Policiales

Superti dijo que con el nuevo sistema judicial va a haber un "cambio cualitativo notable"

El ministro de Justicia provincial destacó que con los 610 nuevos puestos de trabajo creados por el Senado se avanzó en forma notable para poner en funcionamiento el nuevo sistema judicial en Santa Fe. "Este es un rompecabezas en el que si falta una pieza no se puede avanzar", dijo el ministro de Jusiticia provincial.

Viernes 18 de Noviembre de 2011

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de Santa Fe, Héctor Superti,dijo que, con la creación de los 610 nuevos cargos solicitados por el Poder Ejecutivo, se dio un paso adelante "muy importante" para la poner en marcha el nuevo sistema judicial en la provincia.

"El Senado lo aprobó con celeridad, demostrando que participa activamente con la reforma de la Justicia santafesina", destacó el funcionario provincial, en declaraciones al programa "La que se viene", que se emite por La Ocho.

"Si no se aprobaban los cargos no se podía avanzar", enfatizó Superti, y explicó: "Esto es un rompecabezas en el que si falta una pieza no se puede avanzar, por eso se levantó un acta para pedirle al Senado el tratamiento urgente de los cargos que se necesitan".

Asimismo, adelantó que, si el proyecto se concreta tal y como está planteado, el nuevo sistema judicial comenzará a funcionar "el primer semestre del 2012", aunque advirtió que "los plazos van variando según las tareas y cronogramas que va planteando la Corte Suprema de Justicia".

"La Corte tiene que resolver las designaciones de la nueva fiscalía y la nueva defensa de sus administradores porque tampoco pueden avanzar ellos si no tienen los administradores", indicó Superti, quien señaló que "si no se resuelven estas cuestiones no se avanza".

Superti recalcó que una vez que se concrete la reforma "va a haber un cambio cualitativo notable y se va a poder comparar porque va a quedar la Justicia vieja para lo residual".

"Vamos a tener dos sistemas cohabitando, el viejo, con las causas residuales, y el nuevo", detalló el ministro, y agregó: "Las diferencias que vamos a ver entre un sistema y el otro son muy importantes, fundamentalmente la transparencia y la agilidad de la respuesta ante la comisión de un delito".

"El gran responsable político de la persecución de los sospechados de haber cometido delitos y de dar respuesta va a ser el fiscal general y este funcionario van a tener numerosos controles, para ver de qué manera reaccionan y van a tener que dar cuenta de cómo actúan", siguió Superti.

"También va a tener que rendir cuenta ante la Legislatura una vez al año de cuál fue su política de persecución criminal, cómo usó el presupuesto, porque es un ente autárquico", concluyó entusiasmado.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario