Policiales

Tiene 17 años y cayó por participar en tres crímenes

Lucas S. quedó detenido en el Irar y el lunes será interrogado por una jueza de Menores. Lo vinculan a muertes ocurridas en enero en barrio Tablada.

Sábado 20 de Abril de 2019

Lucas S. tiene sólo 17 años pero sobre su espalda carga ya con una pesada herencia criminal. Ayer, agentes de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) lo apresaron en la zona sur de la ciudad cumpliendo con una orden de captura que tenía por su participación en un robo a mano armada y en tres homicidios.

El procedimiento de la PDI tuvo lugar en una vivienda de pasillo de Lamadrid al 600, en el barrio Saladillo, y por disposición de la jueza de Menores en turno, María del Carmen Mussa, fue trasladado al Instituto de Recuperación del Adolescente Rosario (Irar) a la espera de ser interrogado por la magistrada.

Lucas S. estaba imputado en una causa de robo y abuso de armas y ya había logrado escabullirse de más de 20 allanamientos realizados por la policía meses atrás en distintas viviendas de barrio Tablada. Pero ayer, con el apoyo del Grupo de Irrupción Rápida de la PDI, los pesquisas ingresaron a la vivienda donde sabían que podía estar el muchacho y lo apresaron. Además, secuestraron varios teléfonos celulares y 14 mil pesos en efectivo.

Doble homicidio

Al adolescente lo señalan como partícipe del doble crimen cometido el 19 de enero pasado en el que fueron ultimados a balazos David Maximiliano Flores y Juan Andrés Flores, y también en el homicidio de Patricio Ariel Patiño, ocurrido tres días después.

La muerte de David y Juan Andrés Flores ocurrió la madrugada del 19 de enero en Esmeralda al 3500, una callejuela por la cual ingresó un auto oscuro desde donde atacaron a balazos a un grupo de cuatro personas que estaban sentadas en la vereda.

David Maximiliano "Chalita" Flores, de 21 años, recibió un tiro en el tórax que lo mató en el acto; mientras que Juan Andrés "Mosquito" Flores, de 40 años, resultó con heridas en el antebrazo izquierdo y la fosa lumbar izquierda y fue internado en grave estado en el Hospital Provincial, donde falleció días después.

En el mismo ataque resultaron heridos Marilina Ailen F., de 19 años, quien fue alcanzada por proyectiles en el antebrazo derecho con fractura del hueso cúbito derecho; y Roberto Carlos I., de 35 años, quien recibió heridas de balas en el glúteo derecho y la región lumbar izquierda. En la escena del crimen la policía recolectó media docena de vainas servidas de 9 milímetros y 10 vainas calibre 40.

Un vecino de lugar dijo entonces a La Capital: "No se por dónde viene lo de calle Esmeralda, pero antes del tiroteo pasó un patrullero y unos pibitos estaban escuchando cumbia con un parlantito portátil en la cortada (Januz Korczak al 3500, que corre paralela a Esmeralda). Pararon, los revisaron a todos y se fueron. Y al rato entró un auto disparando a dos armas y nadie hizo nada. Es Indignante".

Tres días más tarde, Patricio Ariel Patiño fue emboscado cuando llegaba a su casa de Gutiérrez al 200, casi en la esquina de pasaje Médici, y le aplicaron dos puñaladas y un balazo calibre 40 por la espalda que terminaron con su vida. El hombre, de 35 años, se había mudado a esa vivienda dos años antes cuando la pagó con 20 mil pesos y un auto.

Historia oscura

Pero Patiño no sabía que la casa que había comprado tenía una historia negra. Tiempo antes de que él llegara, la vivienda y un pasillo contiguo habían funcionado como un búnker de venta de drogas. Y es probable que sus asesinos hayan querido echarlo de allí para reinstalar el quiosco y seguir con su negocio de narcomenudeo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});