POLICIALES

"Soy un preso político", asegura el narco firmatense Aldo "Totola" Orozo

Mientras cumple tres condenas en Ezeiza denuncia al ex policía que lo metió preso, Alejandro Druetta, sentenciado este año por fraguar operativos

Lunes 07 de Junio de 2021

Aldo César “Totola” Orozco es muy conocido en Firmat. Tenía 21 años cuando quedó implicado en una serie de causas por narcomenudeo. Estuvo preso entre 2004 y 2008 y en 2013 volvió a ser mencionado en distintas investigaciones por narcotráfico en las que fue imputado de formar parte de una organización dedicada al comercio de drogas,. Hoy tiene 39 años de los cuales, en dos momentos de su vida, pasó doce preso. “Cometí un error a los 21 años, era un pibe. Después, mientras tenía una vida armada y me dedicaba a la construcción el comisario Alejandro Druetta me armó distintas causas, me embagayaron y ahora soy un preso político, porque Druetta recibía órdenes de la política de la provincia en esos años, eso se sabe. Es más, en el juicio que me hicieron a mi salieron escuchas donde (Alejandro) Druetta hablaba con (Maximiliano) Pullaro”, dijo al referirse al ex ministro de Seguridad durante la última gestión de gobierno del Frente Progresista.

Orozco está alojado en la cárcel federal de Ezeiza en huelga de hambre. Pretende, a toda costa, que le acepten un escrito que su defensor oficial presentó dos veces para que una Fiscalía pueda tomar su denuncia y así poder defender su inocencia y denunciar a quienes cree que lo perjudicaron. En esa bolsa caen jueces, fiscales, el ex ministro Pullaro y el ex policía Druetta. A su denuncia le pone un mote caprichoso: “Fue el narcosocialismo el que me usó”.

Armadas

Orozco cumple actualmente tres condenas: una a seis años (octubre de 2016) y otra a doce años (junio de 2018) por transporte de estupefacientes con fines de comercialización y la última de fines del años pasado cuando lo condenaron a ocho años y diez por organizar una banda narco desde el penal de Devoto donde estaba preso en 2016. “Estoy con distintas condenas pero me considero un preso político. Mis causas fueron armadas por Druetta, que era cuidado y puesto por la política. ¿Si él tenía una causa en la que lo investigaban desde 2012, por qué estaba a cargo de la brigada de drogas en Venado Tuerto? Alguien lo puso ahí”, se preguntó.

>>Leer más: Cayó Aldo "Totola" Orozco, acusado de liderar una banda narco del sur santafesino

Druetta se hizo cargo de la Brigada de Drogas en Venado Tuerto, con jurisdicción en el departamento General López, en mayo de 2012. En un operativo en Villa Cañás la brigada capturó a Carlos Andrés Ascaini y unos meses después y en otro operativo en Firmat apresó a Orozco. Así el policía se ganó el reconocimiento de intendentes, funcionarios y legisladores oriundos del mencionado departamento del sur santafesino.

La Justicia Federal ya estaba investigando en 2012 las actividades de Druetta, que recién en 2018 fue procesado por confabular con el narco Ignacio Actis Caporale, a quien le dejaba vender droga a cambio de que le entregara competidores y así sumar procedimientos que le permitieran ascender en su carrera policial. Cuando la causa llegó a juicio a fines de 2020 en una de las audiencias el fiscal federal Federico Reynares Solari hizo públicas una serie de conversaciones telefónicas que Druetta solía grabar y en las que se lo escuchaba hablando con dirigentes como Maximiliano Pullaro y Lisandro Enrico, por entonces legisladores de General López.

En marzo de este año el Tribunal Federal Oral Nº 3 de Rosario condenó a 10 años de cárcel por narcotráfico a Druetta y a siete a su ex compañero Juan Delmastro. En el mismo fallo, los jueces Eugenio Martínez, Osvaldo Facciano y Roberto Vásquez condenaron a nueve años y medio de cárcel a Actis Caporale.

Muchos de los episodios por los cuales Orozco dice estar perjudicado se sucedieron entre 2012 y 2016, cuando Totola fue condenado por el Tribunal Federal Oral Nº 2 de Rosario a seis años de prisión por transporte de estupefacientes con fines de comercio. En ese juicio fueron tres los incidentes juzgados y el más debatido ocurrió el 27 de junio de 2012 cuando la brigada que comandaba Druetta secuestró 4 kilos de marihuana y cocaína en un Citroën Berlingo.

>>Leer más: "Esta es una causa armada, a mí me embagallaron", aseguró "Totola" Orozco

En ese juicio los defensores de Orozco sostuvieron que éste fue golpeado y que la droga había sido plantada en el auto por los policías. Se cuestionó el acta, que parecía tener problemas más allá de los embates defensivos. A dos meses del hecho el juez federal Carlos Vera Barros la consideró tan defectuosa que sobreseyó a los imputados. Más tarde la Cámara Federal dio por bueno el procedimiento. Entonces el magistrado sí acusó a los implicados.

“Me usaron”

“A mí —dice Totola desde Ezeiza— me usaron para todo, para darle cartel a Druetta, para poner un responsable de todo. La prensa habló siempre de lo que él dijo y se comprobó que mentía. Ahora debería estar preso pero creo que tiene domiciliaria. Druetta me embagayó en la causa de la Berlingo. Siempre hacía lo mismo, te allanaba tu casa y encontraba drogas debajo de la cama o te quería plantar un arma. Yo no acepté ninguna de las dos cosas, cuando me quisieron plantar un arma me resistí y me golpearon”.

Totola se encarga de desarmar cada imputación que le hizo la Justicia y por las cuales está condenado. “Cuando me armaron la causa de la Berlingo, el tema sirvió para hacer tapa del diario. No pudieron comprobar que lo que secuestraron en el auto, que además fue plantado por ellos, era todo cocaína. Cuando Druetta lo detuvo a Ascaini al final resultó ser azúcar impalpable”.

Orozco compartió con Ascaíni el banquillo de los acusados en el juicio en el que fue absuelto ex jefe de la policía santafesina Hugo Tognoli. En ese juicio, en 2018, Totola fue sentenciado a doce años y Ascaíni a 10. Pero éste pudo atenerse a beneficios constitucionales y en 2018 la Justicia Federal le concedió la excarcelación.

>>Leer más: "Totola" Orozco sumó una nueva condena: 8 años por vender droga desde la cárcel de Devoto

Respecto del “arreglo” con la policía Orozco aseguró que, según le dijeron, “a un muchacho que era narco Druetta le pedía 150 mil pesos por mes para liberarle la zona y eso en 2012 era mucha plata. En un momento _agregó_ la gente de la brigada detuvo a mi papá y le pusieron 340 gramos de cocaína y mi viejo ni sabe lo que es la cocaína”.

Sobre su última condena, referida a la banda narco que Orozco regenteaba desde la cárcel de Devoto en 2016, Totola señaló: “Vendimos verdura en esa causa. Sabíamos que le teléfono estaba intervenido, pero después la cosa no salió como esperaba y me hice cargo. Ya estaba cansado que me inventaran cosas”, aseguró con un argumento no muy convincente.

Pedidos

Orozco asegura que no le otorgan lo necesario, no le dejan ver a sus hijos ni a su madre. “No pido mucho; sólo que una fiscalía tome mi denuncia. Y también que me trasladen a (la cárcel de) Melincué aunque sea, para estar ahí y verlos a ellos y a mi madre”.

De sus probables denuncias Orozco tiene un plan de dudas: “Quiero que se investigue la computadora de Druetta, de ahí pueden sacarse otros contactos que este hombre tenía. Además, ¿por qué nunca apareció una foto en la que se ve a la policía con la droga que me plantaron?”. Orozco proclama su inocencia e intenta develar con sus preguntas una trama que terminó con un alto jefe policial preso pero, según supone Totola, con los jefes del policía corrupto e libertad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario