Policiales

Sin rastros sobre el empleado de una empresa de catering desaparecido

Salió la mañana del viernes de su casa del barrio San Eduardo hacia un banco céntrico, al que nunca llegó. La policía provincial y Prefectura Naval lo buscan por tierra y aire. 

Domingo 06 de Septiembre de 2015

La fiscal Noelia Ricardi, quien investiga la desaparición de Diego Sarjanovic, el empleado jerárquico de una reconocida empresa de catering de la ciudad cuyo paradero es un misterio desde la mañana del viernes, pidió a la Policía de Investigaciones (PDI) una serie de medidas para avanzar en la pesquisa como el chequeo y análisis de las imágenes captadas por las cámaras de videovigilancia ubicadas en la zona donde se lo vio por última vez y también el rastreo del teléfono celular.

   Al respecto, fuentes judiciales indicaron que el teléfono móvil de Sarjanovic figura como apagado desde las 11 del viernes, es decir alrededor de dos horas después de la última vez que se tuvo contacto con él. Por eso, la funcionaria pidió medidas para dar con las celdas donde figuró activado el aparato. También envió oficios judiciales a hospitales, dependencias policiales, Prefectura Naval y otras fuerzas de seguridad para que participen en la búsqueda.

Hacia el banco. Diego Sarjanovic tiene 44 años y es gerente financiero de la empresa de gastronomía MC Catering, que administra entre otros los salones de fiestas del complejo Metropolitano. La última vez que se tuvo noticias suyas fue la mañana del viernes cuando, a las 9.31, habló por teléfono con un compañero con el que se tenía que encontrar en un banco céntrico. Pero el hombre, que había salido de su casa del barrio San Eduardo a las 8.15 y a bordo de su Volkswagen Suran blanco, patente IYR 150, nunca llegó a la cita y desde entonces se perdió todo su rastro.

   Ayer a la tarde Jorge Cura, titular de la empresa MC Catering y amigo de Sarjanovic, volvió a habar con La Capital como lo había hecho la misma noche del viernes. Entonces dijo que no había novedades y que por ahora la familia de Diego no va a hacer declaraciones porque “no tienen nada que decir”.

   “No hay novedades sobre la denuncia que se hizo el viernes mismo en la seccional 8ª. Se lo está buscando por todos lados, incluso el helicóptero de la policía estuvo hoy (sábado) a la mañana sobrevolando el oeste de Rosario, Funes, Roldán, Baigorria para ver si se daba con el auto, pero la realidad es que no aparecen ni el celular ni el auto. No hubo avances hasta el momento”, dijo Cura con tono desanimado.

   Asimismo, el empresario negó que Sarjanovic tuviera dinero encima al momento de desaparecer. “No llevaba una suma importante de dinero. Iba a hacer una transacción al banco Comafi de Mitre y Santa Fe a la cual no llegó nunca”, añadió. Al respecto, una de las hipótesis policiales es que el hombre haya sido víctima de quienes creían que llevaba una suma importante de plata con él.

   “Nunca tuvimos antecedentes ni sospechas de que algo así pudiera ocurrir. El último contacto que tuvimos con Diego fue a las 9.31 del viernes. Se comunicó con un compañero de trabajo con el que iba a encontrarse alrededor de las 10.30 u 11. En la comunicación Diego le dijo a su compañero: aguantame un segundito que ya te llamo, y nunca más volvió comunicarse”, contó Cura.

En el centro. El empresario supone que cuando hizo esa última llamada, Sarjanovic estaba en el centro de la ciudad porque la antena que interceptó ese contacto está en Rioja al 1900. Con relación a la operación monetaria que iba a realizar su amigo, relató que era “un cobro de dinero que iba a traspasar a otra institución bancaria, pero no llegó nunca a concretarlo”. Y remarcó: “Diego no llevaba dinero encima. Era una operación privada y por un monto para nada trascendente. Además, no había elementos para que esto sea una batida, si de hecho nunca llegó a concretar la operación. Si hubieran tenido un dato de una fuerte suma de dinero, hubieran esperado que Diego hiciera la transacción y después a la salida lo agarraban. Por eso estamos desorientados”, comentó.

   Sarjanovic tiene 44 años, está casado y tiene dos hijos. “Es una persona tranquila, le gusta la vida al aire libre, juega al fútbol en el Jockey Club con los amigos. Es un tipo normal. no tiene ninguna cosa extraña. Lo conozco hace 30 años y trabaja con nosotros hace mucho tiempo. Es una persona de suma confianza. Las referencias de el son impecables”, comentó finalmente Cura.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS