Policiales

Sorprendidos al comprar y pagar con cheques falsos

Dos hombres fueron detenidos ayer a la tarde acusados de estafar a personas que contactaban a través de avisos clasificados de la publicación Rubro 7, a quienes abonaban con cheques falsos los productos que ponían a la venta.

Domingo 20 de Enero de 2008

Dos hombres fueron detenidos ayer a la tarde acusados de estafar a personas que contactaban a través de avisos clasificados de la publicación Rubro 7, a quienes abonaban con cheques falsos los productos que ponían a la venta.
  Se trata de dos hombres de San Nicolás, uno de los cuales era requerido por la Justicia bonaerense por reiterados casos de defraudación. Los atraparon porque contactaron por teléfono a un anunciante al que ya habían engañado una semana antes. El muchacho los reconoció, concertó una cita con ellos y los denunció en el momento a la policía.
  La denuncia fue presentada pasado el mediodía de ayer en la sección Seguridad Personal de la Jefatura de policía por R.L., un joven de 25 años que tiene un local de venta de insumos y elementos de computación.
  El muchacho contó allí que la semana pasada publicó un aviso en Rubro 7 anunciando la venta de una notebook en 3.300 pesos y lo contactó un señor, que se hacía llamar Rubén, quien le pagó 300 pesos y le entregó un cheque del Banco Provincial de Santa Fe por 2.900 que resultó ser apócrifo.
  El mismo joven contó que luego de esa experiencia publicó un nuevo aviso ofreciendo una cámara digital, pero esta vez publicó otro número de celular, según revelaron fuentes policiales. Para su sorpresa, lo llamó una vez más un hombre que dijo ser Rubén. El muchacho le reconoció la voz como la del hombre que lo había estafado y decidió arreglar una cita para las 14 de ayer en Garibaldi al 1400. Luego denunció todo y los policías, al mando del comisario Guillermo Morgans, montó un operativo en la zona.
  En ese lugar, media hora después de lo pautado, se presentaron dos hombres que “eran los mismos que lo habían estafado”. Dijeron que iban por la cámara digital y ante una seña del comerciante fueron apresados. Uno de ellos llevaba un DNI de otra persona al que le había pegado su foto. Y llevaban tres cheques, uno idéntico al que le habían dado al denunciante una semana antes. A una cuadra y media les secuestraron una chata Chevrolet vieja, con los papeles en regla y a nombre de un familiar, donde llevaban un motor de lancha que sería producto de estafa.
  Según se determinó después, lo habían comprado en Funes mediante la entrega de un cheque similar por unos 2 mil pesos. Los detenidos son K. F., de 48 años, quien tiene tres pedidos de captura por estafas reiteradas, y A.J., de 45, con un antecedente por amenazas pero sin pedidos de captura a sus espaldas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario