Policiales

Tenía prisión domiciliaria pero salía a amenazar a los tiros y balear viviendas

Un joven de 23 años fue imputado de varios delitos a partir de una serie de balaceras que le achacaron durante un lapso en el cual debía estar cumpliendo con un arresto domiciliario.

Lunes 09 de Septiembre de 2019

Un joven de 23 años fue imputado de varios delitos a partir de una serie de balaceras que le achacaron durante un lapso en el cual debía estar cumpliendo con un arresto domiciliario. Sin embargo, una semana plagada de amenazas a mano armada y disparos contra viviendas en la zona noroeste, en general con el objetivo de usurparlas, desembocó en la revocación de la modalidad bajo la cual cumplía la prisión preventiva y ahora deberá pasar al menos los próximos tres meses en prisión.

Lisandro Nicolás M. estaba con prisión domiciliaria desde el pasado 11 de agosto, imputado como coautor de un intento de robo a mano armada y encubrimiento. Si bien la medida vencía el próximo 8 de noviembre, al parecer el joven tenía asuntos por resolver en las calles de Nuevo Alberdi.

Según la imputación formulada días atrás por el fiscal Lucas Altare, cerca de la 1 de la madrugada del pasado lunes 26 de agosto el joven de 23 años disparó contra una casa de Caracas al 2600 y así rompió una ventana que da al patio trasero.

Horas después les dejó una nota a los moradores para que abandonen la vivienda. Y sobre el fin de semana, el 31 de agosto alrededor de las 3.30, volvió con algunos cómplices a la misma casa e intentó sacar por la fuerza a sus ocupantes.

Más tiros

La saga continuó el domingo último a las 2 de la madrugada en la misma cuadra cuando le disparó desde una moto al auto de la víctima a quien volvió a amenazar para que abandonaran la casa. Esa misma mañana, sobre las 10, volvió a disparar contra una casa amenazando a sus moradores para que se fueran. Lo mismo volvió a realizar a eso de las 14.

Finalmente la tarde de ese domingo, alrededor de las 19.30, volvió a disparar contra una vivienda de la zona en Ciudadela al 3500. En ese lugar provocó daños en el frente y en el medidor de un servicio público.

Por todos estos hechos Lisandro M. fue imputado ayer de diversos delitos: desobediencia judicial, daños, amenazas coactivas anónimas, tentativa de usurpación y amenazas coactivas calificadas.

Luego de admitir las imputaciones, la jueza de primera instancia Paula Alvarez revocó el arresto domiciliario y le dictó prisión preventiva efectiva por el plazo de 90 días.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario