lo podes ver con sólo mirar los impactos. Se asustaron mal. Mandaron a hacer esto a unos pibitos que no saben nada. Los mandaron y ellos se pararon en diagonal a la casa y empezaron a disparar. Y cuando se fueron fue peor. Porque como tenían miedo disparaban corriendo. Ahí es cuando le pegan a Alexis. Después se fueron corriendo por el campo. Eran dos pibitos, pero pudieron haber hecho una masacre porque eran muchos los nenes que jugaban en el pasillo", explicó otro vecino.

A los testigos les interesaba subrayan que no se trató de ningún enfrentamiento. "Alexis no quedó en medio de fuego cruzado. Vinieron a tirar y dispararon. Fue así. Y después vinieron los policías a mirar, levantar las vainas y amenazar a todos con que no querían que hubiera venganza porque todos los pibes del pasillo íbamos a terminar presos. Pero acá no hubo dos bandos disparando. Vinieron y tiraron", agregó el vecino.

Con un patrullero al lado

Con Alexis herido en una pierna, una vecina lo subió a un auto particular y lo trasladó al Vilela. Los vecinos contaron que en Espinillo y Seguí el auto comenzó a ser acompañado por un móvil del Comando Radioléctrico en auxilio de persona.

Oficialmente, tanto prensa del Ministerio de Seguridad como de la Fiscalía Regional, dieron a Espinillo y Seguí como el lugar en el que se produjo el incidente en el que resultó herido Alexis. Entre un punto y otro hay 15 cuadras y una geografía completamente diferente. El caso quedó en manos del fiscal Aníbal Vescovo, quien ordenó que efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) relevaran la escena y tomaran declaraciones a testigos del hecho.

pasillo. Alexis se asomó al oir ruido y fue alcanzado por la bala al lado del parrillero. Fue el jueves a las 20

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});